viernes, 15 de marzo de 2013

Super Princess Peach

Aunque Mario es la imagen de Nintendo, la verdad es que es difícil encontrar a alguien que le tenga como su personaje preferido. Unos tiramos por Donkey Kong, otros por Wario, otros por Yoshi, hasta por Toad si me apuráis. Sí, a todos nos cae bien Mario, aunque nos caen mejor sus juegos, pero nadie, absolutamente nadie, opta por la princesa Peach como su personaje favorito. Quizá por esto, Super Princess Peach es un juego de Nintendo DS que pasó insultántemente desapercibido aunque su calidad sea innegable.

Se ha dado la vuelta a la tortilla


Lo cierto es que Peach no es un personaje muy agradecido. Llevamos años sufriendo su incompetencia a la hora de dejarse atrapar por Bowser (es hasta mosqueante, aquí hay gato encerrado) y no es que tenga nada carismático. Además, el juego ha sido desarrollado por TOSE y no Nintendo, lo cual nos dice que la propia Nintendo nunca ha estado muy por la labor de sacar un juego de la princesa Peach. En cualquier caso, es un juego mucho mejor de lo que cabía esperar. Un grandioso juego de plataformas que, aunque bastante fácil, bien podría estar dentro de los hijos natos de Nintendo y no una compañía externa. Tiene toda la grandeza jugable y el estilo de plataformas de la mayoría de juegos de Nintendo, pero eso sí, le falta un poco de su magia y su originalidad.

Browser

Porque si nos ponemos a pensar en todas las criaturas amamantadas por Nintendo, todas tienen cosas características propias y únicas en sus juegos. Llamadlo movimientos personales y reconocibles, llamadlo sistema de juego, llamadlo sentido del humor. Super Princess Peach no tiene en absoluto nada que lo haga perdurar en la memoria. El único añadido es la introducción del cambio del estado de ánimo que ahora depués analizaré más, pero el juego es más una suma de todas las virtudes de los juegos de Nintendo que un producto original como tal. Con esto me refiero a que podemos encontrar muchas cosas que encontramos en otros de sus juegos. La estructura es la de cualquier Mario, hay movimientos calcados de Wario e incluso podemos tragarnos los enemigos con nuestra sombrilla como si controláramos a Kirby. Además, esos mundos tan coloridos llenos de frescura recuerdan a Yoshi's Island, o al menos tienen ese efecto a la hora de disfrutar de ellos.


Como digo, Super Princess Peach se basa en el cambio del estado de ánimo de la protagonista. La pobre es pentapolar por lo menos. Además del estado normal, podemos elegir entre tristeza, furia, calma y felicidad. Estos estados de ánimo que se cambian en la pantalla táctil consumen un sensamedidor que podemos llenar cogiendo objetos y tragándonos enemigos con nuestra enigmática sombrilla. Cada estado de ánimo nos otorga propiedades distintas, aunque saber cuándo usar uno u otro siempre es muy intuitivo. Con la tristeza podemos correr más, además de ser capaces de apagar fuegos y hacer crecer plantas con nuestras lágrimas. Con la furia podemos quemar cosas y ser prácticamente inmortales. Con la calma recuperamos vida mientras no seamos golpeados y con la felicidad podemos volar y crear remolinos de viento. Cada uno de los estados nos ayudan a la hora de enfrentarnos a los distintos enemigos y a  los jefes de zona, además de permitirnos acceder a lugares escondidos y conseguir objetos coleccionables en forma de Toads, que han sido desperdigados por el mundo, y otros items como piezas de puzle, minijuegos o canciones para luego desbloquearlas en el menú de extras. El juego, además del doble recorrido que tiene para ser conseguido al 100%, se completa con todo ese contenido adicional que aporta mayor diversión y variedad, aunque no haya demasiada cantidad.

El estado de ánimo marcará nuestro avance

Uno de los tapados de Nintendo DS, con una dificultad descaradamente inferior a cualquier otro juego del estilo. A ver si la gente que no lleva toda su vida perdiendo vidas en los Marios no va a tener derecho a un juego más fácil, que aquí parece que si no eres un Dios no puedes jugar a nada...

PUNTUACIÓN
7.5

6 comentarios :

  1. Yo lo jugué hace tiempo pero no lo terminé porque me parecía tan simplón que no me enganchaba xD
    Quizá, cuando termine el Profe Layton, lo juegue.
    Quizá XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustó como digo, pero si quieres un buen juego dle mismo género juega al Henry Hatsworth (que también puse por aquí no hace mucho) ^^

      Eliminar
  2. Casi lloro con tu última frase. La verdad es que Peach no deja bien al género femenino; es el prototipo de mujer hormonal. Quizá Mario la ha dejado preñada y por eso tiene esos cambios de humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si va a ser verdad que me lees y todo.
      Yo creo que la preña Bowser.

      Eliminar
  3. Uy, qué enfado veo en el último párrafo, ¿te ha dicho alguien manco por algo?

    Parece interesante aunque bastante random. ¿Puede Peach planear con la falda como en Super Mario Bros 2?

    Por cierto, y cambiando de tema. Yo leo tus reviews con la intención más egoísta del mundo: tomármelas como recomendaciones y conocer posibles juegos que jugar. Así pues, ¿qué te parecería decir en las reseñas cuánto has tardado en pasártelo o cuánto dura normalmente el juego? Sé que para eso está How Long to Beat, pero no estaría mal tener aquí el dato. Lo digo porque este juego por ejemplo no me importaría probarlo para que mi DS vuelva a ver la luz del día, siempre y cuando no me quitase muchas horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xDD no, nadie me ha dicho manco, principalmente porque de las veces que juego un 1% es online xDD, si no me lo dirían mucho.

      Planear planea con la sombrilla amorosa ^^

      Pues normalmente digo cuanto me suelen durar los juegos, casi siempre cuando hablo de la dificultad me viene a la mente el dato, pero esta vez no. Gracias por el consejo igualmente, intentaré recordarlo (como cuando alguien me dijo que no pongo el año en los juegos retro xD).

      18 horas 35 minutos al 100%. Ten en cuenta que para hacerlo al 100% hay que terminarlo dos veces mínimo, así que como mínimo divide el tiempo entre dos. De duración está bien, pero es tan facilillo que parece que dure todavía menos. Quizá no sea el mejor juego para desempolvar la DS, es demasiado sencillo para ser tan importante, no sé si me entiendes... Pero gustarme me gustó como digo ^^

      Eliminar