martes, 28 de enero de 2014

Super Mario 64

¿Hay algo más difícil que hacer un análisis de un juego tan importante como Super Mario 64? Descontextualizarlo y valorarlo únicamente como juego más que como lo que realmente significó. ¿Lo he conseguido? Ni de coña. A continuación, el análisis del juego propuesto por Mauro 64 en el especial ¿A qué juego quieres que juegue? Gold Edition #1




Me río yo de los saltos de generación que hay ahora. A mí me pilló algo pequeño, pero el salto de generación que hubo desde las consolas de 16 bits (pongamos Super Nintendo que viene más al caso) a las de 64 (Nintendo 64) sí que fue un salto generacional como para quedarse loco.  Crecimos, dejamos un poco la niñez de los videojuegos para empezar una nueva época con escenarios en tres dimensiones y unas posibilidades totalmente sobrecogedoras. Dijimos adiós al píxel y dimos la bienvenido al no tan carismático polígono.

Yo la miro y me sigue transmitiendo poder.

Super Mario 64 fue, para mucha gente, ése primer juego con el que dar el salto, y de ahí la trascendencia de un título tan aclamado. Todo ello se nota dentro del propio juego, cargado de tutoriales que más que prepararnos para jugar a Super Mario 64 nos preparaban para afrontar la generación analógica que venía con el flamante stick del mando de la Nintendo 64. Además, tendríamos que empezar a habituarnos a controlar no sólo al personaje, si no también a la cámara, cosa que se convirtió a mi parecer en el principal quebradero de cabeza hasta que consiguieron dar con una fórmula que no estropeara la jugabilidad, pero eso no llegó hasta varios años después (y todavía nos seguimos encontrando con algunos juegos con esos problemas).

Pero llama precisamente la atención en Super Mario 64 que, a pesar de ser juego de salida para Nintendo 64, su calidad sea tan inmensa. Sí que hay otros juegos que lo superan, pero salieron bastante después (Ocarina of Time o el estupendo Banjo Kazooie). Nuevamente, como pasara con Super Mario World en Super Nintendo, uno de los primeros juegos hechos para la consola es curiosamente uno de los mejores de todo el catálogo. En ello radica la magia de Nintendo.

El drama de los pingüinos perdidos

Super Mario 64 es un juego de plataformas en un entorno 3D. Ahora las amenazas se multiplican, por decirlo en alguna manera, en 360 grados, aunque me sigue maravillando como el paso al 3D no restaba un ápice de personalidad al mundo de Mario. A Nintendo se le da especialmente bien dar el salto de 2D a 3D, no como tantos y tantos juegos que lo han intentado y han perecido en el proceso. Sin embargo, la principal amenaza que encontraremos en el juego somos nosotros mismos, ya que el control de cámara es nefasto. Como ya digo no hay que ser especialmente duro con ello porque todavía se estaban intentando mejorar los controles de cámara, pero eso no quita para que no podamos negar lo evidente, más todavía en un juego de plataformas donde la precisión es importantísima. Hablamos de que el 60 % de las veces morirás por culpa de la cámara.

De ese 40 % que queda, otórgale una buena cantidad al control de Mario, que parece que lleva patines en vez de su calzado habitual. Mario se resbala cada dos por tres independientemente de si el escenario es de nieve o no. Le cuesta girarse una barbaridad, y leer un letrero puede ser más difícil que matar a cualquier enemigo, y es que Super Mario 64 no es ni mucho menos un juego difícil a la hora de afrontar sus retos. Las plataformas son ingeniosas pero no difíciles, y los enemigos más de lo mismo. Como digo, el principal enemigo del juego eres tú.

Pánico a las pasarelas de este tipo, ya sea aquí, en el Zelda o en cualquiera de Nintendo 64

Eso es lo único negativo que vas a encontrar en uno de los mejores plataformas en tres dimensiones jamás hecho. Puede que a veces te desespere por eso que he dicho, sobre todo ahora que ya estamos acostumbrados a un control más preciso, pero una cosa no quita la otra. ¿Y cuál es el factor clave que hace de este juego algo tan memorable? Pues además de su propio contexto el hecho de haber cambiado radicalmente la estructura con respecto a cualquier juego que veíamos en 2D.

Super Mario 64 hubiera lucido bien como un plataformas en 3D sin más, con niveles lineales a conseguir como tantos otros, pero como digo la estructura cambia por completo. Ahora, disponemos de un castillo con puertas que debemos ir desbloqueando para abrir los distintos niveles que componen el juego. Cada uno de estos niveles, en vez de ser una prueba horizontal de avanzar, supone un mundo (generalmente vertical) donde hacer varias cosas, casi como si de un sandbox se tratara (esa palabra maldita). En cada uno de los niveles, además de varios secretos, tenemos a nuestra disposición seis estrellas que debemos coger para ir desbloqueando otras estancias del castillo.

Aquí es donde está toda la chicha del juego y lo que lo hace personal. Es como si Nintendo hubiera inventado los desafíos y logros que ahora todos los juegos llevan como complemento. Al comenzar el nivel se nos mostrará una leyenda que nos dará una pista sobre dónde está la estrella que buscamos. Una vez la consigamos haciendo todo tipo de cosas, nos aparecerá un nuevo rótulo con la siguiente pista. Digo pista por decir algo, pero son todas bastante obvias en plan "llega hasta el punto más alto del mapa" o "vence a determinado enemigo". No obstante, podemos ir por el nivel a nuestro antojo y encontrar estrellas que en teoría están para después. No importa el orden, no importa siquiera si nos saltamos un nivel entero del juego porque vamos sobrados de estrellas. Lo único que importa es avanzar y conseguir 70 estrellas (con marcas intermedias) para pelear contra Bowser, a menos que quieras ser un completista y hacerte con todo, porque Nintendo también es especialista en abarcar un gran público objetivo.

