domingo, 11 de noviembre de 2012

Pro Evolution Soccer 2013

Lo cierto es que año tras año, ver un análisis de Pro Evolution Soccer es algo así como ponerse a hacer un análisis de cada uno de los update que pueden sacar para cualquier juego común del mercado. Este año se supone que es el último antes de la migración al poderoso nuevo motor, y en teoría debería ser el punto más alto de todos estos últimos Pro Evolution Soccer que han ido saliendo. Algo así como cuando salió el PES 6 y cerró ciclo de alguna forma. Pro Evolution Soccer 2013 ha conseguido, como mínimo, ser un decente cierre.


La verdad es que me llama mucho la atención que la gente saque análisis de juegos como Pro Evolution Soccer a los pocos días de estar en el mercado. No puedo creer que alguien consiga sacarle el partido a un juego así en unos pocos días. Lo cierto es que es un pensamiento que deberíamos aplicar para todos los juegos, pero en Pro Evolution Soccer me llega con más fuerza. Yo al menos siempre he tenido un par de evoluciones en cuanto a línea de pensamiento sobre cada PES que han necesitado de más de un mes para sus primeros indicios de madurez. Es un juego que requiere de muchas horas para ver verdaderamente sus virtudes y sus limitaciones.

Una de las dos líneas de pensamiento es la que empieza pensando que lo han hecho mucho peor que en el anterior y acaba pareciéndote mejor. La otra línea, y que coincide con PES 2013 y también con PES 2012 es la de que empieza pareciendo una simulación casi perfecta pero acabas viendo en él cosas que son muy mejorables. Así que sí, el primer partido, o los primeros partidos que jugué de tanteo al juego me parecieron la bomba. No noté las carencias que tiene. Puede que Pro Evolution Soccer 2013 tenga sus fallos pero sí que podemos estar ante el mejor de su ciclo. Sigue sin ser más divertido que PES 6, mucho menos arcade y por supuesto mucho menos rápido. Distinto en general.

Cristiano Ronaldo, no triste

Son considerables las novedades en el sistema de juego de PES 2013. Destaca la implantación de controles manuales, con tiro manual y un pase manual mucho más trabajado. Sin embargo, no creo que mucha gente se dedique a usarlo con frecuencia, aunque yo sí hecho mano de ellos alguna vez cuando sé que el pase o el tiro va a fallar. También podemos controlar la dirección del jugador que tira la pared, o los desmarques del control sin balón. Sí, estamos llegando al punto de manejar a dos jugadores con un mando en una misma jugada, pero no es tan lioso como parece. De todas formas casi todas las novedades jugables no influyen demasiado en el juego, no son determinantes. Esto quiere decir, que evidentemente podemos ganar un partido en máxima dificultad limitándonos a jugar como venimos jugando desde tiempos ancestrales.

Mirad mi yo mánager

La principal mejora a destacar, desde mi punto de vista, de PES 2013 es la IA de los porteros y los tiros a puerta. Lo de los tiros a puerta era un problema que venía arrastrándose desde hace unos tres o cuatro PES. Se había perdido esa belleza que tenían los PES de anterior generación a la hora del disparo. Era reconfortante tirar desde cualquier sitio medianamente lógico con un jugador decente (o uno poco decente pero muy inspirado) y comprobar como se generaba en la mayoría de los casos un precioso tiro que no afectaba a la simulación. Daba igual que el portero nos sacara ocho de cada diez tiros de esos, en cuanto veíamos un jugador con sitio perfilado a su pierna buena tirábamos por el mero placer de tirar. En PES 2013 se ha recuperado y mucho eso. Mayor potencia y mayor colocación en general.

En cuanto a la IA de los porteros, pasa un poco igual que con los tiros. Llevábamos casi una generación entera sin ver una IA decente. No alcanzan todavía la seguridad que tenían antes, pero desde luego está muy mejorada. Era muy frustrante ver goles en los más recientes PES casi a cámara lenta, con esos porteros que hacían la animación de estirarse y ni se movían del sitio.


Pero como digo, PES 2013 tiene unas cuantas cosas a mejorar. Para empezar, la explosividad de los jugadores es nula. Si bien se ha mejorado con creces la defensa (pero mucho), el hecho de que sea casi imposible irte por velocidad lo hace poco realista. Digamos que el PES 2013 es más del Barcelona que del Madrid. Para jugar al Pes 2013 tienes que tener en mente que el pase es fundamental, y esperar el desmarque ya sea en contraataque o no es vital. Al menos mucho más que probar a dársela a Cristiano Ronaldo a ver si consigue irse por potencia.

PES 2013 ha empeorado mucho los pases, y con mucho digo titánicamente. La idea detrás de esto creo que va más allá del mero hecho de un error a la hora de implementar la jugabilidad. Tengo la sensación de que Konami lleva intentando encontrar la receta mágica para que todo el mundo use el pase manual. Si bien aquí el pase manual ha sido muy mejorado, mucho más cómodo, sigue siendo bastante imposible acertar la dirección exacta de nuestro pase en un entorno de 360 grados, y además calcular también la potencia exacta. Para colmo, con el pase manual muchas veces el juego no detecta a quién va realmente dirigido, e interpreta que va a otro jugador que directamente no pinta nada adjudicándotelo. Bueno, que me desvío, lo que intentaba decir es que el pase normal parece como si hubiera sido retocado para mal con la finalidad de que nos frustremos un poco y empecemos a usar el pase manual.

Los regates han dado también un pase para atrás. Cuesta más hacerlos y, más que improvisación lo que reina es conocer qué regate funciona en cada situación, o al menos tener una idea de ello en la cabeza.  Hay algunos que sí están mejor, básicamente todos los nuevos que han metido, la mayoría basados en alzar el balón en los controles.


Como en todos los PES 2013, el éxito para llegar a grandes resultados va más por la línea de conocer los fallos de IA que otra cosa. Llegar a conocer cuándo nos va a fallar el pase manual o cuándo debemos tirar. Con todo esto, sigue teniendo esa aleatoriedad tan gigantesca que hace que, si bien la habilidad es importante, jugar cada partido es una auténtica incógnita. Tiros al palo, rechaces, goles en propia meta, y en definitiva lo que se conoce como momentos Konami desde hace ya mucho tiempo. El día que eso cambie, quizá me plantee cambiar a la competencia.

Mi victoria más tocha hasta la fecha
PUNTUACIÓN
7

6 comentarios :