viernes, 15 de febrero de 2013

Zen Bound 2

Zen Bound 2 es un juego de puzzles que mucha gente tendrá olvidado en su biblioteca de steam por haber sido parte de uno de los múltiples bundle que se han ofrecido. No voy a reñiros por tenerlo aparcado como sí podría hacer con otros, porque no es que estemos ante un juego que merezca demasiado la pena aunque tenga su encanto.


No es un juego diseñado para PC, es un juego pensado para una plataforma con pantalla táctil, para sistemas móviles y demás. Pronto nos daremos cuenta de que con ratón la cosa no es todo lo manejable que desearíamos, aunque he de decir que me encantaría probarlo en pantalla táctil para ver cómo son los controles, porque si con el ratón a veces nos sentimos impotentes no acabo de atisbar cómo sería con controles táctiles. Es sin duda la única pega en cuanto a jugabilidad del juego, aunque acabamos acostumbrándonos como buenamente podemos a ella.

Pero estoy aquí ya pegando palos sin estructura ni orden alguno, así que permitid que os explique de qué va la cosa. Es un juego donde debemos pintar modelos en 3D mediante una cuerda, la cual debemos enrollar a lo largo de toda la figura. Cuando la cuerda entra en contacto con la superficie ésta pinta. Debemos cubrir de pintura la mayor parte de la superficie siempre sujetos a una limitación en cuanto a longitud de la cuerda. El objetivo es alcanzar el porcentaje mínimo exigible, pero pronto nos daremos cuenta de que debemos alcanzar un nivel superior al porcentaje mínimo para seguir progresando. Esto es así porque el juego se divide en niveles que se van desbloqueando en función de las metas que consigas. La normal general es conseguir la meta "mediana" (un 85% en la mayoría de los casos) en todos los niveles para proseguir sin dificultad, pero si por ejemplo conseguimos un nivel completo al 100% (99% en realidad) podemos pasar una figura posterior que se nos atragante con alcanzar únicamente su meta mínima.


La paloma del título me esmeré en hacerla bien

Es un juego curioso, de estos difíciles de catalogar. Las figuras en 3D son magníficas, pero también disfrutamos de originalidad en ellas más allá de la propia calidad técnica. No es que piense que hacer un juego como Zen Bound 2 sea difícil, pero sí que se ve sensacionalmente en todos sus aspectos. Los niveles se dividen en distintas temáticas y podemos repetir siempre el nivel que queramos en busca del 100%. Como ya digo, mientras vayamos haciendo la meta mínima del 85% no tendremos que calentarnos mucho la cabeza. Sin embargo, conseguir esa meta se va complicando, y lo que al principio parece un lío de nudos a base de envolver la figura rudamente acaba dando paso a varias estrategias para que nuestro progreso con la cuerda no nos entorpezca. Las figuras van ganando complejidad y sobre todo recovecos por donde tendremos que pasar la cuerda sí o sí para progresar.

Me encantaban todas las que eran así

En este aspecto, Zen Bound 2 no es un juego difícil. Si tienes un mínimo de sentido común pasarás todos los niveles, pero si te limitas a girar y girar el objeto viendo como se cubre superficialmente y obviando que tiene zonas absolutamente inaccesibles sin cierta estrategia y orden padecerás en los niveles donde ya no se te permite hacerlo. La única dificultad de Zen Bound 2 es habituarse a los controles. Con el botón izquierdo del ratón vamos controlando la cuerda, aunque también podemos dejarla fija y mover la figura con el botón derecho. Hay partes en las que es muy difícil entrar y dependes de la posición de la cámara. Algo que por supuesto se echa de menos es que no se puede aplicar presión en la cuerda. Esto quiere decir que, si tuviéramos un juego así en la realidad nos sería mucho más fácil resolverlo porque podemos aplicar presión con nuestras manos para fijar una cuerda. Aquí no podemos hacerlo, aunque también hay que decir que el juego es plenamente consciente de ello y tampoco parece que busque sacarte de quicio.

Pero el caso es que lo hace. Yo alguna vez he salido loco con alguna figura que se me ha resistido. Este punto llega a la mitad de tu juego, cuando te has pasado unos cuantos niveles un poco suciamente y tus técnicas sacan a relucir tus carencias. Así que de zen digamos que no tiene demasiado... Al final aprendes como lidiar con la mayoría de las figuras, pero más de uno lo tirará a la basura imaginaria en ese punto.

Hay muchos niveles que son guiños llenos de amor

Algo que me gustó del juego es que ofrece varias posibilidades dentro de su mecánica. La idea general es que la cuerda vaya coloreando la figura, pero también hay niveles en los que tendremos que ir colocando la cuerda en los lugares precisos para que una especie de bomba de pintura incorporada a la cuerda estalle donde nos interese. También hay otros niveles donde dichas "bombas" se encuentran clavadas como alfileres (que nos sirven de sujeción) que debemos tocar para que estallen y llenen de color la figura. Son dos modalidades distintas que aportan algo de variedad al juego, y la verdad es que sientan muy bien cuando aparecen. Hubiera sido mejor si hubieran ideado algún par de mecanismos más de ese tipo, pero no podemos decir que Zen Bound 2 sea un juego repetitivo pese a lo que pudiera parecer.

Curioso sin más, con pocas horas de juego pero también con muchas si quieres llegar a ser un amo y señor de la técnica. No os voy a decir que os lo instaléis, pero si queréis un juego adicional que acompañe a otro más tocho entre partida y partida puede ser un decente complemento. Yo me he tirado algún que otro día pensando inconscientemente en cómo liar todo lo que veía cuando iba andando por la calle, así que algo bueno tiene que tener. Viva el bondage.

I Want to Believe

PUNTUACIÓN
6

4 comentarios :

  1. La verdad es que pinta curiosísimo, pero no me llama nada. A mí me da que esto en táctil desquicia, la verdad...xD, acabo de ver que hay Humble Bundles para Android y que éste estuvo allí, así que si me interesa alguno y éste se incluye casualmente, es posible que lo juegue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un extraño poder adictivo, pero entiendo que de primeras atraiga menos que el LA Noire

      Eliminar
  2. La paloma dice... es un colibrí, Riziñico. :*:*:*:*:*:*:*:*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que haber puesto pájaro y a tomar por saco!

      Eliminar