miércoles, 26 de marzo de 2014

Fatal Fury 3: Road to the Final Victory

Mai Shiranui sale.

De nuevo, portadón nipón


Permitidme empezar con una duda que me reconcome por dentro. ¿Es Terry Bogard el primer humano que se implantó una gorra en su cabeza? No digo ponérsela, digo implantar. Decidme si no a ver la razón de que cada vez que pierda un round (y esto es desde el primer Fatal Fury) se le caiga la gorra. Está bien claro, Terry la lleva enganchada a su cerebro o algo así y cada vez que queda K.O. se dispara como si un asiento de piloto eyectado se tratara. Debería incluir un dispositivo de autodestrucción para que todo fuera mucho más espectacular.

Al menos veríamos algo distinto, porque está claro que la saga Fatal Fury no es la más "evolutiva" del mundo de los combates 1vs1. Que bueno, visto así tampoco se me ocurren otras sagas con remarcable evolución en el mundo de los combates. Todos pudisteis comprobar mi adoración por el primer Fatal Fury, y luego comprobasteis como quedé algo descontento con Fatal Fury 2 y la chorradilla de Fatal Fury Special. Sin embargo, sigue siendo una de mis sagas de combate favoritas, más que nada porque luego vienen los Real Bout que ahí si que la cosa alcanza nuevos niveles (y no hablemos ya del espectacular Garou). ¿Fatal Fury 3 es distinto a los demás? No, pero lo intenta. Jugablemente al menos sí que puede ser el mejor de los tres. Sigo prefiriendo el primero, pero este tercer intento tiene su encanto.

Captura épica donde las haya

Por fin la dificultad ha sido algo rebajada. Tampoco lo celebremos muy enfáticamente porque de ser Fatal Fury 2 y Fatal Fury Special juegos infernalmente imposibles pasamos a, simplemente, juegos infernalmente improbables. Pero no está Billy Kane y eso ya es bajar la dificultad automáticamente, así que sí, tirad algunos cohetes si queréis. Ese hijo de la Gran Bretaña ha decidido tan sólo aparecer en forma de cameo antes de la batalla frente al también hijoputesco Geese Howard, pero gracias a Dios esta vez no se partirá nos partirá la cara por él. El maldito enano con el palo de Son Goku debe ser responsable de, como mínimo, algún efecto económico derivado de la cantidad de monedas que había que echar para vencerle. Sí, tengo cierto trauma con él, que como veis llevo más tiempo hablando de él que del juego, y eso que no sale.

Fácil-Normal-Difícil-Imposible-Billy Kane

Los cambios de Fatal Fury 3 (nótese que digo cambios y no mejoras) van por auténticas chorradas. Para empezar, si antes teníamos dos ahora tenemos tres líneas horizontales por las que movernos en el combate. Si ya dos nos parecían una mierda no os digo tres. La IA enemiga está programada precisamente para remarcar esta novedad, y no parará de moverse de línea en línea para esquivar los ataques en lugar de optar por el típico salto que te deja vendido.

Otra de las novedades es, y atención que vienen curvas, la posibilidad de que una de cada mil veinticuatro veces aparezca un movimiento super mega ultra hyper especial que además tienes que ejecutar. Creo que cualquier comentario que haga sobre esto no llegaría a la altura de la ridiculez que esto supone, así que pasaré a otra cuestión más mundana como el combate en sí, que sigue evolucionando hacia los combos que tan bien impuso Street Fighter, pero si mal no recuerdo no será hasta la saga Real Bout cuando tengamos el reconocimiento de dicho placer como tal. Se pueden encadenar golpes con cierta facilidad aunque es todo mucho más brusco que en el mencionado juego de Capcom (y esto no cambiará).

Otra de las novedades que presenta Fatal Fury 3 que también es como para echarse unas risillas son los distintos finales que existen. En función de cómo luchas (serás evaluado en cada combate) llegarás a luchar al final con unos enemigos u otros. Teniendo en cuenta lo poco recompensado que se siente uno al ver los finales es un poco bastante chorrada. Bueno, entiendo que no se esmeraran mucho en los finales, porque total, nadie los iba a llegar a ver...

Joe Higashi es particularmente difícil en niveles avanzados

Además de esto, como siempre, el reparto ha variado considerablemente. Siguen estando los pilares fundamentales (Terry, Andy, Mai, Joe y Geese), pero se han incluido un montón de secundarios que... bueno, bastante peores que en los demás juegos. Se echa de menos alguno que otro. Entre los nuevos personajes encontramos a un tal Sokaku Mochizuki (que quiere pincharle las tetas a Mai Shiranui), Bob Wilson (que quiere contratar de stripper para el Pao Pao Cafe a Mai Shiranui), Blue Mary (que quiere rivalizar en movimientos pectorales con Mai Shiranui), Franco Bash (que quiere usar las tetas de Mai Shiranui como saco de boxeo) y Hon-Fu (éste no quiere nada porque no puede ser peor personaje). Además, tenemos el triple combo de jefes finales que nos pueden aparecer, llevándose todo el carisma Yamazaki y dejando a los gemelos Jin al fondo del abismo del recuerdo.

Para cruzarse de acera

Pero todas las novedades chorra que comentaba son precisamente eso, minucias. Evolución mínima dentro incluso de la poca evolución que puede tener un género como éste, pero jugablemente mejorado. Una buena antesala para la saga Real Bout y sobre todo un buen cierre como tal, y eso que sigue siendo tan difícil que te puede desesperar aunque tengas las monedas infinitas que ofrecen nuestros sacrosantos emuladores.


2 comentarios :

  1. Ufff, me gustan muchísimo los juegos de pelea, pero no puedo tragar bien los de recreativa por ser tan jodídamente difíciles en épocas remotas XD.

    He leido lo de moverse por tres lineas y me imagino situaciones desesperante y caoticas, no sé de donde sale la pinche necesidad de eso, si de todos modos nos dejamos todas las perras para llegar al 3 combate.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda! Los de combates y los shoot em up, de los géneros más chungos de recreativas xD.

      Eliminar