domingo, 29 de abril de 2012

OIO: The Game


OIO: The Game es un juego indie (para que luego digáis que no juego a cosas indie) bastante común que junta, como la mayoría de los juegos independientes, plataformas con puzles para que nos sintamos listos y a la vez más gafapastas.

Con esta imagen ya se lo he vendido a conejito_zombi

El juego corre a cargo de una compañía francesa llamada Uncanny Games, que tiene en su haber un desconocido Uncanny Fish Hunt como única referencia. La verdad es que para ser su primer proyecto serio (porque lo poco que he visto del otro tiene poco que resaltar), la compañía ha hecho un buen trabajo. Puede que haya en el mercado ahora mismo una cantidad inhumana de juegos indie que comparten género e incluso estilo con OIO, pero no debemos compararlo para gozar de él plenamente. OIO no es de esos juegos que son buenos porque lo indie está de moda, es un buen juego sin más, y lo seguirá siendo cuando acabe todo este movimiento que se manifiesta en todas las artes.

Uncanny

Aquí encontramos lo de siempre en esto del mundillo indie. Un tufo a juegos de antaño con plataformas clásico, unos puzles originales que suelen ser innovadores (o que simplemente se aprovechan de tecnología avanzada como puede ser un buen motor de físicas) y una historia que se disimula durante la partida para que la vayamos creando nosotros, de manera que cada uno puede crear en su mente matices para convertir su historia en algo propio. Todo ello con el suficiente toque de profundidad para despertar algo dentro más allá de ver a un monigote pegar saltos. Sonido y música más ambientales que destacables y la necesidad de morir cien veces para coger todos los objetos coleccionables. Lo que viene siendo un juego indie de principios de este milenio, vaya.


La base del juego en OIO es el manejo de las semillas. Controlamos a nuestra criatura, único superviviente de su especie, y disponemos de dos tipos de semillas. Una de ellas, la verde, brota una raíz. La otra semilla, la roja, destruya la raíz. Podemos lanzar hasta un máximo de tres semillas creando así estructuras que nos ayudarán a alcanzar otras plataformas y salvar pinchos y demás trampas mortales muy típicas de las plataformas. También podemos usar estos brotes para activar interruptores. Pillarle el truco al sistema es sencillo, sobre todo porque no se han molestado mucho en complicar los puzles que dan acceso a los doce niveles de los que consta el juego. Suele haber una primera parte más centrada en puzles y una segunda parte mucho más plataformera. La parte de puzle se centra en las mencionadas semillas, y funcionan más o menos de la manera en la que se muestra en la imagen (de arriba a abajo y de izquierda a derecha, por si hay algún japonés leyéndome, que me consta que sois muchos, que digo muchos, muchísimos, que digo muchisimos, todos sois japoneses). Y así es como se hace un paréntesis más largo que la propia entrada.

Más o menos esto

Las partes plataformeras no son nada novedosas. Pinchos por aquí, mazas por allá y ascensores por todas partes. Ay que he tirado una semilla y se me ha quedado corta y me ensarto con los pinchos, ay que yo creía que el bicho este corría más y me he comido un martillazo, ay que no sabía que esa tabla tan fina iba a quebrarse en cuanto pusiera mis porosos pies encima, y por supuesto, ay vaya mierda de saltos pega esto. Veremos morir en más de una ocasión a nuestro personaje, pero no nos enfrentamos a una locura insana como otros juegos hechos directamente para sacar de quicio. De hecho es de los juegos plataformeros más facilotes a los que he jugado. Se usa la física en determinados momentos, con balancines y trucos similares, pero da la sensación de que se podía haber explotado más esta parte. No es un juego que destaque por su calidad en plataformas, pero también se agredecen después de estar lanzando tanta semilla y creando un mundo más bonito y verde.

Limbo

Los gráficos son normalitos, pero el diseño es bastante encantador. Los fondos y la estética en general triunfan por encima de la definición de los gráficos en sí mismos. Tiene impacto visual, y el ir subiendo desde las entrañas de lo que fue nuestra civilización hasta el exterior donde se encuentra la raíz de nuestros problemas se traduce en juegos de luces y colorido palpables. De las oscuras profundidades vamos pasando a escenarios más variados que la vista agradece y mucho.


