jueves, 17 de abril de 2014

BioShock Infinite

¿Uno de los mejores juegos de la historia?




No.

Mucho se ha hablado de este BioShock Infinite. Ante todo, es un gran juego, un muy buen juego, pero no es en absoluto una piedra angular o un juego que marque una tendencia. Parte de la culpa la tiene la prensa especializada que definieron BioShock Infinite como uno de los juegos más emblemáticos de la historia, y a esa primera ola de críticas positivas también se le sumaron los primeros jugadores cuando ni siquiera había dado tiempo a pasarse el juego entero.

Luego empezaron a aparecer los enemigos de estas ideas, como si se tratara de la propia historia de BioShock con los Vox. Gente que criticó el juego por sistema y casi sin haberlo probado, sólo por comprobar como unos niñatos que no tenían ni idea y ni siquiera sabían lo que era System Shock 2 se atrevían a decir que BioShock Infinite era uno de los mejores juegos de la historia. Con este panorama la verdad es que uno no sabía qué hacer ni dónde meterse. Por fortuna (sí, por fortuna) no lo he podido jugar hasta ahora, y mi opinión queda mucho más en término medio que las radicales opiniones que se podían leer en las primeras semanas de vida del juego.

En los cielos también hay playa


Es, repito, un gran juego. Probablemente es el mejor BioShock de todos. Irrational Games ha aprendido bastante de sus dos anteriores BioShock y ha hecho un juego muy bueno y, sobre todo, más divertido de lo que pensaba en un principio. Su pura vertiente jugable se ha alocado un poco y muchas veces uno se cree que está jugando a un Borderlands saltando por todas partes, deslizándose por los aerocarriles y cambiando de armas en mitad del combate cuando Elizabeth no te da munición. Su dificultad, exponencialmente reducida con respecto a otros BioShock, también ha ayudado a todo esto. En lugar de ir más cautelósamente planeando nuestra ofensiva preferimos salir a pecho descubierto (con nuestro novedoso escudo autoregenerable) y batirnos en duelo con todo lo que ande en pantalla. Obviamente también puedes llevar un ritmo mucho más pausado, pero el juego te insta a la revolución y el caos

Rave

Elizabeth, mencionada antes, es uno de los pilares de este BiShock Infinite. O mejor dicho, era una de las causas por las que Irrational Games te vendía su juego en sus trailers. Miles de cosplays tampoco ayudan a disminuir su importancia. Ella, como personaje, está bien. Pasamos la mayor parte del juego con ella y en ningún momento se nos hace pesada o cansina. En combate no tenemos problemas y nos sirve de gran ayuda. ¿Es meritorio? ¿Ha dado Irrational Games con la clave de una IA aliada más que solvente? Ni de coña, porque simplemente Elizabeth es una especie de ente que no existe en el mundo de BioShock Infinite. Nos acompañará en todo momento, pero no podrá ser atacada y la IA enemiga la ignorará como si estuviéramos solos. Ella se dedicará a darnos munición sacándola de la nada y haciendo todavía más sencillo el juego, y supondrá una ventaja táctica en combate cuando podamos usar sus desgarros. Como conclusión, Elizabeth es una IA que funciona como un hada (aunque no dice "hey, listen") que nadie ve y que te hace el juego más fácil, sin más. Claro está, que creo que todavía estamos lejos de alcanzar una IA aliada lo suficientemente eficiente como para soportar ser tu compañera/o activa/o durante más de la mitad de un videojuego, así que mejor que sea así si es necesario tenerla al lado por exigencias del ritmo narrativo.

Elizabeth, dulce como un algodón de azúcar

Es curioso, porque BioShock Infinite parecía que podía pegar el petardazo por ser algo totalmente diferente. De la ciudad acuática de Rapture que veíamos en los anteriores BioShock pasábamos a una ciudad llamada Columbia situada en los cielos. Todo parecía un spin off, y la gente hasta se quejó por el cambio de "ambientación" que se gastaron en Irrational Games. Creo que, precisamente por eso, Infinite acaba justificándose a sí mismo muchas veces. No sólo por ser básicamente el mismo juego con un cambio de localización, sino también por unos detalles de la historia que no desvelaré y que viene a ser una reivindicación del mundo de BioShock por encima de "ese juego que sucede en una ciudad submarina". Tantas veces lanzan esa idea que se pasan, porque lo que acaba ocurriendo es que BioShock Infinite no es un juego distinto, o al menos no lo suficientemente distinto. Se han cambiado los nombres. Di vigorizadores y no plásmidos. Di Columbia y no Rapture. Un faro, un hombre.

