miércoles, 1 de mayo de 2013

Velvet Assassin

Velvet Assassin, el juego que samu_alfageme lleva intentando que juegue muchas ediciones de ¿A qué juego quieres que juegue? Nunca salió elegido hasta que, curiosamente, tuve que elegirlo yo como candidato y decidisteis que era el momento de jugarlo. Si yo fuera Samu me lo hacía mirar.

Tiene cara de buena y todo

Para resumir, es un juego pobre y mediocre hasta la médula. Encarnamos a una teóricamente carismática Violette, una espía con bastante arte para la matanza sigilosa que se encuentra postrada en una cama en un misterioso estado de coma. Iremos reviviendo los últimos momentos de su vida que la han llevado a esa situación, con la segunda guerra mundial como eterno contexto (cada vez me tira más para atrás todo lo que esté ambientado en esa época). Así, avanzamos hasta el momento en el que despertamos de ese coma y obtenemos un final... que no entiende ni Dios, como el juego en general.

Asesina con arte para la matanza sigilosa. Quiero remarcar ese concepto porque aquí no tienes oportunidad de pasarte una misión sin matar a nadie. Aquí si te acercas por la espalda no vas a tener la posibilidad de dejarle simplemente inconsciente, lo que vas a hacer es apuñalarlo de una manera muy salvaje (hay algunas animaciones que hubieran valido para el Manhunt) con un filtro rojo que llena la pantalla (bastante incómodo, todo sea dicho). El propio juego recompensa por ser un asesino despiadado otorgándote experiencia adicional por matar a todos los soldados que hay en una misión. Esta experiencia que vamos consiguiendo por diversos lados (encontrar objetos ocultos y demás) se usa para mejorar a nuestro personaje. Sin embargo, el juego no es ni mucho menos una invitación al mata mata porque sí, ya que estamos ante un juego de infiltración. Cuentas con armas, como pistolas, rifles y escopetas, pero sus balas son muy limitadas y contadas. Otra prueba de que el juego está ideado para la infiltración (quitando todas las evidentes mecánicas) es que la acción está muy mal planteada. Las armas son bastante ineficaces a media distancia y Violette es demasiado débil como para sobrevivir a un tiroteo abierto. Si lo juegas como un juego de acción en tercera persona (sé de gente que lo ha hecho) probablemente te parecerá todavía peor de lo que es.

Violette dialogando con un soldado alemán

Y la infiltración, que es como realmente hay que valorar Velvet Assassin, es bastante regulera. Digamos que el primer Splinter Cell que ya tiene sus años tenía una infiltración mucho mejor conseguida. No aporta nada nuevo y todo se resume a andar por las sombras, evitar pisar cristales para que oigan el ruido y memorizar las patrullas de los soldados alemanes para saber el momento preciso para atacar. Hay momentos en los que podemos disfrazarnos de un miembro del ejercito nazi y pasar así desapercibidos, pero esto en concreto hace al juego mucho más mediocre. Si te acercas a un enemigo sin disfraz por la espalda puedes apuñalarlo. Si te acercas al enemigo con disfraz por la espalda el enemigo se dará siempre la vuelta a unos metros de ti para revelar tu verdadera naturaleza.

El aura azul que nos aporta seguridad en nuestras vidas

Más allá de esas dos vertientes no hay absolutamente nada más que hacer en Velvet Assassin. La última parte del juego, donde te paseas con camisón por todas partes, es un agujero mental importante. Por ejemplo, tu primer objetivo será hacerte con un arma. De camino a ese lugar donde están guardadas las armas asesinas como a quince guardias, los cuales van armados hasta los dientes, pero tu sigues empeñado en ir a por esas armas. ¿Sentido? Ninguno. Una vez te haces con esas armas tiene una recta final de juego de acción en tercera persona que evidencia todavía más sus carencias que comentaba.

Olvidaba la morfina. Como nuestra querida Violette está en cama y está reviviendo sus últimos acontecimientos, a veces tendrá el "poder" de inyectarse morfina que le permite paralizar el tiempo durante un breve periodo y además ponerse de nuevo en camisón para "teletransportarse" a donde le venga en gana, ya sea para huir de una zona o para matar a un enemigo. Esto es un mecanismo adicional que funciona más como segunda oportunidad que otra cosa, ya que una vez que seamos descubiertos es muy difícil que salgamos con vida. En este aspecto también hace especial daño que no existe posibilidad de guardado, y que tenemos que depender de unos checkpoints muchas veces bastante alejados que nos obligan a repetir los mismos asesinatos una y otra vez. En otros juegos da un poco igual, pero en los de infiltración me parece inadmisible.

Niña, que te resfrías

Bugs a montones. Violette se queda atascada y le cuesta acatar las órdenes que le damos. No sube bien a las cajas ni se arrastra bien por los agujeros. Incluso contamos con pequeñas secuencias con cortes y todo para ver como sube las escaleras porque los genios que han hecho el juego no tenían el suficiente nivel como para hacer semejantes animaciones de tránsito. Dependiendo del juego esto es más o menos, pero Velvet Assassin se vendió como un juego poderosísimo cuando es una mediocridad con patas. Podemos verlo en la ambición que desprenden los gráficos en algunas partes (muy pasados de luz, eso sí) y en la propia historia, que pretende ser profunda y sólo lo consigue en determinadas ocasiones.

Pero no todo es negativo. Bueno sí, sí que lo es, porque lo que no es negativo es únicamente del montón, y eso ya es algo negativo teniendo en cuenta la cantidad de títulos que hay. Cuando lo empecé a jugar me pareció un dolor de juego. Un juego malo, que encima tenía checkpoints alejadísimos y tenías por tanto que depender mucho de que a la señorita Violette no se le bugeara alguna cosa. Luego no es que el juego mejore, es simplemente que te aprendes los bugs, aprendes lo que no tienes que hacer para que pasen las cosas que no quieres que pasen. En ese momento empecé a disfrutar el juego un poco más y acabé consiguiéndomelo casi del tirón (bastante corto, unas 7 horas o así), y si eso ocurre es porque tiene algo que funciona.

A veces es como un concierto de Rammstein

Ahora la duda que nos queda es saber cual será el próximo juego fetiche de nuestro querido Samu Alfageme.

PUNTUACIÓN
5

No hay comentarios :

Publicar un comentario