miércoles, 13 de noviembre de 2013

The Legendary Starfy

¡¡Viva Starfy!! ¡¡Viva Nintendo DS!! ¡¡Viva Sick!! ¡¡Viva ¿A qué juego quieres que juegue? #5!! The Legendary Starfy es el primer juego, si no me equivoco, que sale por tierras occidentales de la adorable estrellita. Tras varias aventuras en Game Boy Advance parece que el salto a la Nintendo DS fue lo que acabó inclinando la balanza para que se decidiera a comercializar fuera de Japón. ¿El resultado? Uno de los mejores juegos de plataformas para la portátil de Nintendo.


Pero tampoco voy a engañaros y voy a pintaros todo de color de rosa (que cuando tenía el BloJ rosita bien que os quejábais), porque mis inicios con Starfy fueron algo irregulares. La razón es que, el primer golpe de vista que tuve y los primeros segundos manejando a la estrellita adorable que pretende rivalizar con Kirby en escala de amorosidad, fue algo negativo. La sensación que me aportaba, tras haber jugado recientemente con Starfy en Game Boy Advance, era que la evolución era completamente nula. De un juego a otro me da relativamente igual, pero de plataforma en plataforma sí que exijo cambios.

Volvámonos a abrazarnos todos en las pescaderías de medio mundo rodeados de estrellas de mar, porque lo que pasa únicamente es que los cambios en The Legendary Starfy son más en jugabilidad y otros aspectos que en el apartado visual (más allá de fondos tridimensionales y similares). Dejémonos de relleno y pasemos diréctamente a la acción. The Legendary Starfy es el juegazo que es por presentar una variedad tan grande de situaciones en un entorno tan cerrado como es el género de plataformas.

¡Tierra, mar y aire!

Desarrollando esto, os puedo decir que la estructura es la de siempre en los juegos que tienen algo que ver con Nintendo. Ocho mundos distribuidos en varios niveles (pocos a decir verdad) que ocultan otros niveles secretos que actúan en forma de bonus. Si bien es un juego de plataformas, viviremos todo tipo de situaciones que hacen del juego una experiencia variada como pocas veces he visto, hasta el punto de que cada nivel se ve como diferente a todos los anteriores. Siempre hay algo que diferencia a un nivel de otro y no me refiero a meras mecánicas y dispositivos que van apareciendo para complicar nuestro avance. La propia historia se va desarrollando conforme vamos avanzando por esos niveles y no se trata de escenas prefijadas al final de cada mundo.

Te va a dar hambre de cosas a la plancha

Hay una enorme variedad de enemigos y también de movimientos. Si encima conseguimos encontrar amigos (ni de coña) podremos jugar una especie de modo cooperativo en el que uno maneja a Starfy y otro a Starly, estrella rosada llena de amor y odio a partes iguales. Cada uno de los personajes tiene distintas habilidades que los hacen únicos. Si conseguimos desbloquear los niveles especiales podremos jugar con Starly un mundo adicional, y es que he dicho que hay ocho mundos pero en realidad son diez, ya que hay dos ocultos. No hubiera estado mal incluir la opción de jugar el resto del juego con Starly, pero nos quedaremos un poco con las ganas (si que podremos elegirla en el Boss Mode).

Starly y Starfy en modo cooperativo

Otro de los alicientes de The Legendary Starfy son sus extras desbloqueables. En cada nivel debemos encontrar cofres que ocultan mensajes relativos a la historia, piezas de corazón que desbloquean nuestra vida y otros desbloqueables que irán completando el juego al ansiado 100 %. En este sentido, cuando nos lo hemos pasado se nos desbloquea una maquinita de bolas (entre otras cosas) donde podemos coleccionar todos los enemigos y personajes que aparecen en el juego, como si de Pokémon se trataran. No me gustó nada el hecho de que apareciera algo que requiere de tanto tiempo al final del juego cuando en teoría no vas a jugar mucho más, pero es un buen añadido.

Starfy es un juego casi perfecto. Es bastante fácil y eso puede quitarle algunos puntos para los que estamos acostumbrados a desafíos más exigentes, pero todo es tan bonito (no hay otra palabra que lo pueda definir mejor) y variado que de alguna manera una dificultad mayor empañaría un poco el espíritu del juego. Hasta la historia destaca por encima de la media. Eso sí, tendréis que cambiar el chip y acostumbraros a una jugabilidad que requiere de distintos controles cuando estáis nadando a cuando estáis sobre tierra firme, lo cual se presta a la confusión numerosas veces.


Por poner alguna pega, quitando minijuegos no aprovecha en absoluto los controles de pantalla táctil, y ni siquiera se atreve a usar los botones X e Y con tal de continuar con la configuración genérica que tenía el juego en Game Boy Advance. Todo el entorno digamos que es muy variado e ingenioso, pero Starfy en sí sigue siendo el mismo. En cualquier caso, de los mejores juegos de plataformas de Nintendo DS.

2 comentarios :

  1. Es un plataformas muy majo, muy simpático y sobre todo muy... no sabría decir, pero es el del tipo de juegos con los que me desintoxicaría después de pasarme un survival horror o algo parecido. Si ya jugaste a alguno anterior, es normal que te parezca muy continuista. Es un poco más de lo mismo, pero continúa con esa sensación reconfortante de que sabes lo que te espera cuando lo juegues. Aún así merece la pena por el humor que tiene y por el diseño tan chulo. Cuando me da pena que se acabe un juego, que sus continuaciones sean tan parecidas me alegra un poco, porque "más de lo mismo" es justo lo que me apetece XD.

    Me alegro de que te gustara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es continuista, pero ya digo que encontré en él mucha más variedad de situaciones que en ningún otro. El juego está muy bien hecho en ese aspecto (y en todos xD).

      Eliminar