jueves, 19 de julio de 2012

Miami Crisis


El conocido como Visual Novel es un género complicado siempre de evaluar. Nunca sabes si simplemente debes centrarte en la historia o si debes tener siempre en mente que estás jugando a un videojuego. Miami Crisis no es el mejor ejemplo de Visual Novel, pero sí que es un ejemplo de un buen juego, o por lo menos un juego que no esperas.


Miami Crisis es un juego para Nintendo DS desarrollado por Hudson que apareció en 2009. Aunque su estructura sea la de una Visual Novel con cierto grado de interactividad el juego cuenta con diversos minijuegos que irán apareciendo durante la aventura, los cuales aportan dinamismo y mayor grado de implicación en el concepto de videojuego por encima de Visual Novel. Algunos lo calificarán como Aventura sin más, pero todo se centra en seguir la historia tomando distintas decisiones. No llega al punto de Aventura Gráfica, porque no contamos con inventario y la interactividad no va más allá de ir a los lugares adecuados en los momentos adecuados para que la historia se vaya prolongando, pero tampoco es una Visual Novel pura por todos los elementos citados.

Leer sobre Miami Crisis es bastante contraproducente, y lo es más cuando lees positivamente sobre él. Lo mejor es jugarlo sin saber nada y no esperar nada, y encontrarte con una de las más reconfortantes sorpresas. El catálogo de Nintendo DS es tan exagerado que merece la pena bucear un poco entre la basura para encontrar pequeñas joyas perdidas. Miami Crisis no llega al nivel de joya perdida, pero sí que es un juego a recomendar cuando ya has jugado a los principales referentes del género.  Si alguien conoce el juego Jake Hunter, Miami Crisis es bastante similar, solo que hay más implicación. Es menos soso. Debemos tomar decisiones oportunas en determinados momentos que marcarán el desarrollo de la historia. Bueno, más que marcar, debemos elegir la opción correcta para no acabar en un Game Over.

Personajes un poco estereotipados

Lo mejor de Miami Crisis es su historia. Teniendo en cuenta que a mí todas las tramas de corrupción, mafia y tráfico de drogas que llenan películas y videojuegos  me aburren mucho, Miami Crisis fue muy interesante, así que con poco que os guste el tema os convencerá. Manejamos a dos personajes, Sara y Law. Una federal, el otro del departamento de policía de Miami, que se ven obligados a trabajar el uno con el otro (a pesar de que no se llevan muy bien al principio) en un clásico caso de tráfico de drogas. Sindicatos de drogas, corrupción a gran nivel, organizaciones terroristas y narcotraficantes que te apuntan con la pistola girada se dan cita en los distintos cinco casos interrelacionados que tiene Miami Crisis. Sara y Law son algo así como una Scully y un Mulder. Bueno, realmente sólo Sara goza de parecido, con su forma de ser metódica y analítica, mientras que Law es un viva la vida que no tiene problemas para saltarse las normas.

Yo no recordaba Expediente X así...

El juego te da a elegir durante toda la historia la posibilidad de cambiar de personaje. En todo momento conocemos qué está haciendo nuestro compañero en la pantalla superior de la DS. Podemos encontrarnos con un “Law se está peleando en el callejón” mientras somos Sara aunque no venga a cuento. Ambas vidas paralelas se ven reflejadas en la consola, y como intuiréis es recomendable volver a jugar el juego eligiendo el personaje contrario a la primera vez, de modo que vamos entendiendo cómo ha llegado nuestro compañero a las situaciones que nos aparecían en pantalla en la partida anterior.

Tenía que haberlo jugado en inglés, ya veréis la razón

La historia es muy frenética. Aunque puedes ponerte a observar cosas como en cualquier juego de aventuras e investigación el propio juego te empuja a que no te pares en los detalles y hagas lo que tienes que hacer al instante. Jugarlo así enfatiza las situaciones críticas y aporta más inmersión a la historia. Ya digo que las historias de policías me suelen aburrir bastante, pero con Miami Crisis no ocurrió. Jugándolo así me duró unas tres horas y poco, por lo que no es muy largo si no vamos a rejugarlo. Algunos casos son más largos que otros, pero todo el juego está bastante bien equilibrado.

Los minijuegos son bien sencillos. Si vamos escogiendo a Law entraremos más en acción, con partes de disparo a lo Time Crisis muy simples. Si escogemos a Sara, los minijuegos tendrán un perfil más estratégico, de análisis de datos, comprobar pruebas o hackear ordenadores, aunque también tendremos dosis de acción en momentos puntuales. También hay algunos niveles de conducción en persecución policíaca. Lo de los minijuegos es muy extraño, resulta que son cutres (no exageradamente cutres) pero están bien metidos en la historia. Además, son todos diferentes por lo que no tendremos que desactivar una bomba de una misma manera que otra. Por sí solos no son nada destacables, pero metidos en la historia no salen mal parados, inesperadamente.

