martes, 31 de diciembre de 2013

PRM 2013: Lo Mejor del Año

MEJOR JUEGO RETRO (PORTÁTILES)

En este caso, juegos de Game Boy, Game Boy Color, Game Boy Advance y Game Gear. Este año ha sido el año en el que he vuelto a dar uso a la Game Boy Advance, y todo pinta a que el año que viene seguirá igual. A pesar de ello he sacado tiempo para algunos títulos de sus hermanas menores e incluso para la competencia, la Game Gear.


Oro para Pokémon Pinball: Rubi y Zafiro. De cuantos juegos he jugado que entren en esta categoría, es al que probablemente más horas le haya echado y el que mejor sabor de boca me ha dejado. Partidas épicas que duraban horas, alguna que otra captura épica y, sobre todo mi reencuentro con los pinball que tenía olvidados hace años.

En segundo lugar se queda Probotector para Game Boy. Es de esos juegos que por sí solos no son una maravilla, pero al compararlos con el resto de sus rivales les deja en un lugar muy bajo. Acción clásica, y con una dificultad mucho más ajustada que el resto de juegos de Probotector de plataformas superiores, que quieras que no se agradece.

Nunca he sido especial fan de Warioware inc. pero hay que reconocerle sus méritos. Siempre que lo juego me lo paso bien con sus juegos estúpidos de segundos de duración llamados microjuegos, y sobre todo disfruté el D.I.Y. Aunque no sea un juego que me deje un gran poso merece de lejos le tercer puesto.

Factory Panicse queda sin premio, pero bien podría haber ganado el oro si llega a durar el doble de lo que dura. Pocos niveles para un juego de puzles, aunque su originalidad quede intacta, como el entrañable recuerdo que deja.

MEJOR JUEGO RETRO (8-16 BITS)

Incluyendo Master System, Mega Drive, NES y Super Nintendo. Como dije a principio de año quería ponerme más retro que nunca y lo conseguí, habiendo jugado a casi más cosas antiguas que actuales. Super Nintendo y Mega Drive, consolas pertenecientes a mi generación favorita, tienen el mayor número de juegos conseguidos en 2013.


Aunque ha estado muy reñido entre los tres primeros, ActRaiser se ha llevado el premio final. Tiene especial mérito porque además fue el primer juego que me terminé en 2013, así que podría haber quedado un poco de lado por el tiempo que hace que me lo pasé. Muchos juegos han pasado por aquí y ninguno me ha gustado tanto, hablando en un nivel global, como la mezcla de géneros de ActRaiser. Un indispensable de Super Nintendo.

Haunting Starring Polterguy es un fabuloso juego, pero que tiene una vida útil bastante reducida. Su originalidad es lo suficientemente grande como para por sí sola quedarse en el segundo puesto de la categoría. Divertido, especial y diferente.

Por supuesto que Streets of Rage se ha quedado muy cerca, pero al final fue vencido por los dos monstruos anteriores. Streets of Rage es una maravilla, pero también tiene mucho de mítico por definición. Su estuviéramos hablando de Streets of Rage II creo que se llevaría el premio de calle, pero el tercer puesto tampoco está tan mal teniendo en cuenta sus competidores.

Se cuela entre tanta 16 bit un juego de Master System llamado Master of Darkness al que no se le ha hecho suficiente caso. Un clon de Castlevania, pero ojalá todos los clones fueran tan buenos. Aunque no ofrezca muchas horas de juego es probablemente mi juego favorito de Master System. Ahí es nada.

Y para cerrar, el pobre Theme Park se queda también sin premio a pesar de ser un gran juego. También diferente a todo lo demás del catálogo de Mega Drive. Si llegara a haber ofrecido un poco más de variedad más allá de las primeras seis horas de juego podría haber avanzado algunos puestos

MEJOR JUEGO DE NINTENDO DS

La Nintendo DS es una consola que juego tanto que tiene su propia categoría. Su catálogo es tan inmenso y está tan lleno de joyas desconocidas que a veces tengo la sensación de que jamás llegaré a jugar a todo lo que quiero jugar. Aquí, lo mejor del año, aunque he de admitir que ha sido bastante flojo.


Y aquí tenéis al ganador: Dragon Quest IX, principal culpable de que mi año en DS haya sido flojo, y es que desde que lo empecé en Enero no he jugado a prácticamente otra cosa. ¿Merece la pena? Sin duda, y no creáis que he acabado con él porque me queda mucho que hacer. El juego ya me lo acabé, pero no me extraña nada que la gente ponga en sus páginas de registro de tiempo para conseguirlo al 100 % unas 1.000 horas. No sé si llegaré a tanto, pero podría ocurrir. Si no fuera porque jugablemente no es muy novedoso sería el juego perfecto.

La cosa ha ido de RPG, y de esos Luminous Arc 2 se lleva el gato al agua. Un RPG táctico que mejora sobremanera la primera parte llena de cosas por pulir. Muy divertido y adictivo. Si no fuera por la burrada que es Dragon Quest estaría recibiendo ahora la copa de oro.

Se agradecen juegos simplones como Super Princess Peach, plataformas planos pero con un amor especial. The Legendary Starfy también podría haber acabado aquí, pero el poso que me dejó Super Princess Peach ha sido mayor. Además, se preocupa por ofrecer alguna que otra novedad jugable que hacen que el juego no se quede en lo soso.

MEJOR JUEGO DE PC

Como sabréis éste es uno de los premios importantes, aunque este año ha quedado un poco descafeinado porque no he jugado a muchas cosas.


