miércoles, 9 de enero de 2013

Borderlands 2

Estoy tan acostumbrado a hablar de juegos basura que cuando llega uno como Borderlands 2 no sé muy bien qué decir. Además, un juego tan conocido y que ha tenido tanto éxito goza de miles de artículos hablando de todo lo que supone, y claramente con mucho más acierto de lo que yo pueda decir. Pero hay algo que me diferencia al menos de una gran cantidad de esos artículos, y eso es... que no he jugado al primero. Es también por culpa de eso que probablemente Borderlands 2 me ha gustado tanto como lo ha hecho. Digamos que probablemente me he ahorrado todas las pequeñas cosas que no funcionaban tan bien en el primero. Además, en un juego donde la historia es casi secundaria, haber decidido jugar a Borderlands 2 antes que al anterior (cosa que jamás suelo hacer) fue una decisión aceptable, ya que no hace falta conocer de dónde vienen los personajes y la razón de que estén ahí. De todas formas en Borderlands 1 no es que precisamente te dejaran claro nada de la historia.

Abran paso a mi GOTY 2012

Borderlands 2 es Pandora, un mundo totalmente ido y consumido por la locura. No existe personaje cuerdo en todos los kilómetros que componen su universo, y tu única esperanza es encontrarte con gente loca pero que no quiera matarte (pocos). De esta manera, tenemos un reparto de personajes inmejorable. Muchos de la primera parte y un montón de personajes nuevos encargados de entregarte las distintas misiones que componen el juego, secundarias y principales. Por supuesto, todas las misiones tienen sus recompensas en forma de armas, escudos y demás modificadores de gran valor, además de experiencia y dinero con el que sobrevivir en el carismático mundo de Pandora.

El mejor personaje del juego

Pero es tontería que me ponga a hablar de cómo funciona Borderlands 2. Con decir que es un Rage pero bien hecho ya es suficiente. Sabed que es un FPS con un toque sandbox que nos permite deambular por donde queramos y hacer las cosas cuando nos dé la gana. También es tontería ponerse a hablar de gráficos e incluso ambientación, que son bastante buenos por cierto, porque Borderlands 2 no es eso. Recordad aquella sensación de jugar a lo loco y con trucos a los juegos oldschool FPS. Borderlands 2 es esa clase de diversión, es ir saltando de tejado en tejado (lo primero que me llamó la atención era la altura de los saltos que se podían dar) disparando misiles a todo lo que haya en pantalla y caer por culpa de las balas enemigas pero volver a levantarse gracias a la maravillosa segunda oportunidad, que mediante la muerte de un enemigo desde el suelo nos levantará casi como si nada hubiera pasado. Si bien hay veces que hay que ir un poco más cauteloso, la mayoría del tiempo saldremos al campo de batalla a pecho descubierto, siendo partícipes de la locura del juego.

Un ejemplo del potencial gráfico de Borderlands 2

Es un juego veloz, es un juego frenético y es un juego donde no hay que pararse a disfrutar el escenario, aunque si te da por hacerlo, tampoco es que precisamente te vayas a encontrar escenarios pobres sin detallar. Es adrenalina pura y es como debe jugarse, o eso es lo que creo. Al principio, totalmente inocente yo que no sabía de qué iba la cosa, me preocupaba de buscar por todo el escenario y de ir bastante lento, como suelo jugar a todos los juegos, pero pronto me di cuenta de que Borderlands 2 no es eso, y cuando cambias el chip es cuando te resulta inigualablemente divertido. Gastar toneladas de granadas y acudir rápido a la máquina a comprar más, lanzar todos tus poderes de una porque sabes que se van a regenerar en pocos segundos y dedicarte básicamente a sentirte un Dios de la muerte y destrucción de Pandora.

