lunes, 17 de marzo de 2014

PokéPark Wii: Pikachu's Adventure

Spin off basurero de la saga Pokémon con grandes dosis de adorabilidad sólo equiparables a su mediocridad jugable.




¡Mi primer spin off basurero de Pokémon! Porque la saga Pokémon Pinball estaba bien como pudisteis comprobar en mi análisis de la versión Rubí y Zafiro, así que no lo considero basura. PokéPark Wii: Pikachu's Adventure la verdad es que es un gran juego para que tu hijo empiece a jugar a juegos pseudo sandbox. Está PokéPark y luego ya el GTA, está claro.

Le vas a ver bien el ojete a Pikachu durante la aventura

El PokéPark es un complejo donde todos los Pokémon viven en teórica armonía. El parque se divide en varias zonas en función de los "requisitos ambientales" de los Pokémon. Así, nos encontramos con zonas de playa, bosque, cueva o ruinas entre otras, donde toda clase de Pokémon se dan cita. La realidad es que estas zonas han servido para que los jefes de cada zona sean unos nazis y se haya producido una escisión en el parque muy marcada que hace que la Plaza Concordia esté vacía. Por poco menos se ha hecho un Call of Duty.

En el juego manejamos a Pikachu, que ha tenido un sueño en el que Mew le insta a recoger los cristales desperdigados por todo el PokéPark. Dicha misión le llevará a ablandar los corazones de aquellos que moran en las zonas del parque, evitando así, con mucho amor y mucha amistad, que éste se venga abajo debido a unos extraños temblores que se están produciendo. Las acciones de Pikachu llevarán al parque al reencuentro entre todos los Pokémon y a la convivencia pseudo deseada (porque ya me dirás qué interés puede tener Charmander en darse un baño en la zona playa).

Pikachu salvando el mundo en liana

Estamos ante un juego de minijuegos divididos en dos bloques. Por un lado están los minijuegos propios del PokéPark a modo de retos, y por otro están los minijuegos relacionados con ganarse la amistad de los que te rodean. Los primeros son sin duda la "chicha" del juego, y aunque son bastante simples algunos merecen hasta la pena. En cada minijuego podemos escoger Pokémon siempre y cuando previamente nos hayamos hecho amigo de él. Cada Pokémon tiene una marca distinta que otorgará recompensas en forma de bayas para desbloquear nuevos movimientos y mejoras en nuestro explotado Pikachu.

Los otros minijuegos son los que se repiten una y otra vez a lo largo del juego y tienen como objetivo ganarnos la amistad del Pokémon en cuestión. Cuando hablemos con un Pokémon, por norma general nos propondrá jugar a las adivinanzas, al pilla pilla, al escondite o echar un combate. Si vencemos en este minijuego el Pokémon será nuestro amigo y podremos utilizarle en determinados retos. No hay nada más en el juego. Simplemente iremos haciendo de recadero de Pokémon en Pokémon con el objetivo de desbloquear el siguiente reto que nos permita obtener los fragmentos que Mew nos ha pedido en un sueño (como me ponga yo a obedecer mis sueños...).

Gana amistades metiendo rayos por el culo

No es tan horrible como suena. Desde luego si no te gusta el universo Pokémon ni lo intentes, pero si sí te gusta y como yo lo has vivido sobre todo en portátiles, la visita al PokéPark es de una potencia visual considerable. Además, el diseño de las distintas zonas es bastante bueno, y jugablemente responde bien a los comandos dentro de las limitaciones que supone manejar a Pikachu con la cruceta en un entorno 3D. El principal problema del juego es simplemente que es muy repetitivo y no hay sensación de adicción en ningún momento. Pensad que hay cerca de 200 Pokémon en el parque y que te puedes hacer amigo de todos ellos, lo que implica repetir una variedad de minijuegos bastante pequeña durante 200 veces.


2 comentarios :

  1. Yo también hago amigos metiendo rayos por el culo.
    ...
    ...
    Así me va también xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Píntate entera de amarillo, así te verán con otros ojos xD

      Eliminar