lunes, 25 de noviembre de 2013

Remember Me

¿Os acordáis de Remember Me (no quiero ni pensar la de veces que se habrá hecho esa broma)? ¿Ese juego revolucionario que nos dejó a todos con el culo torcido cuando se anunció pero que ahora, algo más de cuatro meses desde su lanzamiento, nadie recuerda? Pues sí, lo he acabado jugando como han hecho tan sólo dos o tres personas más que conozco en todo el planeta Tierra, y creo que todos coincidimos en lo mismo.



Retomemos nuestro recuerdo un momento (como veis sigo a tope en el contexto del juego) y volvamos a ese instante en el que vimos el trailer de Remember Me que nos llegó a todos por sorpresa. Un poco como cuando apareció Watch Dogs pero no tan marcado. No hace falta destrozarse el cerebro para llegar a la conclusión de que no estábamos ilusionados por Remember Me, lo estábamos simplemente por el hecho de tener una nueva IP entre las manos en una época llena de Call of Duty, Battlefield, Assassin´s Creed y demás sagas que ya raramente se quedan en dos entregas. Así que, víctima también de esa ilusión que generó el juego de Capcom, me dispuse a iniciar mi campaña de blindaje anti-spoilers que suelo hacer con ciertos juegos determinados hasta el punto de ni saber a qué género pertenecía. Cuando salió el juego y los días posteriores, me congratulé por mi fabuloso escudo anti informativo ya que no veía ni una sola mención por ningún sitio. Efectivamente, no es que funcionara mi estrategia, simplemente nadie hablaba de él. Ni hablaban de él, ni hablan, ni... bueno, no estoy tan seguro de que no hablarán, porque de alguna manera Remember Me tiene algunos de los ingredientes necesarios para llegar a esa extraña categoría de juego de culto. Jugado por pocos, con un universo muy atractivo (considerablemente cyberpunk), y con cierto número de seguidores que claman una continuación. La historia está bien cerrada, pero como digo el mundo de Remember Me es tan aprovechable que no habría pegas en una continuación.

Yo veo esto y ya no necesito ver más para que me guste

Pero en resumen, lo que marca el juego es que las sensaciones son demasiado contradictorias. Cuando vas andando, cuando vas siguiendo con calma la narrativa, cuando te toca observar los brutales diseños, Remember Me es aspirante a GOTY. Cuando toca jugar, es decir, pelear o dar saltos, Remember Me se queda en Remember Meh (jamás se ha hecho esta broma tampoco). La mediocridad reina por encima de cualquier otra cosa en todos sus aspectos puramente jugables.

Otro de los problemas de Remember Me es que recuerda a demasiadas cosas, y no destaca en ninguna de ellas. Tiene algunas ideas buenas, pero en la ejecución se le ven los problemas. Descafeinados combates que recuerdan a la saga Arkham de Batman, plataformas simplonas a lo Uncharted/Tomb Raider pero sin ninguna chispa y pequeños flashes que nos brindan la esencia de Mirror's Edge (bueno, esto es más por controlar a una tía en el fondo). Coge la base de todos esos juegos pero se queda ahí, sin dar un paso adelante.

Nilin repartiendo sin capa ni voz ronca

Todo funciona dentro de lo estándar. Únicamente los combates se centran en algo distinto, con un sistema que nos permite asignar "poderes" a los golpes de nuestros combos. Así, usando dos únicos botones, podemos asignar qué efectos tendrán nuestros ataques. Por ejemplo, ante el primer combo que se nos presenta (X-X-X) podemos asignar efectos a todos los golpes menos el primero, de manera que consigamos golpe-recuperar vida-golpe potente o golpe-recuperación de poderes-recuperar vida, por ejemplo. Hay varias combinaciones y es importante dominar todos los combos que se ofrecen (no son muchos) para saber cuál usar en todo momento. La idea, nuevamente, funciona, pero la ejecución se queda algo sosa. Además, el sistema está descompensado dejándote combos sin completar a media partida, independientemente de que vayas recogiendo todos los extras que te van dando recompensas.