Una burrada de armas con un montón de efectos (y cuando digo una burrada es una burrada, como para plantearse si son infinitas y todo), escudos que hablan, rifles francotiradores que también lo hacen, escopetas, subfusiles, pistolas, lanzacohetes... casi todo lo que pienses en manera de destrucción existe en Borderlands 2, y además todo con unos colores muy chillones. Acabas viendo tantas armas que terminas por conocer a las marcas fabricantes de todas ellas con sus carencias y fortalezas.El inventario de tu personaje de Borderlands 2 es muy improbable que coincida con el de cualquier otro usuario en el planeta. Destruye todo lo que veas, regocíjate en el daño que has hecho en el enemigo y cambia corriendo a la siguiente arma para hacer todavía más daño. Siéntete poderoso utilizando tus poderes de personaje y corre a salvar al compañero caído para que juntos podáis seguir destrozando media Pandora. Todo eso es Borderlands 2.

Y un montón de easter eggs.

El easter egg como recurso cómico y casi como forma de vida en Borderlands 2

Cuanta más gente mejor, más caótico todo, más adrenalítico. De todas formas si lo jugáis con un único amigo ya es todo lo suficientemente divertido (yo lo jugué casi todo con mi amado gran-hero). Eso sí, si lo jugáis sin nadie más creo que la diversión se ve bastante reducida. Contigo mismo o con más gente, lo que siempre te queda es la propia Pandora, un paraíso lleno de color, muy chillón en todos sus aspectos y en todo lo que lo compone. Su sentido del humor producto de la locura que está instalada por defecto en todos los personajes (villanos y humanos) es sin duda lo que marca la frontera en Borderlands 2 entre ser un juego divertido y ser un grandísimo juego. Las horas y las posibilidades que ofrece también tienen otro papel importante (unos siete días de juego llevo en total, y lo que me queda). Se me ocurren miles de razones para ensalzar y ninguna que echar en cara.

El momento más épico de la historia de Gran-Hero

Pero sí, si te paras a pensar y una vez que se te pasa el efecto de la droga que es Borderlands 2 te das cuenta de algunas cosas. Por ejemplo, Borderlands 2 a veces puede ser una verdadera pesadilla para los completistas como yo, que quieren el 100% en todos esos juegos que le gustan especialmente. Hay desafíos que son un asco tremendo, y para conseguirlos necesitas "farmear" hasta el aburrimiento. Hay desafios para todo lo que se puede hacer en el juego, relacionados con las armas, con los propios escenarios y con el propio juego en sí. No me quejo de los desafíos que te piden, por ejemplo, matar a mil enemigos con tu pistola, me refiero a esos desafíos que dependen únicamente de tu suerte y no de otra cosa, como puede ser sacar el premio gordo en las tragaperras (a mí me salió enseguida, pero mi amigo estuvo largas horas probando hasta que le salió) o matar al maldito Jimmy Jenkins no sé cuantas veces.

Me gustaría dejar claro de nuevo que me encantaban los colores de las armas

Y por último, pues sí, además de esos pequeños detallitos que son una tontería y de otros un poco más reprochables como el nefasto inventario, no podemos decir que Borderlands 2 tenga una historia muy elaborada. La verdad es que eso no me importaría demasiado siempre y cuando el juego tenga el nivel que tiene en este caso, pero es más la manera de contarlo que otra cosa. Borderlands 2 peca del mismo mal que tienen todos los juegos enfocados al online, que no saben contar bien la historia. Si bien creo que es más un "no pueden contar bien la historia" que un "no saben contar la historia", también tengo en mente que algún día llegará uno de estos juegos online y conseguirá meternos en la historia al mismo nivel que un juego de un único jugador. Es por esto que creo que Borderlands 2 podría haber profundizado un poco más, o haberse arriesgado probando algo nuevo al respecto en vez de dejar las aburridas notas en tu inventario para cada misión que casi nadie se lee.

No es tan grave todo ello en Borderlands 2. Quiero decir, sería un error intentar defender lo que ocurre argumentalmente en Borderlands 2 porque no es precisamente su arma más potente, pero tampoco es un cascarón vacío al que juguemos y ya está. Digamos que el juego tiene una historia en general superior a muchos juegos, pero en ningún momento llega a alcanzar ese nivel que tienen otros juegos catalogados como obras maestras, y precisamente como Borderlands 2 es una obra maestra uno tiene una sensación rara al respecto. Quizá por ello, y por haber paseado por Pandora todo ese tiempo, empecé a darme cuenta de que tiene más sustancia de la que parece. Te das cuenta de que no es que todo el mundo esté loco (bueno, sí que es así) y les importe poco sus vidas, es simplemente que no pueden morir gracias a la tecnología de Hyperion (y un puñado de dinero). Desde luego ese momento en el que en la vida se puediera vencer a la muerte con algo así acabaría generando un nivel de locura bastante extrema. Hay muchos matices de este tipo que hacen de Borderlands 2 un juego algo más interesante de lo que se ve por fuera.

