martes, 10 de diciembre de 2013

Factory Panic

¡La Game Gear está muy viva! Ha llegado el momento de que todos desempolvemos la mejor consola de la historia y disfrutemos (durante cinco minutos que aguantaban las pilas) de juegos desconocidos como este Factory Panic que vio la luz en 1991 cuando todavía éramos jóvenes e incluso en algunos casos neonatos. Un juego de puzles con algunas gotas de arcade (que probablemente le sobren) donde el tiempo, para variar, es tu principal enemigo.



El juego bien podría servir para la situación actual, y es que, según entendí, encarnamos a un hombre cansado de los abusos de una megacorporación que gestiona inapropiadamente los recursos de una ciudad. así, nos infiltraremos en las factorías donde debemos alterar las máquinas de manera que los víveres lleguen a los necesitados. Estas necesidades primarias son (si no me equivoco al interpretar los gráficos) carne, pan medicina y.. GAME GEARS. Efectivamente, entre las necesidades primarias tenemos que atender el reparto de Game Gears a aquellos niños necesitados.

Que no falten las Game Gear

Y es que el juego se trata de ir llevando cada producto a su destinatario. Así, debemos entregar la medicina a los heridos y el pan al hambriento. El muslo de pollo va a una mujer, y la Game Gear al niño. No sé muy bien el sentido de todo esto, pero es así. Dichos productos se van transportando por cintas que debemos alterar mediante distintos mecanismos que nos vamos encontrando a lo largo de los escasos cuatro niveles (de ocho rondas cada uno) que componen el juego.

Como impedimentos, el tiempo es el mayor de ellos. Contamos con un margen bastante grande, pero si empezamos a dar productos erróneos a quien no corresponde iremos mermando dicho tiempo. Además, un guardia (o varios) se encargará de evitar nuestra progresión y nos irá quitando vidas hasta agotar los cinco continues que ofrece el juego. Para defendernos podemos atacarles, aunque nunca llegamos a eliminarlos, tan sólo les dejamos inconscientes un rato. Esto es el principal componente arcade que hace que no pensemos cómodamente, y que creo que le sobra ligeramente.

Notad la mirada a la cámara, inquisitiva, profunda, letal

Cada nivel es distinto. Si bien en algunos tendremos que cambiar la orientación de las pasarelas para que lleguen los items a sus "dueños" en otros tendremos que colocar las pasarelas para cumplir el mismo objetivo. Los niveles son bien cortos, y en cosa de un par de minutos podemos sacarlos. No son muy complicados, por lo que a pesar de parece que es uno de esos juegos con cien niveles al final te acaba durando cerca de una hora. Es eso, sin duda, lo que resta una cantidad sobrecogedora de puntos, ya que todo lo demás está a la altura de lo más destacable del género puzle de Game Gear (y casi del catálogo de Game Gear en general).


Bastante simpático aunque su duración le rebaje a anecdótico. No es difícil pero los guardias te sacarán de quicio.


5 comentarios :

  1. Hombre, el Rizi rubio jugando con Argentina. Reconocería a la legua esos dedos-ábaco. Le faltan unos cuantos conguitos delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego no te puedes creer que la gente sepa que existe el rizi rubio.
      Siempre fue de Batistuta. Esa tercera persona digo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Creo que es peor ver que hay un comentario eliminado de ella aquí que cualquier comentario que haya podido hacer xD

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar