jueves, 19 de diciembre de 2013

Mickey's Ultimate Challenge

Mickey's Ultimate Challenge es un juego que salió en Game Boy, al igual que sus versiones superiores, en 1994, y suponía un estilo totalmente distinto a los juegos de Mickey que habíamos jugado hasta la fecha, ya que es un juego que, básicamente, va de minijuegos.




Me es dificilísimo hablar de este juego, porque es de los primeros recuerdos que tengo como ser humano con la Game Boy. Es por ello que, debido al gran componente nostálgico, me es muy difícil no caer en la ñoñería extrema. Ahora, que por fin lo he encontrado (no sabía cómo se llamaba y me venía a la mente muchas veces) me he dado cuenta de lo pobre y corto que es. No me explico cómo pude echar tantas horas a un juego que dura una media hora como mucho.

Esta vez nuestra aventura transcurre en los sueños de Mickey. Ya en cama, veremos a Mickey leer un libro sobre un castillo de fantasía, y en ese instante caeremos rendidos a Morfeo, lo cual nos transportará al castillo del libro donde están ocurriendo unos temblores muy extraños. Nuestra misión será entrar en cada una de las cinco estancias que componen el castillo y ayudar a nuestros amigos en diversas tareas en forma de minijuegos. Una vez lo hagamos, recibiremos objetos que debemos intercambiar por semillas para afrontar un puzle final que dará explicación a los temblores.


Cinco minijuegos. Uno de ellos un mini plataformas donde debemos ordenar alfabéticamente los libros saltando encima de ellos (el más complejo), un clásico de parejas, uno de repetir una secuencia, encontrar una combinación y resolver un mini puzle de llevar objetos a la salida. Esos, junto con el puzle final, componen el total del juego. Como veis son minijuegos que no llevan más de seis o siete minutos en la mayoría de los casos. A mí de pequeño me parecía súper complicado, ahora no es necesario ni pararse a pensar. Me he sentido por primera vez evolucionado cuando he jugado a un juego retro, que siempre que he puesto un juego antiguo me he sentido bastante peor que de pequeño.

Los de parejas siempre fueron mis favoritos

Así que objetivamente el juego difícilmente llega al aprobado, pero mi nostalgia hace mucho daño y eleva bastante la valoración final. Le salva su tono infantiloide, pero eso no quita para que sea insultántemente corto y fácil, incluso en el nivel de dificultad difícil. Eso sí, ahora que he visto que hay mas versiones no creo que tarde mucho en probar la de Super Nintendo, que seguro que como mínimo es más coherente con la palabra "videojuego".


No hay comentarios :

Publicar un comentario