Hay tantos detalles en los escenarios que hasta la exploración es divertida

Pero no, no os engañéis, porque Borderlands 2 es lo que es. Destrucción, aniquilación, muchas palomitas, diversión e incluso compañerismo, siempre todo desde la óptica del buen rollo y el sentido del humor. No encontraréis baños de sangre, ni os pondréis a desmembrar a los bandidos ni nada de eso. Un juego muy agradable con un espíritu hardcore explotando continuamente. Uno de esos juegos que elegiría para llevarme a una isla desierta (con conexión a internet que me dejara jugar con gente, claro).

video

PUNTUACIÓN
9

8 comentarios :

  1. Has puesto mi proeza escalando mi primer 80000! xDDDDDD

    En ningún momento pensé que le darías tanta nota O_o
    Voy a echar algo de mierda sobre el juego (pero con cariño :$)

    -Las escaleras, oh.. esas malditas escaleras.
    -El menú bugeado 5 de cada 2 veces que lo abres.. (aunque no lo creais, es posible luchar contra la estadística, y el menú de b2 lo consigue xD)
    -La forma para comparar la potencia de las armas.

    Coincido contigo en los desafios de azar (que me lo digan a mi y a mi bolsillo..), y en Jimmy Hendrix xDDDDDDD

    ¿Has jugado al 1 al final? En HLTB veo que no xD.

    El humor de borderlands 2 es muy muy bueno. Su mejor personaje para mi es Claptrap, a la altura de Glados. Una IA atrapada en el cuerpo de un robot con mucho carisma y personalidad al que se le coge un cariño especial :_
    Y me encantó ese tono picante chascarrillos verdes que sueltan los personajes en mitad de los diálogos xD Aunque en algunas ocasiones como te lo cuentan por radio, si estás haciendo otras cosas, no estás muy atento y te los pierdes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de los menús que dices lo he dicho un poco de pasada en "nefasto inventario", pero me refería a esas cosas sí xDDD. Las escaleras también coincido en que son mierders del todo, mira que tienen problemas con ellas en los FPS eh? De toda la vida, no son pocos los juegos que se hacen un lío para usar las escaleras xDD

      No he jugado al 1 no, y dudo que lo haga ya salvo que alguien me diga de jugarlo juntos.

      Nos quedan DLC *_*. Ojalá hagan un DLC que sea subirse a lo alto de las antenas para que vuelvas a triunfar xDDDD

      Eliminar
  2. Cada vez que voy a correr por Chinchilla y subo al repetidor ese de la antena me acuerdo del desafío del juego <3

    ResponderEliminar
  3. Veo que tenemos impresiones bastante distintas de Borderlands, aunque no hayamos jugado al mismo.
    Más que impresiones distintas, somos jugadores muy distintos y buscamos cosas muy disintas de los juegos. No sé tampoco qué decir porque no he jugado a éste, pero sí que veo que tiene cosas que no las tiene el primero, y que no me habría gustado que las tuviera. Y desde luego pensé que se tomarían la historia más en serio en este, pero veo que han pasado xDD.

    A mí también me gustaba bastante el tema de las doscientasmil armas distintas, y llegué a reconocer a algunos fabricantes nada más ver el arma tirada en el suelo. Y reconozco que visualmente eran bonitas, sí.

    ¿Por cierto, tiene esa canción de My Chemical Romance en la banda sonora?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no está la canción, únicamente le pega mucho el video con tanta arma bonita y gente raruna :D.

      Y no creo que seamos tan distintos, no es tan normal que un juego así me guste tanto xD

      Eliminar