jueves, 11 de octubre de 2012

The Operative: No One Lives Forever

No One Lives Forever, sí, pero el juego de Monolith que vio la luz en 2001 pudo ser eterno si llega a tener un poco más de suerte de cara al público. Es un FPS con infiltración que me sorprendió desde su inicio, siendo uno de los juegos más poco conocidos y valorados del género, pero de los que más merecen la pena.


Puede que por el hecho de que por aquellos años teníamos sobredosis de FPS de una gran calidad, pero el caso es que The Operative: No One Lives Forever pasó insultántemente desapercibido. Bueno, la cosa no sería tan grave cuando apareció una secuela y posteriormente un spin off, pero el caso es que poca gente os puede hablar de este juego así a botepronto. Tan sólo lo he oído mencionar en círculos muy cerrados, casi como si de un proyecto secreto que Cate Archer, nuestra protagonista, se tuviera que encargar de sacar a la luz. Un auténtico juego de culto que todavía tiene mucho que decir.

Oportuno

Es un FPS mezclado con infiltración. El juego más parecido que viene a la mente es Deus Ex. Un poco por su bipolaridad que permite jugarlo de varias maneras, pero también por su estructura. Somos parte de una agencia que nos va otorgando misiones. Volveremos varias veces a la agenda a informar de nuestras operaciones. También elegiremos nuestro equipo y nuestros objetos en función de la actitud que queramos tener en la misión. De todas formas, que nadie se engañe, que es un Deus Ex muy rebajado. No digo que sea peor juego, de hecho, a día de hoy jugar a No One Lives Forever es bastante menos sufrido que jugar a Deus Ex, un juego que ha envejecido duramente y con el que cuesta ponerse en la actualidad. Precisamente por ser una versión rebajada, el juego de Monolith es ahora más accesible.

Monolith siempre tuvo un humor muy peculiar

Y es que podemos tomarnos No One Lives Forever como un FPS sin más. No tendremos habilidades que repartir como en el gran Deus Ex, por lo que no tendremos problemas a la hora de usar nuestro variado armamento. Si queremos olvidarnos de la infiltración, basta con pegar un tiro al primer enemigo para que empiecen a activarse alarmas y salgan guardias por doquier. Esto no siempre nos resultará útil, ya que hay misiones con restricciones en cuanto a activación de alarma, de la misma manera que hay misiones frenéticas donde tendremos que olvidarnos de ser discretos.

Los setenta a tope

De esta manera, No One Lives Forever es un buen FPS, sin más. En cambio, si lo jugáis en modo infiltración es probable que os topéis con una experiencia bastante más llamativa, por decirlo de alguna manera. No es una infiltración muy desarrollada, todo se basa en que no te vean los enemigos y evitar cámaras, pero es eficaz. En este sentido tenemos una variedad de complementos que nos ayudarán a no llamar la atención, como perfumes que expulsan gas somnífero, ganzúas que tienen por detrás una afilada cuchilla para llevar a cabo ejecuciones más silenciosas o un líquido que podemos verter en un cadáver para desintegrarlo y evitar ser detectados. Por supuesto contamos con un arma con silenciador para nuestras muertes a distancia en la mayoría de las ocasiones.

El pintalabios granada, una de nuestras armas de mujer

Existe perfecto equilibrio a la hora de exigirte llevar una táctica u otra. Si bien en la mayoría de niveles es posible elegir nuestra táctica aquellos donde nos exigen ir de una manera u otra están muy bien repartidos. No hay lugar para el aburrimiento o el tedio, en No One Lives Forever conforme vamos avanzando nos vamos encontrando con nuevas maneras de lidiar con el juego. Manejo de vehículos, viajes espaciales, niveles con tiempo, transiciones dinámicas y jugables en forma de diálogos donde podemos elegir la respuesta (sin mayor repercusión, eso sí)... es muy difícil tener la sensación de estar jugando a lo mismo todo el rato.

Cate Archer saltando de un avión sin paracaídas

Como FPS está bien, como infiltración, también. La combinación de ambos, el saber que puedes hacer una misma parte de varias maneras distintas, es lo que le da puntos extra al juego. De hecho creo que se alcanza la mayor satisfacción jugable cuando vas combinando ambas tácticas. La variedad de escenarios y situaciones no te permite cansarte de jugar todo el juego, por ejemplo, como si fuera un FPS sin más, pero si decides llevar más allá la experiencia e intentas hacer lo que los desarrolladores te van insinuando es probable que tengas una sensación todavía más positiva del juego.


Pero No One Lives Forever es mucho más que eso, y es que su historia es absolutamente atrayente, principalmente por el humor que atesora. Además su final merece mucho la pena, y me llamó especialmente la atención (supongo que porque hace mucho tiempo que no disfruto un buen final). Estamos ante la típica trama de amenaza potencial a escala mundial, con traidores de por medio, asesinatos inesperados, exigencias monetarias para no activar bombas biológicas y, en definitiva, toda la amalgama de situaciones que podemos ver en cualquier película del género, pero como dije, todo es muy gracioso, parodiando el mundo de los espías setentero, mezclando algo de psicodelia y de James Bond por doquier.

No podía faltar algo así

Bueno, en realidad es todo más como Austin Powers, solo que nuestra protagonista, la citada previamente Cate Archer, es un personaje muy serio y sensual. El mundo que le rodea no tanto. Así, veremos conversaciones estúpidas entre espías y enemigos cada dos por tres, personajes estridentes como bosses o documentos secretos que vamos leyendo que aportan más carcajadas que información. No One Lives Forever es un juego muy divertido de jugar y de escuchar, y además es un humor bastante trabajado que va más allá de la carcajada puntual.

Cate Archer, de lo mejor del mundillo

Aunque estamos ante un gran juego que no ha envejecido mal, No One Lives Forever tiene cosas a mejorar.  Nótese que digo cosas a mejorar y no fallos. Para empezar, como FPS es bastante más sencillo que como infiltración. Nos costará bastante avanzar sin ser detectados, por lo que es normal acabar mandando todo a tomar por saco y liarse a tiros con la AK-47. Las batallas con bosses son excesivamente ridículas, en esto recuerda al Deus Ex, pero al nuevo, al Human Revolution. Las escenas de diálogo son demasiado largas entre misión y misión, y aunque la historia llega a ser interesante acaban por cansar. Por último, es imposible conseguir todos los documentos en la primera partida, ya que vas desbloqueando objetos que te permiten llegar a zonas donde previamente no podías. Por cierto, los menús son nefastos.


Una visión diferente del género. Un caso especial de juego adorado por todos aquellos pocos que lo han jugado. Una bonita mezcla con mucho humor, un personaje lleno de carisma y una historia mucho más que interesante por tópica que pueda parecer. Debí jugarlo mucho antes. Espero que la segunda parte me guste tanto o más que esta primera cuando la juegue, que imagino no será dentro de mucho, al igual que el todavía más desconocido spin off.

Archer y un mono mañanero porculero

PUNTUACIÓN
7.5

8 comentarios :

  1. Una noche me dijiste que te ibas a poner a jugar a éste juego por twitter y te dije que no sabía cual era y te pregunte y no contestaste D:.
    Ahora que ya he visto unas imagenes sé cual es, aunque no lo haya jugado. Metalman también opina que está muy bién.

    Nus vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya... no contesté? me parece raro eh! En cualquier caso era difícil de explicar en esos pocos caracteres, espero que ahora te hayas hecho una idea xDD.

      Viva Metalman *_*

      Eliminar
  2. Pues sí que tiene pinta rara, sí. Lo conozco pero de oídas, vamos (ni sabía que era un FPS), pero todo lo que cuentas me ha gustado mucho, sobretodo lo de su humor y parodia. Por las imágenes es bastante especial, sí: hay algo ahí, no me preguntes el qué, que me hace pensar en el Space Channel 5 xD.

    Me lo apunto, de verdad que me ha gustado lo que comentas. Sobretodo que sea accesible hoy día, que hace años me gustó mucho lo que pude jugar del System Shock 2 hasta que empezó a dar problemas raros de compatibilidad, pero me da a que hoy me parecería mierda y casi prefiero quedarme con el buen recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tienes en mente jugarlo intenta no demorarte mucho. De momento sigue siendo un gran juego pero se nota un pelín el paso de los años.

      Yo no volveré a jugar al System Shock 2, quiero guardar mi buen recuerdo y creo que lo emborronaría si lo hago.

      Eliminar
  3. "El pintalabios granada, una de nuestras armas de mujer" jajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. El mejor shooter que he jugado en la vida, divertido, variado, coleccionar cosas, la IA en difícil si es de cuidado, largo, banda sonora muy buena, ya no hacen juegos así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me recuerda que empecé la segunda parte y la abandoné :( Tengo que volver a ponerme con ella.

      Eliminar