viernes, 18 de octubre de 2013

Brütal Legend



Me he puesto el Screaming for Vengeance de los Judas Priest para escribir esta entrada.

¡Brütal Legend! Ese juego que tanto me dañó cuando se dijo que no iba a salir en PC y tan feliz cuando finalmente apareció en nuestros ordenadores en 2013. Ese juego que me hizo replantearme mi gusto musical, cada vez más degenerado, y me invitó a borrar todos los discos de cosas que no fueran puro heavy metal, tanto Lady Gaga como Avenged Sevenfold y sucedáneos. Un iTunes lleno de Judas Priest, Manowar, Savatage, Saxon y nada que se saliera de todo eso.

Estamos ante un homenaje sin precedentes al heavy metal puro y duro, con un puntillo paródico bastante inferior al que esperaba (lo cual no tiene por qué ser malo). Precisamente ése es uno de sus grandes problemas, pero eso vendrá después. El mundo que nos presentan los de Double Fine es inigualable en diseño. Realmente no esperaba algo tan majestuoso ni tan ambicioso. Recorrer sus parajes es una delicia visual que va mucho más allá de sus gráficos (decentes, pero no memorables) y se centra en lo que de verdad te hace perdurar, el diseño. Mires donde mires puedes encontrar referencias, y lo mires desde el ángulo que lo mires cada panorámica es una portada de un disco de heavy metal.

El diseño, en todos sus continentes, es de sobresaliente

Más allá de las propias referencias visuales, Brütal Legend es también puro heavy metal en actitud. La historia va orientada de manera que parezca que estamos haciendo una gira con un grupo, y nuestros enemigos serán todos aquellos que se desvíen del camino del heavy metal, tratado aquí más como mitología que como religión. "If you're not into metal you are not my friend" que dirían los dinámicos Manowar. Encontraremos diversos aliados durante nuestro viaje que son evidentes referencias al mundillo. Que si Ozzy como guardián del metal, que si Lemmy con su bajo sanador, que si nuestro motero a lo Halford... un montón de personajes que recuerdan a ídolos del género y que se comportan como tal.

Mitología del hevy metal

Y es que, repito, estamos hablando de puro heavy metal. Aquí no hay lugar para la variedad. Bueno sí, como su propio tracklist compuesto por más de cien canciones indica, hay varios géneros dentro del género madre de heavy metal, pero no se desvía demasiado. Es un juego hecho por gente que entiende de esto, y eso se nota. Bueno... hay un problema, y es que al final sí que parece que metieron canciones que no acaban de casar con todo lo demás, como The Beautiful People o las de Tenacious D, que claro, al tratarse de Jack Black (Santiago Segura en la versión española, la cual debí haber probado antes de desinstalarlo) prestando la voz a nuestro protagonista era un poco entendible, pero Tenacious D tiene de heavy metal puro lo que yo de alcohólico. Así que ahí queda, en su categoría propia llamada "Tenacious Metal" que viene a decir "ea chicos, encima de que nos presta la voz no vamos a negarle un par de canciones". No digo que sea mejor ni peor, solamente digo que al tener más de cien canciones de heavy puro, ver determinadas canciones resulta extraño.


Normalmente sabéis que empiezo hablando del juego en sí y no me centro en su apartado sonoro ni en su poder visual. ¿A qué se debe este cambio de estructura en el análisis? Básicamente a que el juego me cae bastante bien, y que he preferido empezar piropeándole antes de meterle caña, y es que Brütal Legend, como juego, se acerca más a la mediocridad que a otra cosa. Como dije, es un juego muy ambicioso, pero a la hora de ser jugado tiene demasiadas carencias. Es como si del 100 % de tiempo dedicado al juego, dedicaran un 70 % a su diseño y ya en los últimos meses hubieran implantado el sistema de juego. Brütal Legend, como juego, no está a la altura de su apartado visual.

Es un falso hack and slash. Si bien la introducción nos hace pensar que estamos ante una especie de God of War pronto nos damos cuenta de que no es así. Iremos armados con nuestra guitarra (ataques a distancia) y nuestra hacha en todo momento, y obtendremos nuevos combos conforme vayamos adquiriendo mejoras en los talleres metalúrgicos. Pronto la aparente (y divertida) linealidad se apaga para presentar un entorno sandbox con un montón de objetos coleccionables (más fáciles de encontrar de lo normal) y un coche como principal forma de transporte, cuyo manejo es levemente mejorable.

Muerte y destrucción sobre ruedas

Las misiones principales empiezan a revelar la verdadera naturaleza del juego, y es que realmente es un juego de estrategia. Las batallas se libran en arenas con dos escenarios de donde salen las tropas que solicitamos. Me recordó en muchas ocasiones a un juego bastante desconocido llamado Fallen Lords. Tendremos que ir conquistando "puestos de merchandising" para obtener más fans y así poder pagar las hordas que vamos reclutando. Bastante variedad de clases para lo que realmente necesitamos. Nuestro objetivo será destruir el escenario enemigo en la mayoría de los casos, para así haber ganado la batalla y poder continuar con la historia. Es una estrategia simple, acorde con la cámara en tercera persona que nos acompaña en todo el juego. Nuestra función será más la de dirigir nuestros ejércitos que la de ayudar en la batalla, aunque nuestros solos (mediante QTE) son imprescindibles para la victoria final. Digamos que Brütal Legend tiene un 70 % de este componente estratégico, y el resto se divide en alguna misión hack and slash y alguna otra de escolta de vehículos.

