viernes, 13 de diciembre de 2013

Greed: Black Border

Un juego que divierte mucho más de lo que puede parecer en un principio. Puede que también el hecho de que me haya gustado tenga que ver con que no soy yo el humano más especializado en este género, así que si habitualmente no deberíais tomar lo que digo sobre cualquier juego como algo a tener muy en cuenta, hoy hacedlo todavía menos.




Greed: Black Border es un RPG de acción de ClockStone Software con Diablo como principal referencia. Cambiad las criaturas de Diablo por entidades alienígenas y drones de vigilancia y las catacumbas por naves de avanzada tecnología y fauna alienígena y tendréis una idea bastante acertada del juego.

Eso sí, la experiencia viene determinada por el personaje que elijamos, al igual que influye en su rejugabilidad. El único motivo para rejugar este Greed: Black Order es por ver cómo es el juego con otro personaje, y es que podemos elegir entre tres de distintas habilidades que determinan la forma de juego. Así, tendremos a nuestra disposición un personaje cuerpo a cuerpo, uno con una metralleta y otra (jamelga) con rifle de largo alcance. He de decir que mi partida fue con esta tercera, y que los otros sólo los caté para hacerme una idea de cómo cambiaría el juego, que no me ha gustado tanto como para darle un nuevo recorrido.

Jamelga no muy ligerita de ropa

Y precisamente ahí es donde está la cosa, que estás jugando a Greed, con toda su mediocridad, te lo pasas bastante bien, pero piensas en volver a pasar lo mismo y el sentimiento de pereza que te inunda es inmenso. Su desarrollo soso y tedioso no invitan a echar más de una partida. Si acaso, habría que ver cómo gana el juego en multijugador, pero por lo que he visto la cosa está bastante mal. Si alguien tuviera el juego y quisiera probarlo, yo puede que me preste a ello. La razón de todo este tedio es, sobre todo, que el juego es muy de volver sobre tus pasos. Al menos con el personaje que yo llevaba siempre disparaba desde lo más lejos posible para quitar mucha vida y acababan echándoseme encima obligándome a retroceder unos pasos para volver a ganar espacio. Todo el juego se desarrolla bajo esta dinámica, con grupos de enemigos que te atacan en forma de pequeñas hordas y absolutamente ninguna otra cosa que hacer, salvo esas horribles partes donde hay que pasar por determinadas partes que pueden causar tu muerte.

¿Diablo?

Y dichas partes son especialmente dolorosas porque el control es mejorable. Nos movemos haciendo click, y la precisión y sobre todo reflejos en determinadas ocasiones son insuficientes con el puntero como único protagonista a la hora de movernos. Usaremos las clásicas teclas WASD para esquivar en dichas direcciones y nada más. Con el botón izquierdo dispararemos, y con el derecho utilizaremos la habilidad que tengamos seleccionada. Eso sí, para disparar tendremos que apuntar diréctamente al enemigo o si no simplemente nos moveremos, por lo que es más que recomendable usar la segunda opción de disparo, manteniendo pulsado shift, con el objetivo de disparar a donde estemos apuntando. No es que los controles vayan a fastidiarnos la partida, pero da la sensación de que se podían haber ajustado mejor.

Los mapeados son inmensos, pero no ofrecen grandes recompensas. Hay dinero de sobra y la mayor parte del tiempo pasarás deshaciéndote de objetos de tu inventario o vendiéndolos. Es, no obstante, muy necesario recorrerse los mapas no con el objetivo de encontrar armas más poderosas (rara vez lo harás), si no con el de conseguir toneladas de experiencia que te permitan avanzar sin sufrir demasiado. eso sí, un punto muy a su favor el hecho de que cada episodio cuente con mapas totalmente originales y no estemos continuamente viendo los mismos escenarios. Cuando empecé a jugar me mentalicé para tirarme viendo escenarios estándar de naves abandonadas durante horas, pero luego me llevé una agradable sorpresa viendo como cada capítulo se desarrolla en una localización bien distinta que incluyen todo tipo de novedades visuales e incluso en los enemigos.

La fauna del planeta que encontramos en el nivel 2 es muy vistosa, y a veces hostil

Hay objetos utilizables, como botiquines o células que restablecen la energía que consumen nuestros ataques especiales, asignables a las teclas numéricas y desbloqueables en un menú de habilidades que, no ofrece gran cosa salvo en sus últimos estratos. Además, estas habilidades acaban siendo bastante inestables porque acabas utilizando la más poderosa que tienes y olvidándote del resto, ya que todas comparten la misma energía. Así, se dejan de lado cosas interesantes como hologramas que despistan a nuestros enemigos a cambio de la típica bola de energía que hace daños considerables.

Las batallas con los jefes de nivel son bastante buenas, aunque su IA sea mejorable

Greed es mucho más resultón en cuanto a su historia y narración de lo que estamos acostumbrados en esta clase de juegos. Tiene, por ejemplo, mucho más interés que Alien Breed, juegos que jugablemente no tienen mucho que ver pero que inevitablemente te vendrán a la cabeza. A pesar de ser la típica historia con los típicos personajes, es más interesante de lo esperado, y se desvincula del ya pesado sistema de logs dispersados por la nave entre cadáveres de tripulantes.

No va a cambiar tu vida, y seguro que hay millones de juegos del género mejores, pero teniendo en cuenta que he jugado bien pocos a mí me gustó. Supongo que esto es como si alguien juega a, qué se yo, Land of the Dead sin haber jugado a Left 4 Dead.


2 comentarios :

  1. "te lo pasas bastante bien, pero piensas en volver a pasar lo mismo y el sentimiento de pereza que te inunda es inmenso"

    Lo que es la vida, esta misma frase podría aplicársela a Metroid Prime. Y ojo, que es fantástico y muy posible GOTY de su generación, pero si ahora me petase la Memory card la pereza de volver a pasarlo todo me vencería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me van a llover toñas, pero soy un tremendo inculto de los Metroid. Los clásicos y nada más :( Lo solucionaré...
      De todas formas seguro que el Metroid Prime es más divertido que éste, con poco xD, pero éste tiene su encanto vaya.

      Eliminar