The Binding of Isaac, por horas, entretenimiento, adicción y rejugabilidad merece todos los premios del mundo, y no tiemblo mucho al concederle el premio al mejor juego de PC que he jugado en 2013. No quiero hablar mucho de él porque me dan ganas de volver a instalármelo, y es una droga muy peligrosa.

A Tomb Raider le ha jugado una mala pasada que lo jugara hace ya tanto tiempo. En su momento me pareció tremendo, y realmente lo es, pero con el paso de los meses uno se va dando cuenta de que no es uno de esos juegos que te marquen. Es uno de los mejores últimos coletazos de la generación, eso no cabe duda, y conseguir el trofeo de plata teniendo en cuenta las burradas que juego en PC es un premio muy suculento.

The Cat Lady es un juego que no creo que entrara en muchas quinielas, pero aquí está con un muy digno tercer puesto. Una aventura gráfica oscura y con un diseño impresionante. He caído rendido a ella desde el primer momento a pesar de que el género no sea mi favorito.

Y para meritorio lo de Crysis 2, que después de recibir unos cuantos golpes por vuestra parte lo acabé jugando y aquí está, entre los cuatro mejores juegos de PC que he jugado este año. Un FPS con muchas posibilidades, que mejora el primer Crysis. Yo prefiero mucho más la jungla de asfalto que la tropical.

MAYOR SORPRESA

Hay dos tipos de sorpresa, las que te ofrecen grandes juegos de los que nunca has oído hablar, y las que te dan esos juegos masacrados que no esperas que te gusten tanto. Este año hay de ambas como podéis ver, y la cosa ha estado bastante reñida.


Elemental GImmick Gear. El juego que más a contrapié me ha pillado y el que justifica que a veces juegue a cosas aleatorias. Un desconocido de Dreamcast que huele a Zelda por todos lados con un apartado artístico y jugable sobrecogedor. Oro para él.

En el otro tipo de sorpresas, Call of Duty: Black Ops fue el que me dejó sorprendido. Jugablemente no es nada nuevo, más bien todo lo contrario, y no tiene siquiera la chispa cinematográfica que tenía Modern Warfare 2, pero no hay que negar que Black Ops pelea por estar ahí, y lo consigue. El segundo lo empecé, y fijaos lo que son las cosas que lo dejé a medio porque me aburría, y eso que son lo mismo. Para que veáis lo bien que hace ciertas cosas Black Ops.

Resident Evil: Revelations se lleva el bronce, y es que le pasa un poco como a Black Ops, con el añadido de que parece un spin off insulso como sufrimos con anterioridad en juegos de Resident Evil como Outbreak. Revelations mezcla la acción de los últimos Resident Evil con un pequeño elemento del survival horror original. Si en PC me ha encantado, no me imagino lo que me hubiera gustado en 3DS.

Yume Penguin Monogatari es un juego tan simpático que es imposible olvidarse de él. No es el típico plataformas, y si lo fuera sería uno de los buenos. Su originalidad en el planteamiento y su sentido del humor lo convierten en uno de los mejores juegos de NES en su género, y en una de las mayores sorpresas que me he llevado este año.

Para terminar, PuLiRuLa fue también una grata sorpresa, aunque fue algo más puntual. Gráficamente y jugablemente no lo eperaba tan bueno. Es un juego demasiado rápido, pero que te deja un sabor de boca tan bueno que le seguirás echando unas cuantas partidas después de acabarlo.

GOTY (GAME OF THE YEAR)

La madre de todos los premios, el verdadero premio Raúl Minero definitivo. El mejor juego al que he jugado en 2013, de todas las consolas, géneros y razas. Este año no hay GOTY 2013 (mejor juego de 2013) porque no he jugado los suficientes títulos como para hacerlo (pero bueno, si me preguntáis, puede que Tomb Raider, aunque como digo no puedo compararlo con casi nada de este año). Vamos allá con los premios gordos.


Aunque normalmente la cosa está reñida, este año el ganador arrasa de calle con todos. Shin Megami Tensei: Persona 4 es el mejor juego que he jugado en 2013, y probablemente el mejor juego que he jugado en mi vida. Al principio no lo tenía tan claro porque quería dejar pasar el tiempo desde que me lo pasé y sentía esas cosas tan grandiosas. Ahora, meses después, lo veo todo cada vez más claro.

Dragon Quest IX ha tenido la mala suerte de coincidir con Persona 4, pero podría llevarse el GOTY varios años seguidos. Un juego que ofrece tanto y de tantas maneras que podría ser el juego definitivo para Nintendo DS si no llega a ser porque la originalidad de The World Ends With You le llega a sobrepasar.

Ya le lancé suficientes piropos a The Binding of Isaac, y como ganador de juego de PC tiene que estar por narices entre los tres primeros, que la competitividad en PC es sanguinaria. Excelente juego, que parece que ofrece quince minutos cuando en realidad son quince años.

Lo mismo pasa con Elemental Gimmick Gear, que se queda sin premio en cuarto lugar porque su éxito se basa en su anonimato. Como dije en su análisis, el juego es grandioso, pero me imagino el mismo juego habiendo sido conocido y me hubiera faltado algo más de chicha, ya que estamos hablando de un Zelda a veces demasiado descarado.

Haunting Starring Polterguy ocupa el último lugar. ¿Por qué si no ha ganado el premio al mejor juego retro no está en su lugar ActRaiser que sí lo ganó? Porque en esta categoría, a diferencia de la anterior, entran en juego conceptos más abstractos por decirlo de alguna manera. Aquí juega mucho más la subjetividad, mientras que en la otra tiene algo que ver la calidad del juego y todo lo que le rodea. En el GOTY me muevo por sensaciones, y las que deja Haunting son diferentes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario