miércoles, 20 de febrero de 2013

Red Faction: Armageddon

Vaya por delante que Red Faction: Armageddon es el primer juego de la saga de la ya desaparecida THQ que juego, pero no alcanzo a entender como un juego tan directo y tan divertido se ha llevado una lluvia de críticas tan duras. Es probable que la mayoría de cosas que vaya a ensalzar no sean mérito de esta entrega, pero con todo y con eso dudo que sea tan mediocre como lo han pintado.


La verdad es que en mi mente tenía pensado, como casi siempre hago, seguir el orden de la saga, pero era demasiado irresistible para mí como para no empezar el juego hasta que me hiciera con los demás. Además, por lo poco que sabía del juego no tenía pinta de que requiriera tener grandes conocimientos sobre la historia un juego de acción tan pasillero y tan rápido. El caso es que lo empecé a jugar, y sí, no sentí una especial emoción cuando lo empecé, pero cuando el juego empezó a tomar cuerpo la historia cambió.

Es uno de esos juegos que da gusto jugar. Las físicas tienen gran parte de culpa de ello, ya que todos los entornos que vemos son fácilmente destruibles, hasta el punto que parece todo hecho de hojalata. Cuando le pillas el truco te dedicas prácticamente a destruir todos los edificios que ves en pantalla antes que a los enemigos que intentan acabar con tu vida. Tan descarado es todo esto que hasta hay un modo Ruina consistente en destruir un escenario y conseguir la mayor cantidad de puntos. Hasta lo que parece indestructible se puede destruir. Es una gozada cargarse las bases de una torre que vemos a kilómetros y presenciar como se cae encima del escenario.

Es Fíiiisica o Quiiiimicaaa

Así que lo primero que se me vino a la cabeza al ver tal panorama de destrucción masiva era la cantidad de bugs con los que iba a tener que lidiar, pero afortunadamente no fue así. El único problema de tal despliegue de físicas y portento explosivo es que el juego a veces sufre de problemas de optimización, pero si tienes un PC decente sobrevivirás. Unido a todo esto, nace una de las grandes mecánicas del juego (e imagino de la saga), la posibilidad de reconstruir todo lo que se destruye. Contamos con un "poder" que así lo permite, por lo que si hemos destruido unas escaleras que debíamos subir para continuar nuestra aventura podemos volver a ponerlas tal y como estaban muy cómodamente.

Si tuvieramos esto nos pasaríamos el día destrozando nuestro ordenador

Red Faction: Armageddon tiene una guía visual que te indica donde está el camino. Como sabéis si me habéis leído ya alguna vez, celebro mucho esa decisión en los juegos ya que te permite desviarte del camino principal para la exploración. En Red Faction: Armageddon exploración ninguna (más allá de conseguir todos los logs de audio no hay nada que hacer), pero teniendo en cuenta que todo el escenario estalla y se destruye está muy bien que contemos con esa guía para, una vez barrida una zona, sepamos dónde ir y qué reconstruir.

Las físicas son una parte importante del juego, pero quizá le he dedicado demasiado tiempo. Lo que de verdad importa es que es un juego de acción, y como tal cumple sus objetivos con creces. Acción en tercera persona muy a lo Gears of War pero sin coberturas. Haber metido coberturas hubiera ralentizado demasiado un juego pensado para correr mucho y destrozar todo lo que se mueve y no se mueve. La acción en Red Faction: Armageddon está en el campo intermedio entre lo resultón y lo apoteósico. El propio juego insta al ansia destructiva colocando barriles y depósitos que explotan al más mínimo roce. Además, la variedad de enemigos hace que vivamos momentos muy diferentes en cuanto a la acción, teniendo que lidiar con cultistas y con criaturas de extraña procedencia que acuden a ti en manada.

Deteniendo el ataque

Correr hacia los huevos que no paran de eclosionar nuevas criaturas, recoger nuevas armas que se basan en el poder destructivo e incluso en utilizar las propias físicas (hay armas inmensamente divertidas), hacer polvo un edificio entero lleno de bichos atacando únicamente el pilar central para ver como cae por su propio peso, coger un vehículo con munición infinita e iniciar una orgía de balas y fuego. Son muchas las razones por las que la acción de Red Faction: Armageddon goza de una excelencia considerable.

A mí me ha gustado mucho, y en ocasiones a niveles preocupantes, pero es obvio que la pasión que he sentido por él se debe a mi pasión por el género en sí, y no a por las virtudes y cualidades únicas que Red Faction: Armageddon pueda tener. Lo que quiero decir con esto es que si estás buscando un juego de acción en tercera persona es una de las experiencias más recomendables que he jugado, pero si buscas un buen juego, en general, quizá no sea la mejor opción. Es como si os recomendara ver The Raid cuando me pedís una buena película de acción sabiendo que hay muchas mejores películas, en general.

Tiene sus puntos flojos. Como era de esperar la historia no es nada del otro mundo. Tampoco es mala, no os vayáis a creer, es simplemente predecible, continuísta y poco atrevida. No puedo esperar un Spec Ops: The Line a partir de ahora en cada juego de acción que juegue, pero Red Faction Armageddon no destaca ni para bien ni para mal. El protagonista en cambio sí que cae simpático, cosa que no suele ocurrir en estos juegos. Al principio me costó hacerme con él, pero a base de dedicarle tiempo (11 horas o así me duró la campaña antes de rejugarla por segunda vez) encontré simpatía en él, y sobre todo en la IA que le va guiando durante toda la aventura.

Lo malo es que nos parecemos en exceso a Paquirrín

Eso sí, el DLC Path to War es tan insignificante como aburrido. Un DLC de poco más de una hora de duración con misiones insulsas muy alejado de lo que se ha vivido previamente durante el juego. Aburrido y monótono, y más después de haber vivido la locura de la campaña principal. El DLC es precisamente lo que pensaba que iba a ser el juego tras haber leído tanta crítica desafortunada.

Un juego de acción cuyo único objetivo es que la líes todo lo que puedas. Con el paso del tiempo no tiene pinta de que me vaya a olvidar demasiado de él, así que si lo tenéis por ahí enterrado gracias al THQ Bundle de hace poco tiempo plantearos darle una oportunidad. A menos que estéis pensando que es una aventura gráfica no creo que os decepcione demasiado, aunque tampoco creo que os sorprenda tanto como a mí. Si es que soy un chico fácil.

Tengo un unicornio que destroza edificios a pedos. Si esto no es GOTY nada más lo es

PUNTUACIÓN
7.5

3 comentarios :

  1. No entiendo lo de física o química. Yo quiero ese unicornio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fundación todavía no se ha pronunciado al respecto de este episodio. Muchos frentes abiertos.

      Eliminar