martes, 17 de diciembre de 2013

PuLiRuLa

PuLiRuLa es un beat 'em up desarrollado por Taito que apareció en las recreativas en 1991 y que luego tuvo una conversión para PS1, Saturn y posteriormente PS2 como parte de una recopilación llamada Taito Memories (Volume 1). Juego que desconocía totalmente y que eligió Roy Ramker, en la edición de ¿A qué juego quieres que juegue? Gold Edition #1.



Zac será el protagonista (se añadirá una tal Mel si optamos por dos jugadores) que recibirá las órdenes más estúpidas del mundo mundial: "defiende el pueblo", así, sin más explicación. Salimos con nuestro báculo mágico para comprobar como, de repente, el pueblo se ve invadido por unas criaturas estrambóticas que pretenden hacerse con la llave que controla el flujo del tiempo. Presenciaremos, tras una batalla con Jose Luis Moreno, como dicha llave es requisada y el tiempo se para. La invasión se va extendiendo por toda la zona, y tendremos que ir de poblado en poblado devolviendo todo a su cauce inicial a lo largo de seis niveles que se pasan en cuestión de minutos.

La batalla con Jose Luis Moreno, el cual está disfrazado de Rockefeller y porta a su vez a Macario

PuLiRuLa es, por encima de todo, un juego con un diseño de estos rocambolescos donde se roza lo surrealista. Da igual que realmente nos encontremos con esto en tan sólo un nivel y que el resto tiene sólo pequeños destellos de eso, lo que perdura en la memoria del juego son esos momentos por encima del propio juego, y es que, como beat 'em up, es de lo más normalito.

No hay pie de foto que esté a la altura

Un beat 'em up muy simple, con un botón para atacar, otro para saltar, y otro para invocar una magia. No hay ni siquiera una sucesión decente de combos que hagan la cosa algo más compleja. Tampoco lo necesita, porque gran parte de su magia reside en su extrema sencillez y sobre todo fluidez de los controles que nos hacen sentirnos ágiles y eficaces. En cuanto a las magias, cuando la invoquemos aparecerá algo aleatoriamente, o al menos eso creo. A veces una manada de animalitos barrerán todo lo hostil de la pantalla o aparecerá un tornado con semejantes propósitos, otras gozaremos de inmunidad durante un periodo de tiempo.

Ahora que digo lo de los animalitos, cada vez que matemos a un enemigo aparecerá en pantalla uno de ellos, un poco en plan Sonic, solo que aquí podemos conseguir puntuación extra si recogemos a dicho animalito antes de que salga por patas. A veces en pantalla hay tantos enemigos y animales que uno se lía bastante y no sabe a quién atacar, sobre todo teniendo en cuenta lo locuelo de los diseños que te confunden todavía más.

Al menos no hay fuego amigo...

Cada uno de los niveles cuenta con un enemigo final inusualmente fácil. Todo el juego de hecho presenta una dificultad muy rebajada, siendo posible acabarlo en uno o dos créditos sin necesidad de ser un experto en el juego. Es importante saber administrar bien las magias y lanzarlas en los momentos clave. Desconozco si el juego incrementa su dificultad en el modo para dos jugadores, porque nadie me quiere. Eso sí, lo que está claro es que está pensado para que veas la sucesión de idas de cabeza que hay en el juego, aunque dicho sea de paso, esperaba más cantidad de este tipo de cosas.

Escenario raruno, boss a lo Revenge of Shinobi y magia aleatoria

Las ordenes de Roy Ramker fueron claras y concisas: "juégalo en recreativa en su versión japonesa". Cuando alguien te dice eso es que, efectivamente, el resto de versiones (una para el resto del mundo que yo sepa) se encuentran capadas y, debido a la censura, no vivimos la experiencia completa del original. Por la escasa duración del título y por haberme gustado tanto, decidí probar también la versión para el resto del mundo y percibir así las diferencias entre ambas. Son bastante más reducidas que en otros juegos censurados, pero precisamente atacan a lo que hace al juego diferente. Teniendo en cuenta que la historia se intuye por lo que vas viendo y que no es un guión digno del mejor cine habido y por haber, está claro que hay que jugar a la versión japonesa sin censura, que tampoco es que vayamos a encontrarnos con nada como para escandalizarse. Como me dijo el propio Roy, la cosa va más por "en Occidente no están preparados para aguantar tantas tonterías sin sentido".

Diferencia entre la versión japonesa (izquierda) y el resto del mundo (derecha)

¿Qué pasa si le quitamos a PuLiRuLa todo lo estrambótico? Que lo matamos, y que probablemente Roy Ramker jamás me lo hubiera propuesto. No se quedaría en un juego malo ni por asomo, porque su fluidez es tal que merece la pena jugarlo sólo por eso. Algunos beat 'em up deberían aprender de esto, que todavía recuerdo lo terrible que fue The Combatribes. El caso es que sus "tonterías" son precisamente las que lo hacen especial y que merezca la pena echarle unas cuantas moneditas (aunque sean virtuales).


2 comentarios :

  1. Me alegro que te haya gustado porque es una recomendación un poco rara que como apuntas, si le quitas la capa de LSD no te lo habría propuesto porque hay beat'em-up de mayor calidad que este, pero en cuanto a personalidad va sobrado. Lástima que sus desarrolladores no se lo creyeran más y ya que estaban apostaran por hacer un juego con más niveles y duración aunque fuese en la versión para consolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradecen juegos tan rápidos a veces. Ya ves que está hasta nominado en algunos de los premios Raúl Minero a lo mejor de 2013 xD

      Eliminar