martes, 14 de enero de 2014

Castle of Illusion

Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse es el remake del inolvidable juego de Mega Drive que supuso uno de los juegos insignia del género de plataformas de la 16 bit de SEGA. Fue de los primeros juegos en ver la luz de la adorada consola y, por ello, después salieron unos cuantos títulos que le superaban en casi todo, pero su magia se quedó impregnada para los restos. El remake es, como mínimo, uno muy digno y respetuoso con todo eso, y por ello merece la pena a pesar de ser insultántemente corto.



Últimamente los remakes en 2.5D de grandes juegos de hace unos cuantos años están bastante bien. Ya pudisteis ver no hace mucho que hablaba bien del remake de Flashback (el único ser humano que ha hablado bien de él en realidad), con su espíritu casi intacto a pesar de sus problemas jugables. Algo parecido pasa con este Castle of Illusion, cuyo análisis de Mega Drive también podéis consultar aquí. El original es tan legendario y ha envejecido tan bien que no hace falta una nueva versión. Si había un juego que no necesitaba remake era Castle of Illusion. Sin embargo, teniendo eso en mente y el hecho de que parece una mera actualización de gráficos, creo que no se podía haber hecho mejor.

El nuevo Castle of Illusion ofrece exactamente los mismos niveles que el original. En cada uno de los niveles debemos recoger 75 gemas, una estatua y un objeto especial (naipe o chili) que servirán para desbloquear otras estancias del castillo (que actúa como mapa para elegir nivel) así como objetos desbloqueables que pretenden alargar la escasa vida del juego. Algunos muy rebuscados y ocultos, pero la mayoría bastante accesible para los que han jugado a unos cuantos títulos de esto de las plataformas. En cualquier caso, si queremos el 100% no hará falta repetir un nivel más de dos veces. Cada mundo tiene dos niveles y un último acto donde nos enfrentamos a un jefe final, tal cual pasaba en el juego original.

El mítico mundo de piruleta

Los niveles guardan la misma estructura que el juego de 1990, aunque han sido rediseñados y adaptados un poco más a las exigencias actuales. Al contrario de lo que se suele decir, la dificultad ha sido más ajustada ya que el original era bastante fácil, pero en ningún momento llega a suponer un gran reto o se nos pone a prueba salvo en el último nivel de escalada de la torre que viene a ser una delicia plataformera como las de antaño bastante irresistible. No hay grandes añadidos, ni nos encontramos con alguna sorpresa en forma de nuevo mundo, lo cual nos da una idea de lo cuadriculado que es este remake. Como dije, me gusta mucho que respeten lo original, pero también "exijo" que metan algún añadido más, sobre todo en juegos como éste de duración escasa (en tres ratos podéis acabarlo perfectamente al 100%).

El mitiquérrimo mundo de la caja de juguetes

Los escenarios son fabulosos en ese entorno 2.5D que además intercala muchas veces el 3D y nos llevará a cambiar el control direccional de la cruceta al stick (pensado todo para mando, sin duda). Daría mucho más mérito a esto, pero lo que viene siendo el arte conceptual viene del original, y por ello no se gana todo el crédito. La librería es magnífica, y el mundo de piruleta puede alterar fácilmente tus niveles de azúcar. El remake cumple y mucho, llegando a lo que se te podía crear en la mente cuando pudieras pensar "¿Cómo sería un remake de este juego?".

¿Conocéis algún ser humano que merezca la pena y que disfrute en los niveles de agua?

Así que como plataformas funciona, visualmente funciona, como remake está a la altura sin duda... ¿qué es lo que falla? Pues le falla el género, y sobre todo la percepción de "remake". Mientras que el primer Castle of Illusion es un pilar importante del género en toda la época de las 16-bit, este remake pasa muy desapercibido. Se queda, como no podía ser de otra manera, en lo nostálgico y en el auto-homenaje. Esto viene a ser igual que cuando se le pasa el arroz a un grupo que tocaba en estadios y ahora toca en salas pequeñas siendo su música igual o mejor que antes. ¿Lo hace esto peor juego? Evidentemente no, pero siempre valoro también ese puntillo de trascendencia, y no puedo evitar pensar que, cuando alguien me mencione "Castle of Illusion" me venga inmediatamente a la cabeza primero el original, y tras unos minutos de conversación me acuerde del remake. Eso sí, objetivamente, de los mejores plataformas que jugué en 2013.

PUNTUACIÓN
6.5

No hay comentarios :

Publicar un comentario