Dirigir los ejércitos desde el aire es fundamental

Más allá de la decepción que supone haber esperado un hack and slash, el verdadero problema de todo esto es que los controles de las partes de estrategia son nefastos. La IA aliada es bastante deficiente, aunque la IA enemiga es también bastante fácil de aniquilar. Lo que acaba pasando es que uno acaba pasándose las misiones con la sensación de que no sabe controlar estos eventos. Cada unidad tiene distintas características que les hace más fuertes frente a otros enemigos, pero lo que acaba pasando es que acabas formando un ejército con distintas clases para llevarles a la batalla sin más, sin ningún tipo de componente estratégico. Cada una de estas unidades tiene un ataque conjunto con nuestro personaje que debemos aprovechar, ya que suelen ser bastante efectivos. Brütal Legend presenta además un multiplayer bastante inesperado que se centra en este tipo de juego. Tres facciones distintas a elegir y a enfrentar en batallas tan sosas como las que podemos disfrutar en el modo campaña.

Ataque combinado con Lita Halford. Todo muy circense

Un modo campaña que, desgraciadamente, es demasiado corto, y además como digo está centrado en la estrategia. Se echa de menos más variedad en las misiones y más batalla cuerpo a cuerpo, y también respuestas a muchas preguntas que quedan un poco en el aire argumentalmente hablando. Para rellenar, tenemos misiones secundarias de un carisma nulo, que se dividen en emboscadas, ataques de mortero y torreta. Tres tipos de misión que iremos repitiendo cada vez que el mapa nos lo indique (normalmente al terminar una misión principal).

Es de esos juegos, por otra parte, donde conseguir el 100% da cierto gusto. Hay varios objetos coleccionables y no están escondidos en lugares muy rebuscados. Normalmente intuyes dónde van a estar, y los escenarios tienen tanta personalidad que es fácil orientarse. Hay tantos monumentos y tantas referencias que uno acaba orientándose hasta sin mapa a pesar de que el mundo de Brütal Legend es bastante basto. No necesitas muchas horas para dominar los mapas, y no es ninguna molestia pasear con tu coche y disfrutar de su enorme banda sonora. Además, si te quedan objetos por coleccionar (bastante probable) una vez terminado el juego, puedes acoplar a tu coche un ojo que revela los secretos ocultos que te faltan. Lejos de ser unos meros puntos en el mapa añadidos, el ojo mirará en la dirección donde hay uno de estos desbloqueables dentro de un radio bastante grande, por lo que con pasear por cada zona será suficiente para acabar consiguiendo el 100%.

Hellyeah!

Hay un problema derivado de todo esto, y es que la campaña tiene pocas misiones y pocas horas de juego, y el mundo es bastante basto y atractivo, por lo que acabamos deambulando maravillados para ver todo y también en busca de ese 100% (para quien le interese). Al final, 18 horas tardé en completar todo, de las cuales, puede tan sólo 6 pertenezcan a la historia principal, y eso significa que hay demasiadas horas "vacías" en el juego.

Pero el mayor problema de Brütal Legend después de su jugabilidad en esos momentos de estrategia es su propio concepto ambicioso. Es un juego que no puedes disfrutar igual si no sabes algo de cultura del género del heavy metal, y estamos hablando de un juego muy ambicioso destinado a un público demasiado minoritario. No sé si me explico. Sí, muchos lo pueden jugar sin saber nada de nada, y se lo pasarán bien pero nada más, cuando el juego está pensado casi para ser un GOTY en su diseño tan bárbaro (no me meto ya en lo de la jugabilidad de nuevo). Es muy excluyente, y por ello uno acaba pensando que se han dedicado demasiados recursos en un juego que vamos a disfrutar plenamente unos pocos.

Otro de los mamotretos

Yo, por supuesto encantado. Es de los pocos casos en los que sus carencias jugables no me han pesado demasiado (quizá también porque no se "sufren" como tal, ya que la dificultad es reducida). Brütal Legend es de alguna manera distinto, y para mí en concreto un caramelito. Teniendo en cuenta que gracias a La Voz España fue heavy, es el juego definitivo para cualquier jugador.


¡¡¡¡¡Puro Heavy Metal!!!!!

Por cierto, acaba de terminar el Screaming for Vengeance y acaba de saltarme la Gaga. Sin coña.

3 comentarios :

  1. Orejas Dickinson lo aprueba http://i255.photobucket.com/albums/hh121/lost_in_2112/tumblr.jpg

    ResponderEliminar
  2. Anda, juraría que había comentado ya en este.

    Al juego le tengo ganas, lo pillé en el último bundle y a ver cuando le meto, pero eso que comentáis todos de que es muy "para fans del metal" me da miedo, porque yo aunque me guste el estilo controlo lo justo y necesario.

    ResponderEliminar
  3. Es que jugablemente tiene unas carencias bestiales que son suplidas por ese amor al metal. De todas formas con que no te suene todo a chino ya es bastante avance, pero vamos, que es igualmente divertido ^^

    ResponderEliminar