martes, 22 de enero de 2013

Henry Hatsworth in the Puzzling Adventure

Ay Henry... he oído durante tanto tiempo hablar de ti que he de reconocer que tenía bastante miedo a vivir lo que tenías que ofrecerme. "El mejor juego de Nintendo DS", "un plataformas revolucionario" y tantas otras expresiones que más que animarme a jugarlo temía que pudieran jugar en su contra. Mi primer contacto con él duró muy poco, tan sólo un par de niveles para probarlo. Fue entonces cuando en aquel ¿A qué juego quieres que juegue? mi queridísimo Roy Ramker me lo propuso, y vosotros lo votasteis haciendo que juegue definitivamente. Lo iba a jugar tarde o temprano, estaba claro, pero parece que Henry no podía esperar más y me exigió jugarlo entonces. Si después de haber leído todo esto pensáis que voy a manifestar mi decepción con el juego, estáis muy equivocados.


Todo lo que había leído sobre Henry Hatsworth in the Puzzling Adventure estaba a la altura, y eso me pasa pocas veces. La primera vez que juegas, ves un magnífico plataformas junto con esa genialidad de combinación con el puzzle arcade que ahora después intentaré describir con mayor o menor éxito. A la misma vez, si has estado oyendo todos los piropos que recibe como a mí me pasó, no puedes evitar que se te pase por la cabeza la idea de que la gente lo ensalza por esa genialidad puntual. No es, hasta que avanzas y terminas todo el juego, cuando te das cuenta de que Henry Hatsworth tiene una infinidad de cosas positivas que van mucho más allá de la idea de juntar ambos géneros. Tanto es así, que creo que lo que menos me gusta es precisamente eso. Y ojo, no digo que sea malo ni mucho menos, digo que comparado con el resto de cosas es lo que menos me ha acabado por entusiasmar.

Un juego de puzzle mezclado con plataformas. No hablamos del género ese híbrido que vive sobre todo en el mundo indie donde las plataformas clásicas horizontales se fusionan con puzzles de ingeniosa factura. Aquí hablamos de que en una pantalla transcurre la aventura principal, plataformas clásico de toda la vida, mientras que en la segunda tenemos un puzzle arcade que es independiente de lo que sucede arriba. Bueno, independiente como tal no, ya que en él debemos ir desbloqueando objetos y numerosas ayudas para que nuestro personaje progrese. La parte de puzzles es la típica de alinear tres bloques para que desaparezcan. Si esos bloques incluyen algún objeto, su efecto se trasladará a la pantalla principal. Además, podemos realizar suficientes combinaciones para "desbloquear" un poder especial que convertirá a nuestro personaje en un robot de una capacidad destructiva impresionante.

Plataformas y puzzle, que no plataformas+puzzle

Pero el puzzle va más allá, por si no fuera poco. Conforme vamos avanzando la fusión de ambos mundos se hace más patente, y nos encontramos con enemigos que directamente atacarán a nuestro panel de abajo de diferentes formas, ya sea bloqueando paneles o directamente realizando movimientos especiales que aceleran una bestialidad el puzzle. Por ejemplo, pueden lanzarnos un ancla desde la pantalla de arriba hacia la del puzzle que debemos destruir con nuestro personaje antes de que el puzzle suba y todos los enemigos quea guardan ahí abajo pasen al mundo de plataformas. Es en esos momentos donde el juego alcanza su máxima genialidad en este aspecto. No se limita a ser un complemento, si no que forma parte de la historia. Tanto es así que, entre los numerosos niveles tan diferentes que encontramos, uno de ellos está inspirado en el propio mundo puzzle.

Los ataques de los bosses suelen ir encaminados a destrozar tu puzzle

Como decía, lo que más llama la atención del juego, lo que lo hace verdaderamente diferente, es eso. Pero si tomáramos a Henry Hatsworth como un juego de plataformas sin más encontraríamos uno de los mejores de Nintendo DS. Los primeros niveles engañan y dan a entender que vamos a terminar el juego sin problemas y, probablemente, con 50 vidas o así. Una engañifa total, ya que el juego tiene una dificultad progresiva que hace que los últimos niveles sean de una complicación remarcable. Requieren de la pericia del jugador, y más allá, también de su experiencia, ya que todo echa un tufo a retro bastante considerable (también en dificultad).

Los controles no son un obstáculo que represente esa dificultad, ya que Henry se mueve y responde perfectamente a todas las órdenes que le demos. Más allá del típico salto y ataque, Henry cuenta con numerosos movimientos que iremos desbloqueando a lo largo de la aventura, convirtiendo a nuestro simpático y flemoso inglés en una máquina de las plataformas y la acción. Un Ninja Gaiden que va por ahí rebotando de pared en pared armado con su espada, o un Castlevania más horizontal si lo preferís, que va aniquilando todos los enemigos a su paso con diferentes armas de apoyo que tienen distintos efectos que debemos conocer para tener éxito en nuestro progreso. Henry es además, un Goku de Dragon Ball Advanced Adventure que juega con los enemigos para obtener combos que pueden alcanzar los 100 golpes. Son muchos los juegos que pueden pasar por tu cabeza jugando al Henry Hatsworth, pero esos ya dan una idea de la importancia del asunto.