Algunas estrellas costarán sangre, sudor y lágrimas

Gráficamente y tecnológicamente es una declaración de principios. Lo que más llama la atención es la cantidad de movimientos y animaciones que Mario tiene para sí mismo. A día de hoy todavía no hay muchos juegos que le superen en esto. Eso da una idea del mimo y el cuidado que se tuvo con el juego, a pesar de proponer esa estructura tan arriesgada que el tiempo demostró como una decisión idónea.

Un grande indiscutible, por lo que significa y también por lo que fuera de contexto realmente es. Tendrá sus fallos en jugabilidad que no lo hacen a día de hoy la mejor de las experiencias, pero es uno de esos juegos inmortales que todos debemos jugar alguna vez.


12 comentarios :

  1. Hala, vaya salto, de los 16 a los 64. ¿Dónde dejas a la PSX con sus 32 bits?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es llamativo que la misma generación tuviera consolas tan dispares.

      Eliminar
  2. Tengo el recuerdo de echar una partida a este juego en una consola de demostración, en un centro comercial. La sensación que me trasmitía era la de estar ante un juego mágico, un juego muy especial al que estaba condenada a no disfrutar por no tener Nintendo 64.

    Entonces todo era nuevo y brillante, así que no recuerdo que la cámara hiciera jugarretas. Quizá si lo jugara ahora, al tener mayor experiencia en este tipo de juegos, le encontraría ese defecto.

    Igual ocurre con los gráficos. Antes me parecían encantadores y coloristas. Ahora me parecen arte Naïf en movimiento :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo vi por primera vez en un centro comercial *_*. Me sentía en el futuro, pero luego miraba el mando y no me atrevía a cogerlo. Eso parecía una nave espacial con tanto botón, y encima un misterioso stick analógico.

      Los gráficos han envejecido bien! Más allá de cuestiones puramente tecnológicas el diseño es lo suficientemente bueno como para que todavía luzcan bien (naif o no xD)

      Eliminar
  3. No tuve la oportunidad de jugarlo hasta el año pasado, gracias a un buen amigo que tuvo a bien prestarme su N64 con unos pocos títulos, en los que se encontraba este.

    La verdad que pese a la cámara que cuesta no un rato, sino medio juego a acostumbrarte, el juego consigue enganchar como si estuviésemos en los 90. Todo un imprescindible hoy día.

    Un saludo desde el segundo mando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevaba mucho tiempo sin jugar a la Nintendo 64, como tres o cuatro años, hasta que retomé el idilio con Star Fox y ahora éste. De todas formas siempre nos queda la emulación que en N64 es bastante buena <3.

      Eliminar
  4. Yo tuve la N64 con éste juego en su día y, llamadme ciega, pero no me gustaba. Había jugado a algún mario 2D y me enganchaban 50 veces más; éste me parecía muy complicado (no por dificultad, sino por cantidad de cosas) y nunca me enganchó. No me acordaba, pero al leerte lo del Mario resbaladizo, me han asaltado de repente un montón de recuerdos XDDD.

    La verdad, me gustan los plataformas sencillos de correr-saltar-yaestá y éste no entraba en mis esquemas, a parte de que me mareaba un poco no sabría decirte muy bien. De la N64 me quedo con el Conker de lejos, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciega!!!!! xDD
      Ay, el Mario resbaladizo y sus problemas para girar sobre sí mismo... pero vamos, que es comprensible.

      En general, los plataformas en 3D son bastante flojos o directamente malos. Vamos, 1 de cada 15 o así son buenos jugablemente hablando.

      Eliminar
    2. http://asaloneasyoucanbe.files.wordpress.com/2012/05/crying_indian.jpg
      cada vez que alguien habla mal de este juego dios mata, mmmmmm 12 gatitos... como poco.

      Después de lo que me costo que "acertar" que juego recomendarte me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
    3. Nada, esta era una apuesta segura. Te ganarás mi corazón cuando hagas una apuesta extraña y me guste xD

      Eliminar
  5. Super Mario 64 para mi uno de los mejores plataformas de la historia,en ocasiones me junto con mis primos para jugar con una N64 colectiva -Porque todo el mundo juega con ella y oficialmente no es de nadie XD- y me sigue pareciendo una gozada a pesar de sus muy obvios problemas, como la camara y la inestabilidad de Mario.

    Pero aun así me parece increible todo el abanico de movimientos que tiene, joder si inclusive su sistema permite hacer un parkour más completo y divertido que el de Mirror´s Edge y tal XD -exagero...¿o no?-

    Tambien me he enamorado de su diseño de niveles, sobre todo de los primeros y la casa embrujada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El diseño es fenomenal! Es por eso que a día de hoy cuando los gráficos ya han "pasado" sigue viéndose tan apañado *_*.

      Pues mejor parkour que el Mirror's Edge no lo sé, pero mejor que el Assassin's Creed III de lejos xD

      Eliminar