martes, 5 de febrero de 2013

Jamestown: Legend of the Lost Colony

Españoles y marcianos nativos aliados para toser a la corona británica el dominio de las colonias en Marte bajo un juego que sirve de homenaje a los shoot 'em up de scroll vertical de la era dorada de SNK y su poder en las máquinas arcade. Jamestown no es nada nuevo, pero si alguno de vosotros ha disfrutado de cualquier juego de la mencionada compañía estoy seguro de que reviviréis viejas sensaciones que creíais muertas.


La historia es lo de menos. Si os digo la verdad no le presté mucha atención. Esto es como Assassin's Creed III pero al revés, porque aquí somos los británicos en vistas a defender las colonias del ataque invasor de los españoles y de los propios habitantes de Marte. Estamos ante (evidentemente) una realidad alternativa donde el steampunk y la experimentación biomecánica están en auge. Pasaremos por distintos niveles de zonas rurales, industrializadas e incluso ruinas marcianas con una de las naves que elijamos para expulsar a la amenaza invasora.

La emigración española ya llega hasta Marte

Cuatro naves y cada una con una función distinta. Dos de ellas para el usuario avanzado y dos de ellas para el usuario principiante. Pronto nos daremos cuenta que dichas naves (desbloqueadas después de un pago previo de dinero) no son mejores ni peores, y que simplemente sirven para distintas situaciones. Algunas nos parecerán inútiles al principio hasta que les pillemos su funcionamiento adecuado. Esto ayuda al componente estratégico y premia a aquellos que han jugado lo suficiente para saberse los niveles.

La mecánica del juego es sencilla. Nuestra nave únicamente tiene como punto débil el núcleo. Mientras impacten en el resto de zonas no nos harán daño alguno. Contamos con un botón de disparo normal y otro especial que podemos usar cuanto queramos. El principal objetivo del juego será rellenar un medidor mediante los items dorados que van soltando los enemigos para poder contar con la habilidad de escudo y multiplicador de daños/puntos. Nuestra meta a corto plazo siempre será llenar el medidor y tener el escudo preparado para cuando se avecine una lluvia de balas gigantesca, porque sí, Jamestown no es un juego difícil ni mucho menos (sobre todo si lo comparamos con cualquier arcade), pero hay veces que sin escudo es imposible salir vivo.

Miguel Bossé

Distintas fases con unos cuantos niveles de dificultad. Debemos ir progresando como jugadores porque llegado un determinado momento el juego no te permite seguir jugando a menos que pongas un nivel de dificultad alto. No es que sea un gran desafío, pero requiere algo de pericia y de reflejos. Más allá de esto y del pequeño componente estratégico que supone saber cuando gastar el escudo Jamestown no pasa de la categoría de matamarcianos. No hay nada que podamos decir que sea original o que le desmarque de cualquier otro juego del género. En todo caso, si que le otorgas tanta importancia a la música como para que sea determinante, he de decir que hacía mucho tiempo que no me encontraba con una banda sonora tan bien hecha y tan bien metida dentro del juego.

Jamestown es sabedor de sus carencias. Sabe que es un juego para pasar el rato. Es por ello que hay un montón de contenido extra para alargar su vida útil. Contamos con numerosos desafíos que suponen un entretenimiento adicional bastante aceptable, así como modos de juego para jugadores más hardcore que te invitan a pasarte el juego entero de carrerilla y sin usar continuaciones.

Jamestown fomenta el odio y la competitividad con tus amigüitos de Steam

Hay un montón de elementos clásicos que podemos esperar en un juego así. Los jefes de cada final de fase son lo suficientemente atractivos e imponentes, aunque les falta un poco más de peligrosidad, ya que la mayoría de las veces cuesta más llegar hasta a ellos que darles muerte. Se echan en falta power-ups que mejoren nuestra nave o al menos nuestro disparo básico, aunque bastantes elementos hay ya en pantalla como para andar metiendo más. También se echa en falta un modo online, ya que permite multiplayer pero únicamente local, por lo que como no tengas amigos que se apiaden de ti es probable que lo tomes como una experiencia de un único jugador. De todas formas el juego ha sido preparado para tal gesta, no es como otros juegos que prácticamente piden ayuda cooperativa a gritos.

Si con probé con dos jugadores ya era caótico no me imagino esto con cuatro

Jamestown es rápido para quien quiera jugarlo, pero también cuenta con los suficientes extras como para estar con él más horas de lo que en principio cabría esperar. No me ha cambiado la vida ni mucho menos, pero ese recuerdo que despierta de la buena era de los juegos arcade de SNK hace que no haya sido una pérdida de tiempo. Bastante espectacular, bastante frenético y con una dificultad bastante bien ajustada. Un juego de bien con una música de sobresaliente.

Pues aquí, sin escudo, viendo pasar la vida

PUNTUACIÓN
6.5

4 comentarios :

  1. Woo, un matamarcianos. No lo conocía de nada, pero buscando en internet cuál es su precio, me he dado cuenta de que estuvo en un HumbleBundle que compré hace mil, así que si mi ordenador puede abrirlo, es muy posible que me ponga con él, viendo que ya lo tengo ^_^

    Si no es tan difícil como los de NeoGeo pues casi que mejor, porque con Pulstar he sudado tinta para pasarme según qué fases xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes que l,a dificultad es bastante más relajada xD. Ponte y me dices! Es una pena que no deje online, si no me acoplaba contigo Y_Y

      Eliminar
  2. Pues la verdad, a mi el tema de la dificultad no me hizo ni puta gracia. No porque sea fácil o difícil, sino que me pareció un vacile que lo empezase en normal, me hicieran subir la dificultad sí o sí al cabo de tres fases y volver a pasarlas, superar esas fases y que me tocara volver a repetirlo todo en otra dificultad para superar la siguiente. Un cachondeo insultante cuyo único fin es alargar artificialmente su duración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas bastante razón en lo de alargar artificialmente la duración del juego. Teniendo en cuenta que eran pocos niveles no me molestó mucho eso de volver a repetir algunos, pero no deja de ser una medida un tanto reprochable...

      Eliminar