La mejorable pantalla de asignación de efectos a los combos

Eso es en esencia la parte negativa de Remember Me. Bueno, eso y otras pequeñas cosas como la interrupción continua de los combates con tutoriales o la ausencia total de físicas y presencia de paredes invisibles. La gente se ha quejado mucho de lo lineal que es, pero no me veréis a mí hacerlo. Sí que es verdad que es un juego tan guiado que a veces parece que trata de tonto al jugador. Siempre tendremos la flechita que nos indica dónde saltar y por dónde avanzar, hasta el punto de que no se nos permite saltar al vacío y morir. Únicamente, llegados al final de una cornisa, tan sólo podremos saltar en la dirección indicada. De lo único que debemos estar pendientes es de un posible camino alternativo que nos conduzca a uno de los extras a menudo escondidos por el propio posicionamiento de una cámara fija. No es un desafío jugable ni mucho menos en este aspecto, y sin duda se podría haber dado mucho más juego a este apartado.

Con la realidad aumentada, se te indica hasta dónde está tu punto G.

Todo queda semijustificado en un entorno donde la realidad aumentada es parte del día a día. No hablamos de que el juego utilice guías para ayudar al jugador, hablamos de que Nilin está viendo dichas guías porque están implementadas en el mundo donde se desenvuelve. Por lo menos eso queda claro y ayuda un poco a sacudirse la sensación de estar jugando un tutorial todo el rato. Toda esta tecnología convive con otras mejoras centradas en el almacenamiento y en el intercambio de recuerdos que hacen de Neo Paris una ciudad prodigiosa que, precisamente, se echa mucho de menos en el juego. Pasaremos la mayor parte del tiempo dentro de edificios y paisajes oscuros que no dejan disfrutar de la magnitud del diseño. Eché muy en falta otro nivel como el segundo, donde se muestra Neo Paris de día y por donde paseamos por sus calles llenas de robots y tecnología futurista.

Se echan de menos estas sensaciones iniciales del juego

Remember Me se salva en gran parte por su entorno cyberpunk que ya sabéis que tanto me gusta, y por la historia (bueno y el apartado sonoro, pero no es tan importante como para remarcarlo). Es de los pocos juegos que no aburre cuando cuenta los acontecimientos en los códices que vas encontrando. Mega corporaciones que comercializan recuerdos y utilizan las redes sociales más como banco de los mismos que otra cosa. Pagar por tener recuerdos, prisiones donde te borran la memoria para reformarte, "erroristas" encargados de robarte los recuerdos y un montón de situaciones más en esa dinámica enfocada a que uno no distinga lo real de lo implantado. El propio juego incluye un elemento jugable en el que debemos alterar los recuerdos de un personaje. Como mini aventuras gráficas dentro del juego. Estas partes han sido señaladas como una de las mejores cosas del juego, y yo desde luego, estoy de acuerdo con ello. Tendremos que cambiar algún objeto dentro del recuerdo que se nos muestra para ver qué efectos tiene y conseguir así nuestro objetivo. Podremos rebobinar el recuerdo tantas veces como queramos y alterar unas cuantas cosas hasta llegar al resultado final. Por supuesto, lo único que se altera es el recuerdo y no cambia el pasado, pero las acciones del personaje cambiarán a raíz de eso.

Yo quiero que alteren mis recuerdos y me hagan creer que conocí a Raúl

Está hecho por franceses pero tiene la esencia de un juego asiático. A mí me pones el juego sin ver títulos de crédito y estoy convencido de que es japonés. Para colmo, la historia es un auténtico culebrón venezolano, con una Nilin bastante atractiva (como personaje sobre todo) que, dicho sea de paso, tiene un doblaje al español vergonzoso.

Da la sensación de que podría haber dado mucho más, pero tampoco es como para dejarlo caer en el olvido. A mí me gustó, pero recuerda a demasiadas cosas y siempre se queda varios peldaños por debajo.