Si no tenéis suficiente con su originalidad y su jugabilidad, también tenéis un sentido del humor a la altura. Quizá carisma sea una palabra mucho más acorde con lo que realmente se vive en el juego. Hombres del té que pelean entre ellos por conseguir ser más caballeroso que el otro, y un montón de personajes que por su diseño y puesta en escena se quedan en tu memoria. Es como la parte de American Psycho donde todos pelean por tener la tarjeta más bonita. Los enemigos finales de cada nivel son una demostración muy grande de todo esto, y también de la jugabilidad del propio juego ya que cada uno tiene sus propias estrategias. Enemigos de fin de fase a la antigua, pero sin llegar en ningún momento a la injusticia que vivíamos en la mayoría de estos juegos. Da mucho gusto pelear contra estos enemigos, aunque vayamos a dejarnos algún puñado de vidas por el camino.

Uno de los bosses del juego

Por último, su diseño y gráficos en general ya he dejado caer que son buenos, pero además de su calidad a la altura de una consola que habitualmente no recibe lo que ofrece, podemos hablar de tremenda variedad. Distintos escenarios que se distribuyen bajo un mundo con una misma temática pero que siempre se percibe como diferente. Henry Hatsworth es un juego gráficamente ensalzable, pero es que además es muy bonito de ver, por decirlo de alguna manera. La música sí que podría mejorar, ya que se queda únicamente en un acompañamiento, pero el FX sí que goza de mayor calidad.


No todo es perfecto en Henry Hatsworth, aunque como en otros juegos esta parte del análisis es más un "cosas para que fuera perfectísimo" que un "cosas que están mal". Para empezar, ya habéis visto que he ensalzado mucho más las plataformas que el propio puzzle. No es que se me ocurran muchas cosas para mejorar en cuanto al puzzle, pero sí que es verdad que si la parte de plataformas huele a sobresaliente, la parte de puzzles huele a bien alto, ya que su magia radica en el hecho de que afecta a las plataformas pero no a la propia mecánica del puzzle. Tampoco era plan complicarlo, pero seguro que se podía haber hecho algo todavía más llamativo en ese aspecto.

Otra de las cosas que se le podían haber pedido a Henry Hatsworth es exigirle al jugador algo más de exploración. Es un juego que se presta a tener objetos coleccionables por el nivel, pero no los tiene. Hay muchos cofres ocultos que te dan más dinero para comprar mejoras, y puertas temporales que te llevan a lugares especiales del mapa, pero objetos coleccionables como tal no existen, por lo que la rejugabilidad también se ve algo mermada. Podrían haber incluido, qué sé yo, un juego de té con distintas piezas a encontrar por cada nivel o algo así. En Henry Hatsworth puedes simplemente avanzar sin pararte a buscar nada, aunque por supuesto es aconsejable exprimir cada nivel al máximo para disfrutar mucho más el juego (pero eso con todo, claro...).

Un juego diferente, que demuestra que no todo está inventado dentro de un género (o dos) que parece muerto. Todos los que vivimos en la era de 16 bits e hicimos un máster en juegos de plataformas disfrutaremos Henry Hatsworth como ninguno, pero su dificultad tan bien ajustada y todo su diseño en general hacen que no hablemos precisamente de un juego nostálgico que nos traslade a una época pasada mejor. Henry Hatsworth es un juego actual, y se juega como tal. Todo un logro para las fechas que corren.

Tea time!

PUNTUACIÓN
8

6 comentarios :

  1. Para mi es un juegazo, de lo mejor que ha salido para Nintendo DS (lo cual es decir mucho con el tremendo catálogo que tiene), pero cuando alguien juega a un juego que tu le has recomendado, siempre estás pendiente de haber si le habrá gustado o no, así que me alegro muchísimo que te haya gustado.

    Después de Henry, los creadores de este juego se marcharon de EA y fundaron DreamRift, te lo digo por si algún día quieres probar su siguiente juego, el Monster Tale, también de DS. Está lejos de la calidad de Henry y es mucho más fácil, pero es un metroidvania entretenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni idea sobre el Monster Tale, pero me lo apunto en un rinconcito de mi mente, gracias ^^

      Eliminar
  2. Para mí también es de lo mejor que pulula por DS. No solo porque sea original y rebonico, sino porque es de esos pocos juegos que saben aprovechar de puta madre las dos pantallas de Nintendo DS. Aparte, joder, Henry es ilustrísimo XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé del amor que hay en EPI por este juego, no es para menos *^^*

      Eliminar
  3. En su momento no supe de su existencia, y para cuando lo conocí, ya me había quedado sin consola. Éste es otro de los que tengo apuntados para cuando vuelva a tenerla operativa, siempre recibe críticas muy positivas ^^, interesante que use las dos pantallas con la misma importancia y no solo de relleno, los que aprovechan totalmente la consola suelen ser mis favoritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un vende consolas por ser una IP nueva, si no...
      Retoma la DS como sea! Es la mejor consola que he jugado probablemente.

      Eliminar