domingo, 15 de diciembre de 2013

Zombie Revenge

¿Habéis oído hablar de House of the Dead? Seguro que muchos os habéis dejado las 20 duros en alguna maquinita de la saga de SEGA (ah... los recreos con Gadwind y el salto de clases...). Pues aquí os presento un mucho más desconocido spin-off que vio la luz en las recreativas y en la Dreamcast en 1999, con la peculiaridad de su género: beat 'em up.

¿Qué podía salir mal?


Zombie Revenge es un pseudo beat 'em up que combina su vertiente más clásica de sucesión de golpes con la posibilidad de usar armas de fuego. No hablo de usarlas como algo puntual, hablo de usarlas casi más que los golpes, porque son vitales para salir vivo de un juego que ya de por sí es bastante difícil. Así, tendremos que combinar ambos estilos de lucha para dar caza a los zombies en una historia patatera que tiene ese componente de culebrón con sorpresas que tanto les gusta a los nipones.

Debemos elegir entre tres personajes: el clásico mazado guaperas con un parecido razonable a Hwoarang, la buenorra ligerita de ropa preparada para un holocausto zombie que es más débil que tu cuerpo cuando has cagado diarrea y el típico rarito que habla en japonés y que dice chorradas aleatorias como "qué bonita está la luna" después de haberte cagado a una especie de titán zombie. Las diferencias entre ellos son escasas, y la verdad es que con el guaperas de turno es más fácil todo, porque los demás son especialmente lentos a la hora de ejecutar sus golpes.

El trío calavera

Hablamos de beat 'em up muy simple, con un par de secuencias de golpes que ejecutar y nada que se le pueda parecer a llaves y demás técnicas. Encontraremos algunas armas que sirven para atacar cuerpo a cuerpo, como un martillo neumático, pero todos los objetos que cogemos van orientados a darnos potencia de fuego y nada más. No encontraremos ni bates de béisbol, ni tuberías, ni katanas, ni nada que sirva para marcar la diferencia en lo que a los combates se refiere.

De cómo sentirte Nacho Vidal

En cambio, la variedad de armas es bastante grande, otorgando prácticamente armas exclusivas en cada nivel. Por nuestras manos pasarán lanzallamas, escopetas, granadas e incluso maletines-metralleta a lo Desperado que son imprescindibles para nuestro avance. A veces nos las encontramos por el escenario (atentos a las cajas), pero otras se las quitaremos a los zombies. Sí, habéis leído bien: los zombies van armados y te disparan. estas armas son de uso puntual, y no tienen más que unas pocas balas para que las usemos con toda la sabiduría que nos permita lo adrenalítico del momento. No es el caso de la pistola, que siempre nos acompañará y que sólo nos debe preocupar por su munición, que se agota, aunque es muy difícil que ocurra ya que prácticamente cada zombie eliminado suelta un cargador. En definitiva, hay que usar y abusar de la pistola porque el juego es bien difícil cuando intentas hacerlo más beat 'em up.

Soy un hombre muy honrado

La versión de Dreamcast cuenta con varios modos de juego así como cinco niveles de dificultad (aunque las diferencias entre ellos son casi inapreciables). Existe un "original mode" que añade algunas novedades con respecto a la versión arcade, pero no hay gran diferencia. Además, podemos elegir el tipo de partida que vamos a hacer entre una normal, una centrada en la vertiente beat 'em up y otra con mayor eficacia de las armas de fuego. También tenemos un modo uno contra uno para prácticar más que nada.

Zombie Revenge falla en muchas cosas y acierta en muy pocas. Para empezar, en su propio género. Aunque la idea de aunar acción con beat 'em up no está mal, ninguno de los dos géneros está apropiadamente tratado, ya que como beat 'em up es casi frustrante y como juego de acción se queda en mediocre. Además, como digo, la dificultad es muy dolorosa, del tipo te tiran al suelo y no te dejan levantarte mientras ves como van cayendo los créditos. Los controles son muy lentos y toscos y aumenta toda esa sensación de desesperación. No hablemos ya de apartado sonoro con un doblaje de voces como para descojonarse, a la altura del primer Resident Evil.

My heart will go on. Titanic... dejadlo

No puedo decir que Zombie Revenge merece la pena porque es un juego directamente malo. Yo, que amo los beat 'em up con toda mi alma, padecí más que otra cosa, así que no quiero ni imaginar lo que sería el juego para alguien que no tenga el más mínimo interés en este género. Lo mejor que tiene, las referencias a House of the Dead (especialmente ese nivel dedicado que despertará nostalgia a algunos).



2 comentarios :

  1. ¡Pero que no hables mal de juegos de Dreamcast! No es una genialidad, desde luego, pero a 4 jugadores se disfrutaba xD

    ResponderEliminar
  2. Joder, en serio, éste no hay por donde cogerlo xDDD.

    ResponderEliminar