jueves, 17 de enero de 2013

Cthulhu Saves the World

Lo que faltaba por ver, Cthulhu en manos de un estudio independiente recién nacido como personaje principal en un RPG en 2D. Algún día Cthulhu se rebelará contra tanta mofa de su persona (¿de su persona?) y R'lyeh va a emerger de las profundidades para acabar con nuestro humilde mundo. Mientras esto ocurre, tenemos tiempo de disfrutar Cthulhu Saves the World, un juego que se basa casi exclusivamente en su sentido del humor. Sentido del humor y respeto, porque en Zeboyd Games se nota que han leído bastantes cosas de Lovecraft. Yo, que he leído lo más básico, podía ver un montón de referencias a la literatura del escritor, así que alguien que haya profundizado más en esos interesantes mundos prácticamente encontrará guiños y referencias a cada paso que dé.


Cthulhu Saves the World salió en 2010 y la verdad es que fue un exitazo cuando dio el salto a Steam. Previamente no había contado con tanta atención. Me arrepentí pronto de no haber jugado a Breath of Death VII: The Beginning, el primer juego del estudio con ese nombre tan gracioso, que fue el predecesor de esta aventura y que se vendía conjuntamente con Cthulhu Saves the World. Lo que pasará es que cuando juegue al mencionado juego me parecerá demasiado peor. En cualquier caso, Cthulhu Saves the World narra la historia de un Cthulhu que, al ir a destruir el mundo (creo que empezaba así), se encuentra con que ha perdido sus poderes. Irónicamente, Cthulhu podrá recuperar sus poderes únicamente realizando buenos actos que le permitan convertirse en un héroe. De esta manera, Cthulhu irá viajando de pueblo en pueblo ayudando en todas las situaciones cataclísmicas que se presentan, desde un apocalipsis zombie hasta una invasión alienígena.

Pues así todo el juego

Estamos ante un RPG muy clásico, con gráficos que podían pertenecer a la era de la NES. Todo el juego, toda su estructura y toda su jugabilidad es exactamente la de un JRPG de toda la vida, sin absolutamente nada nuevo que mencionar al respecto. Estamos ante una versión simplificada del género, con ciudades pequeñas, mazmorras algo complejas y laberínticas pero a la misma vez simples en su desarrollo y unas batallas muy rápidas. No es un juego que quiera recrearse en sí mismo, es un juego que busca que pases rápido para llegar a la siguiente coña que se tiene preparada. Prácticamente todo el juego es una excusa para ir topándose con todas las bromas y parodias. Nuestra única función será llegar a la siguiente ciudad para conocer el problema que tienen y dirigirnos a la mazmorra donde cualquier criatura del universo Lovecraft se muestra como la amenaza real.


En su travesía hacia la heroicidad, Cthulhu encontrará numerosos (demasiados) personajes que se le unirán y le ayudarán. Cada uno de estos personajes, además de aportar muchas más líneas estúpidas de diálogo que hacen el juego más cómico si cabe, tienen su propia función. Unos estarán más centrados en la magia blanca y otros en la negra, mientras que contaremos con personajes de evidente dureza física al igual que otros más balanceados. Un montón de personajes que hacen que encontrar la combinación que más nos interese sea un auténtico problema, ya que prácticamente en cada capítulo se nos une uno nuevo, que desbarata lo que creíamos que era ya nuestro equipo definitivo.

Como dije no es un juego que esté hecho para pasar demasiado tiempo con él. Algo más de nueve horas me duró a mí. Hay muchas pruebas de esto, y es que todos los personajes suben de nivel independientemente de si han luchado o no en una batalla. Además, las batallas son rapidísimas, y existe un contador de batallas (esto me parece algo muy bueno) en todas las mazmorras que, al agotarse, hace que dejen de aparecer batallas aleatorias. Podemos seguir luchando si queremos eligiendo la opción en el menú principal, pero es una manera que el juego tiene de decirte "oye, ya tienes suficiente nivel y has matado suficientes monstruos en esta mazmorra, encuentra la salida ya". Si te limitas a agotar ese contador de batallas en todas las mazmorras ni siquiera tendrás que echar alguna para subir de nivel por sentirte débil.

Innsmouth, lloremos todos entre espumarajos de locura

Las batallas son rápidas y simples, como dije. Ni siquiera contamos con animaciones para nuestras magias y habilidades. Si bien hay numerosas técnicas y posibilidades que dan una sensación de complejidad, lo único que debe preocuparnos de las batallas es aniquilar a los enemigos cuanto antes, y es que cuanto más tardemos más fuertes se harán los enemigos, que multiplican su fuerza en cada turno. Una vez eliminados, todos nuestros personajes se curarán (salvo su poder mágico). Alcanzar niveles posteriores no es excesivamente difícil, y cada vez que llegamos a uno nuevo se nos concede la posibilidad de elegir entre dos opciones. Puede que nos ofrezcan un hechizo nuevo o mejorar las estadísticas, o dos hechizos pero con diferente efecto. Según los personajes que queramos crear elegiremos uno u otro.

Las descripciones de los enemigos son también muy graciosas

Pero me estoy recreando demasiado en el juego en sí, cuando realmente sobre lo que hay que hablar es sobre su sentido del humor. La parodia, como he dicho todo el rato, es el género dominante, pero además no únicamente azota a Cthulhu y su mundillo, también hay constantes chascarrillos sobre el RPG en general. Es un juego para no tomárselo en serio, para jugarlo rápido y para reírse bastantes veces (más de las que creía en un principio). Podéis morir, no os engañéis, pero también contáis con numerosas vidas que permiten resucitar y volver a empezar una pelea, además de la posibilidad de salvar en cualquier punto del juego. Hasta Cthulhu se queja de esto. No son pocas las veces que nuestro personaje entabla conversación con el propio narrador de la historia quejándose sobre el propio juego.

