lunes, 28 de abril de 2014

The Thing

La Cosa, esa película que todos deberíais ver alguna vez en vuestra vida, tenía este videojuego de popularidad moderada que salió en 2002 y que está considerado una secuela de la película como tal y contaba incluso con el apadrinamiento del propio Carpenter (el cual está muy metido en esto de los videojuegos). Una especie de survival horror que al final torna en un juego de acción casi como Max Payne olvidándose de ambientación y cualquier otra cosa nueva que propusiera.




¿Y cuál es esta cosa nueva? La inclusión de NPCs en el juego como factor determinante. Durante nuestro viaje por la Antártida, nos encontraremos numerosos aliados que nos ayudarán en nuestra aventura. Podemos encontrarnos médicos (que nos curarán en cuanto tengamos daño), soldados (más eficientes en el combate que los demás pero no tan determinantes) e ingenieros (capaces de abrir puertas cuyos mecanismos están rotos).

Esto me ha dado ganas de ver Alien: Resurrección

La gracia de todo esto son las implicaciones que tienen dichos NPCs. Todos contarán con tres aspectos: la salud propia, la cordura y la confianza. De la primera poco hay que explicar, pero la segunda y sobre todo la tercera dan bastante juego. Los NPCs pueden salir locos si ven demasiadas escenas terribles, como cadáveres, habitaciones oscuras o muchas criaturas que les atacan. Estos pueden colapsarse y aterrarse quedándose en el sitio sin obedecer a ni una sola orden que les des. La cosa puede ser todavía más grave ya que pueden llegar al punto de disparar alocadamente o incluso optar por el suicidio.

Y luego la pared la tengo que limpiar yo

Además de su cordura (que se puede relajar administrando apropiadamente adrenalina), la confianza de los personajes es fundamental. Si habéis visto La Cosa, su principal arma más allá de los bicharracos que aparecen es ése momento en el que se descubre que el virus alienígena se introduce en los seres vivos y los "posee", por decirlo de alguna manera, por lo que todos acaban desconfiando de todos. En el juego los NPCs desconfiarán de ti casi por defecto, y tendrás que probarles que no estás infectado, ya sea aplicándote un fluido para que vean que no hace reacción con tu sangre o directamente proporcionándoles armas o munición que les ayuden a defenderse ante las monstruosidades.

Todo esto funciona en las dos direcciones. Quiero decir, ellos también pueden estar infectados y te atacarán por la espalda cuando menos te lo esperes. Puedes comprobar también si su sangre hace reacción y así descartarles, pero la verdad es que es mejor quedárselos, sacarles provecho y luego acabar con ellos cuando se transformen, ya que no son difíciles de vencer.

El fuego es lo único que derribe a "las cosas" más grandes, pero es increíblemente peligroso

Eso es el pilar del juego, y está bastante bien conseguido. La IA es adecuada, y eso es fundamental en un juego así. Se traba mucho con obstáculos y podemos perder compañeros simplemente porque están atascados, así que hay que tener especial cuidado con eso y estar ciertamente pendientes de que no se nos pierdan porque el cálculo de rutas es pésimo. Más allá de eso, combaten bien, no despilfarran excesiva munición y cumplen sus funciones muy adecuadamente. Prefiero que fallen en lo otro aunque a veces sea estúpido a que tengan una IA agresiva (como Resident Evil 5 por ejemplo).

Como digo, The Thing empieza como un survival horror en el que avanzar da respeto. En esto es determinante la falta de munición y objetos en general, que hacen que cada bala valga más que la vida de los que te acompañan. Todo eso gira inexplicablemente hacia la mitad del juego cuando todo torna a la acción en tercera persona con un arsenal y una cantidad de granadas que ya las quisiera para sí Duke Nukem. Esa pérdida de identidad es la que le resta algunos puntos, a pesar de también ser un juego de acción lo suficientemente decente.

Aquí ya no queda nada de survival horror

Tiene muchos fallos. Algunos de ellos propios de la época, otros más concretos del juego en sí (demasiados quizá), pero teniendo en cuenta que uno no espera demasiado de una adaptación cinematográfica (o juego basado en una película en alguna forma) al final queda un buen sabor de boca.

Por cierto, la peli precuela que sacaron hace no mucho está bastante bien.

No hay comentarios :

Publicar un comentario