El juego tiene más de un serio problema con el respawn. Cada vez que nos caigamos por un precipicio y el juego nos devuelva al checkpoint de turno, es posible que nos ponga en una situación en la que estamos directamente muertos, ya sea en medio de una trampa o cayendo directamente al precipicio. No nos quedará otra que reiniciar el nivel en esos casos. He jugado al juego durante un día y me ha pasado unas tres veces, por lo que no hablamos de un fallo puntual. También hay algunos problemas con los saltos.

Como dije, he terminado el juego en un día, y al 100% con todos los logros sacados. Esto, lejos de ser una fardada, es para intentaros decir que el juego es bastante adictivo, y bueno sí, considerablemente fácil. Hice unas cuantas pausas para jugar a otra cosa mientras pero enseguida volvía sediento de lanzar semillas por todas partes (debe de ser algún tipo de metáfora de la masculinidad, para que luego digáis que no soy un machote). Once niveles y uno extra a modo de batalla con el malo final, bastante mediocre por cierto en comparación con el resto de fases. Los niveles no son gran cosa en cuanto a detalle, y muchos de ellos comparten fondo y estructura.

Por supuesto, el jefe final aquí tampoco es gran cosa

OIO está muy bien presentado, y tiene una magia extraña. Me recordó a veces al Limbo por su fuerza visual, con juegos de luces muy curiosos, pero encontré en él mucha más alma que en el susodicho. De todas formas que nadie se confunda, porque no tiene nada que ver con el Limbo, únicamente me refiero a la sensación visual o incluso sonora. OIO se parece a muchos juegos y no es más que un topicazo del género que contiene todos sus clichés, pero resulta de alguna manera entrañable, como su protagonista. No le hubieran sentado mal unos pocos niveles más y jugar mucho más con físicas y sobre todo con las semillas, pero es un juego bastante recomendable.

OIO OIO OIO OIO OIO OIO OIIIII

 Si yo sé que sólo me leéis por mis chistacos.

PUNTUACIÓN
6.5

7 comentarios :

  1. Sí, ya me lo has vendido. ¡¡Pero antes el Botanícula!! ¡¿Cuándo quedamos?!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como algun dia juegues al Machinarium y te guste tendremos que hablar seriamente.

      Eliminar
  2. Lo malo de este tipo de títulos es que, para mi, me es imposible evitar una comparación con Braid. Y si, Braid sigue siendo mi top 1 en lo que a videojuegos se refiere.

    Aún así, le daré un vistazo, así como lo hice con Aquaria, Limbo, Trine, Winterbottom, Super Meat Boy y otros. Ahora, me recuerda a una mezcla entre el Limbo y el Nightsky.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más o menos lo que digo, no es mal juego, pero es el tópico de lo indie. Si consigues olvidarte de que hay muchos que lo igualan y unos cuantos que lo superan te gustará más, pero bueno, es bien corto, así que jugarlo tampoco hace daño.

      ¿Probaste el Trine 2?

      Eliminar
  3. Nou, me pasé el Trine 1 y me gustaría darle otra vuelta para conseguir todas las mejoras, aunque me imagino que no lo haré. La verdad es que sin ser nada del otro mundo, consigue entretener. Quizá con unos pocos mas puzzles...!

    Probé la demo del 2 y vamos, cuando lo vea baratillo me lo pillo seguro.

    ResponderEliminar
  4. Me he partido el ojete con lo de Uncanny xD
    Que parece que no me pase nunca por aquí pero leo todo siempre, queridísimo NeoJín :(

    A mi también me has vendido el juego, ¡maldita sea! yo que me estoy intentado alejar de cualquier distracción para centrarme en el estudio... (cosa que está dando pocos frutos, por cierto).

    Aiaiai, que mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apoyo en estos dias duros en los que ya no me visitan brasileños en busqueda de informacion sobre Aless y Noemi Y_Y.

      Que te sea leve! Ya notareis mi descenso en las entradas porque estare enclaustrado en la biblioteca yo tambien!

      Eliminar