1984


Pero todo funciona muy bien, y criticar a BioShock Infinite es casi criticar a un género. Si te ha parecido nefasto pregúntate si es el género lo que te parece flojo. Sí que es verdad que se podría haber explotado mucho más ciertas cosas (como los aerocarriles y Elizabeth) pero es casi imposible que te gustara BioShock y no te guste BiosShock Infinite. Sus gráficos y sobre todo su diseño son sólo una mera capa de lo denso que es todo el juego. Hay tantos detalles que podrías jugarlo cinco veces y encontrar cosas nuevas. Puedes mirar a un lado y tirarte un cuarto de hora viendo todo lo que hay en pantalla, miras a otro y otro cuarto de hora más, pero es que vuelves a mirar al punto inicial y aprecias cosas que antes se te habían pasado por alto. Me hubiera gustado más que se explotara esa Columbia del principio y no tantos interiores (que enfatizan el parecido con los primeros BioShock), pero igualmente Columbia es uno de los lugares más excelsos por donde perderse en un juego.

¿Alguien se puede resistir a algo así?

Y la historia es muy buena. Incluso jugándolo a estas alturas sabiendo que la historia es buena porque todo el mundo lo ha dicho ya, sigue siendo magnífica. Su éxito, más que a su idea (se puede acertar), se debe a un ritmo de narración más que adecuado, quedando incluso por encima de la ambientación. Sin embargo, hay un pero en todo esto, y es que no hay distintos finales o caminos alternativos. No me malinterpretéis porque es algo que no exijo a un juego, pero BioShock Infinite parece que en todo momento está pensado para que tomes decisiones y acabes posicionándote en un lugar u otro. Dos facciones enfrentadas, una especie de sistema de moralidad donde no se te permite robar porque entonces los guardias irán detrás de ti, y otros elementos del juego que no desvelaré porque yo consideraría como spoilers. De alguna manera, es como si la idea de dos posibilidades hubiera rondado la cabeza de Irrational Games y al final se les olvidara quitar esos pequeños detalles. La moraleja final en cambio apuesta por el final único y el desarrollo lineal.




Así que no, BioShock Infinite no es ni de lejos el mejor juego de la historia, básicamente porque si eso es así el resto de BioShocks también lo serían, pero eso no quita para que sea un juego muy rico y denso en todo lo que toca.

4 comentarios :

  1. "una especie de sistema de moralidad donde no se te permite robar porque entonces los guardias irán detrás de ti"
    Wut? De esto si que no me acuerdo.

    Al juego le di en su momento en PC y me gustó mucho, pero aunque sea más bonito y tenga mejor guión como videojuego creo que su primera parte (nunca pude jugar al 2) está por encima de él en cuanto a posibilidades e inmersión.

    Por cierto, ¿qué te pareció el final? Respóndeme esto por privado en twitter si prefieres evitar spoilers a los demás lectores.

    ResponderEliminar
  2. Es que no llega ni a eso. Hay como dos o tres partes únicamente en las que no puedes acercarte a determinados objetos porque, en vez de "registrar caja" te pone "robar coja" o algo asi en rojo. Si abres esos objetos avisan a la policia y tendras que luchar con algunos guardias, pero en ningun momento pasa realmente nada que no merezca la pena. Es más, sacas más beneficio de robar y rapiñar los cadaveres que no hacer nada xD.

    El primero es que fue el primero, y claro, eso si que era como un mundo nuevo y todo parecia novedoso. Infinite como digo se parece demasiado, así que es normal que tengas esa percepción. Yo digo que me gusta algo mas Infinite porque tengo la impresion de que si hubiera salido antes Infinite que el primer BioShock hubiera sido todavia mejor, pero vaya, que para mi estan los tres entre el 7 y el 8.

    Sobre el final, sin spoiler alguno, te digo que me encanto. Al principio te quedas un poco con sensacion de "eeh?" pero poco a poco se va quedando en tu cabeza y vas entendiendo mas cosas hasta que todo tiene mucho mas sentido que la aparente ida de cabeza que parece en un principio. Si quieres datos mas concretos ya si por privado o algo, pero basicamente es eso, no tengo mucho mas que decir xD. Me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  3. Bioshock Infinite es mi juego favorito del 2013 ya no solo de aquellos que fueron estrenados ese año sino de todo lo jugado, que no es mucho tampoco.

    Y menudo final se marca este juego, una puta volada de muro y me encantó, a la segunda vuelta en dificultad difícil muchísimas cosas, detallles sobre todo, tienen mucho sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un juego de detalles, yo creo que se necesitan tres vueltas para gozarlo por completo en cuanto a eso. Lo bueno es que no es un final difícil de entender a pesar de ser "complejo" ^^

      Eliminar