Time Crisis

Una vez completamos el juego por primera vez desbloqueamos nuevas opciones en el menú. Podremos echar partidas de póker como Law o ponernos a hacer Sudokus como Sara. Un total de 100 sudokus ordenados por dificultad. Yo hice algunos, para sentirme listo, ya sabéis. Además podemos jugar los casos en el orden que queramos, y se nos abrirá una pantalla de progreso que nos dice el porcentaje del juego que llevamos. Conseguir el 100% es bastante difícil (yo no lo hice, para que luego digáis que juego a todo al 100%).

Hay cosas malas en Miami Crisis. De hecho, enlazando con el anterior párrafo, una de las peores cosas es conseguir el mencionado 100%. Ya no hablo de hacer todos los Sudokus, hablo del progreso de la historia. Tener que pasarse el juego con ambos personajes está bien, pero tener que tomar todas las decisiones posibles de manera que veamos todos los desarrollos posibles del juego es aburrido. Efectivamente, Miami Crisis se basa en esa idea de la Visual Novel de exigirte elegir todas las opciones para conseguir el 100%. A veces simplemente tenemos que elegir la opción incorrecta para morir en el acto y que el juego vuelva a cargar partida, guardando los datos, pero otras tendremos que tomar decisiones que nos llevarán por caminos argumentales que se ramifican durante un tiempo. De hecho, puedes saber durante la partida si has tomado una decisión errónea o no acudiendo al menú a grabar, porque si te has equivocado no te va a dejar. Hay veces que estás continuando la historia durante unos diez minutos y no puedes grabar porque tomaste una decisión inadecuada, pero tienes que seguir con ella hasta el desenlace. Lo de que no te deje grabar evidentemente no es el problema, el problema es prolongar un camino argumental demasiado tiempo que no te va a llevar a ningún sitio. Volviendo a lo anterior, que me he ido un poco, eso de tener que memorizar todos los posibles caminos para conseguir el 100% es bastante aburrido.

Sí, Law sale en este análisis con la misma pose hasta tres veces

Hay otro gran fallo que normalmente no tiene importancia pero en un juego de este género es más peliagudo. La traducción es pésima. De hecho, si la gente se pusiera a jugarlo masivamente podría alcanzar niveles de “All Your Base Are Belong to Us”. No sé qué monos sin cabeza hicieron la traducción al español del juego (conozco monos bastante inteligentes), pero hay auténticas perlas. Por ejemplo, cuando terminamos un Sudoku nos aparecerá un rótulo bien grande que pone “BORRAR”, en vez del “CLEAR” inglés. Además de estos fallos hay otros imperdonables, fallos ortográficos y cosas absolutamente sin sentido. Un fiel reflejo de todo ello es un momento en el que Law queda con un personaje de la historia y, con la intención de decir “he estado esperando esta reunión” finalmente acaba diciendo “He estando esperado esta junta”. Para colmo, muchas veces la traducción en situaciones críticas deja mucho que desear, lo que fácilmente nos llevará a tomar opciones erróneas que ni siquiera habíamos entendido bien.

Pero con sus carencias y con todo, Miami Crisis es una experiencia reconfortante y sobre todo inesperada. Uno de esos juegos que justifica el hecho de ponerse a  jugar a juegos de Nintendo DS aleatoriamente.

Cartel estresante
PUNTUACIÓN
7

5 comentarios :

  1. ¿Te has bajado ya mi diario secreto? ¿Escribirás en él los chicos que te gustan?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavia pueden cambiar las tornas!

      Eliminar
    2. Pero ya te habría picado el gusanillo y no dejarías pasar la oportunidad de jugar a semejante juegazo.

      Eliminar
  2. Si no me confundo, creo que conocía de la existencia del juego; pero ni sabía que había llegado a Europa y mucho menos con una (infame) traducción al español, lo tendré en cuenta. Ya que no la pintas muy larga y bastante parecida al Jake Hunter (pero mejor), le daré una oportunidad (¡SÍ! ¡mi DS ha retornado!), aunque lo de las malas decisiones pinta flojucho. Pero venga, que me he tragado Visual Novel malas y esta pinta bien.

    P.D.: NeoJin, no truques la encuesta que se te nota: ¡las tornas para Mi diario secreto ya no pueden cambiar! Sólo si añadieras algún imagina ser a la lista, y quizá ni eso. El pueblo ha hablado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hago es prolongar la encuesta hasta el infinito a ver si asi...

      Y yo no he jugado a demasiadas Visual Novel, asi que, nuevamente como siempre que me lees te dire... NO TE FIES DE MI.

      Pero retorna a la DS, eso si que tienes que hacerlo, y lo de la insinuacion de PC por twitter tambien!

      Eliminar