El juego tiene una serie de añadidos que merece la pena mencionar. Además de algunos modos extra para alargar su vida, un bestiario para recrearse en los enemigos y un libro de logros que nos muestra lo épicos que somos, cuenta con una curiosa opción que podemos activar en el menú, y que permite que aparezcan iconos de interrogación por todo el juego donde el desarrollador nos explica cosas que tienen que ver con el lugar, o cosas directamente de la propia historia. Es muy curioso ir jugando al juego y poder consultar estos iconos que te dicen cómo se creo una cosa, o la razón de que algo se hiciera de una determinada manera. Algo así como los comentarios del director en las opciones de audio de un DVD, o los comentarios que hemos visto en otros juegos como Left 4 Dead 2. Además, en estos comentarios también se mantiene el tono cómico, por lo que no estamos ante aburridas narraciones interminables sobre cosas que ni entendemos. De hecho, muchos de estos comentarios son en plan "si volviera a hacer el juego, creo que esta mazmorra la haría mucho más corta".


No hay mucho que decir de Cthulhu Saves the World porque como juego es bien mediocre. No tiene nada que jugablemente a estas alturas de la vida podamos decir que merezca la pena. Tampoco tiene nada negativo como para decidir no jugarlo. Lo único que debe moveros a haceros con él es su sentido del humor, y puede que eso no sea suficiente para un videojuego (y no lo es), pero no seré yo quien niegue que pasé unas nueve horas muy agradables.

FHTAGN!

Yo también quiero groupies

PUNTUACIÓN
6

13 comentarios :

  1. El público pide que te hagas un blog sólo de videojuegos y aparte otro con cosas emocionantes, como los avatares de tu vida cotidiana, las películas y el maltrato de monos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea al principio era esa, pero teniendo en cuenta que mi vida no tiene nada interesante no tendría tampoco mucho sentido.

      Eliminar
    2. Y tú fuiste la primera que me aconsejó no hacer dos blogs!

      Eliminar
  2. Dios, qué buena la última captura xDDD. La verdad es que siempre me llamó la atención, y si es graciosillo y simple además de corto, podría merecer la pena echarle unas cuantas horas (me gusta lo del marcador de combates por mazmorra), algún día cuando use Steam en serio me lo compraré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para usarlo entre dos juegos grandes es bastante ideal, para otra cosa... Aunque incluye unos cuantos extras y desafíos no es que merezca mucho la pena una vez ya te lo has terminado ^^

      Eliminar
  3. Ains que bonico Cthulhu, yo no sé porque la gente cree que va a destruir el mundo cuando despierte si se le ve super buena gente xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer un estudio sobre la razón de que la gente vea a Cthulhu últimamente como un ser adorable xD

      Eliminar
    2. Es por cosas como ésta http://fotos.subefotos.com/c66e1266cd177db14d4db9dee629da31o.jpg ¿no es encantador?

      Eliminar
    3. Es por esto http://www.youtube.com/watch?v=eUJ5fyitr5E
      Desde que me lo enseñó Sick no me lo puedo quitar de la cabeza xDD

      Eliminar
  4. Pues parece un juego bastante divertido, lo más probable es que lo juegue. Con la primera captura que has puesto me he reído bastante, como sea todo así... XDDD

    Pero nueve horas me parece muchísimo para este tipo de juego. Quiero decir, no es que sea una eternidad, puedes pasártelo de una sentada si quieres, pero la primera vez que jugué a Silent Hill me duró cinco horas y media, y más de una vez me he pasado el primer Portal en una sola tarde. De hecho este año he jugado a pocas cosas que me hayan durado más de nueve horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que es un RPG, nueve horas para un juego así es hasta poco. De todas formas no dejan de ser nueve horas para un juego del que lo único que te importa es la historia (bueno, las coñas mejor dicho), así que teniendo en cuenta que no te tiras las nueve horas riéndote puede que nuestros comentarios sean perfectamente compatibles xD. No es que en algún momento se me hiciera pesado ni nada de eso, pero querer avanzar solo por ver la siguiente coña... no sé si me entiendes.

      Eliminar
  5. ¡Saludos otra vez! Acabo de leer la entrada y estoy de acuerdo contigo en casi todo. A mí me gustó bastante el juego y me reí cosa fina y eso que había cosas que no llegaba a captar del todo por no haberme leído demasiadas obras de Lovecraft. Sí que es cierto que llegan a ser demasiados personajes entre los que elegir, pero al menos levean también aún cuando no los llevas seleccionados como equipo.

    No jugué todos los modos, sólo el Angels y cambian ciertas cositas que hacen que parezca que estás jugando a otro juego diferente pero igualmente ambientado, con su humor y esas cosas. La última viñeta es muy graciosa y fue lo que me hizo pensar en que al final el juego acabaría así: http://littleeiko87.deviantart.com/art/Cthulhu-s-Family-basado-de-Cthulhu-Saves-the-World-356792545 jajaja

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien el dibujo xDDD.

      Es que tengo un odio irracional con lo de que metan a tantos personajes elegibles en un juego de rol! Casi nunca acabo cambiando mi formación original, y además apenas rejuego RPGs así que acabo por dejar buena parte del juego de lado. Creo que es una de las razones por las que amo el Tales of Phantasia que contaba con 4 (eran 4, creo) y no había más, y creo que también es la razón por la que no me gustó en exceso Chrono Cross, que dabas un paso y te salían diez personajes nuevos xD.

      Eliminar