9 comentarios :

  1. Más o menos de acuerdo contigo.

    A mí me gustó. Me enganchó y el universo que inventaron me pareció muy interesante. Y quizá ese es su mayor problema, que no parece aprovecharlo bien del todo. Yo por espero que hagan alguna secuela, porque me parece un buen juego al que le falta mucho por pulir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la quiero, a pesar de haberme quedado más con la sensación de que es soso que otra cosa. Como dices su universo es tan atractivo que da para una segunda oportunidad.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Nunca he visto una mujer de carne y hueso.

      Eliminar
  3. Ey, pues la nueva ficha me gusta bastante; muy bonito el detalle de ponerlo en plan transparencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh gracias! *_* No es gran cosa pero era fácil superar la anterior xDD. A ver si te gustan también las de las demás plataformas ^^

      Eliminar
  4. Yo lo estoy jugando por el PSN+, creo que en un par de horas lo tendré requeteacabado... y la verdad, leí tantísimas pestes y cosas malas, que ahora que lo pruebo no sé muy bien a qué venía todo. No es un juego de 60€ (Claro que, ¿qué juego es de 60€?), pero sin ser una pasada en absoluto, tampoco creo que mereciera el aluvión de mierda que le ha caído XD.

    La historia me da un poco igual y creo que desde el primer minuto me imaginé como acabaría (me extrañaría no acertar, vaya), pero como tú dices, la ambientación de la ciudad es genial, y sí que me parece también que se utilizan entornos demasiado oscuros, con la tontería de tener que usar los pressens para detectar enemigos invisibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si luego le dedicas algo en tu blog que tengo curiosidad por leer una opinión positiva. La mía es más positiva que negativa (un 6.5! xD). El problema es que la gente esperaba un GOTY, y no llega ni a ser candidato. Sosillo sosillo y más si ya has jugado a todos los juegos de los que se "inspira".

      No sé yo si vas a adivinar toda la historia eh? A mí me pillaron un poco por sorpresa ciertas cosas.

      Eliminar
  5. Fallan los combates.

    FALLAN
    LOS
    COMBATES

    Estoy convencido que si arreglasen eso, otro gallo cantaría. El juego necesita e INTENTA dar profundidad a su sistema de combate con los distintos poderes y combos personalizables, pero al final se queda en nada. Si se arreglase este aspecto su mayor tara desaparecería, porque la excesiva ayuda visual se solucionaría con una opción para desactivarla, como con Assassin's Creed.

    Nos quedaría el tema del plataformeo, pero creo que más que apostar por saltos rocambolescos y cabriolas imposibles la clave para Remember Me sería incentivar mejor la exploración, no en el sentido de añadir más recompensas sino en implantar más rincones y pequeñas zonas ocultos. Yo no quería saltar de cañería en cañería, yo quería explorar Neo parís. EXPLORAR. Dios, la ambientación es muy potente, tiene una personalidad superlativa y con un poco más de exploración se podrían haber mantenido esas sensaciones que dejan a uno maravillado en buen punto llega a la parte alta de la ciudad, que decaen un poco al centrarse más en entornos oscuros. Creo que está bien no meter medio juego en una calle que ya has visto, pero de ahí a eliminar ese aspecto por completo... Que sea oscuro no quita que tenga una buena variedad de escenarios, pero apuesto a que alguna pincelada de vida y color de vez en cuando le habría sentado espléndidamente.

    Historia, mundo, narrativa, protagonista, banda sonora, diseño, la alteración de recuerdos... Alabanzas, solo alabanzas. Creo que vale la pena jugarlo o, por lo menos, probarlo, sobretodo teniendo en cuenta que el mayor despliegue artístico y visual está en el segundo capítulo. Por mi parte, comparte hogar con compañeros como Final Fantasy XIII o Ace Combat 6 en una curiosa lista llamada "mis videojuegos favoritos".

    ResponderEliminar