viernes, 23 de mayo de 2014

Hitman: Blood Money

Vamos con la cuarta entrega del calvo al que le pitan todos los supermercados en cuanto la nuca atraviesa los lectores de código de barras.

Pero qué estilazo


Hitman: Blood Money es el mejor juego de la saga al que he jugado hasta ahora. Por supuesto podéis intuir que tengo especiales ganas de probar ya el último que me falta (Absolution). Por aquí visteis un análisis de Hitman: Contracts que venía a decir que me gustaba pero que su carácter de remake le quitaba mucho encanto, y en él también os dije que Hitman 2 me pareció un gran juego. Blood Money en el fondo puede entrar dentro de la primera cuadrilogía previa al parón que se dio antes de Absolution.

Y es que la estructura es la misma. Somos un calvo al que le queda mejor un traje que a Vincent Price y que va cumpliendo misiones de distintos clientes que pretenden quitarse de encima a alguien que les molesta. Sin preguntas, sin fallos. Una máquina de matar que usa el dinero para comprarse pajaritos y trajes y que basa su éxito en la facilidad para infiltrarse en todas partes a pesar de nunca usar pelucas.

La infiltración carnavalesca, y es que nuestra principal baza será la capacidad de disfrazarnos de cualquier persona a la que queramos desnudar (canción porno aquí). Una vez nos deshagamos apropiadamente del cadáver metiéndolo en un contenedor podremos adquirir su identidad y, lo más importante, todos los permisos que dicha persona tuviera previamente, por lo que algunos trajes nos servirán para llegar directamente hasta nuestro objetivo mientras que otros nos servirán para acercarnos un poco más hasta que tengamos que adquirir una nueva identidad.

No sueles estar invitado a ninguna fiesta, y eso que vas de etiqueta

Así que básicamente nuestra misión como asesino a sueldo se resume en observar el panorama y encontrar ése guardia que abandona su ronda para echar una meadita en el water más cercano. Mi consejo es que rondes muchos los wáteres porque en el universo de Hitman las micciones están a la orden del día. Da igual que la persona que entre fuera un melenazas y luego el que salga sea un calvo con un código de barras en la nuca, la cosa va a colar. Lo bueno del juego es que hay tantísimas posibilidades que, a pesar de tener escenarios amplísimos nunca nos veremos perdidos, ya que hay muchos puntos por los que acceder y cumplir así nuestros objetivos hasta el punto de que sobra tanta grandeza. Hablamos de un juego que puede presentarte un edificio de cuatro plantas con todo tipo de habitaciones para que luego sólo te muevas por la planta baja y termines allí la misión.

Blood Money sigue la estructura de los demás Hitman, con capítulos aislados que nos permiten disfrutar el juego casi como si fueran episodios con una cinemática entre capítulo y capítulo que continúa un poco la historia global de Hitman. Historia que, desde el segundo juego, no ha avanzado una mierda. Con todo y con esto, Hitman: Blood Money adquiere en ocasiones momentos tan cinematográficos que ya podrían haber pillado muchas de estas ideas para la horrible película que salió inspirada en el juego. En cualquier caso, Blood Money argumentalmente es interesante, pero es un poco frustrante ver como la línea principal de la saga está estancada desde el segundo juego.

¿Qué muerto ni qué narices?

Nuestras acciones tendrán repercusiones más allá de lo esperado, y aquí viene uno de los puntos buenos del juego. A mí me encantó ese periódico entre misión y misión dando la noticia de qué ha pasado, y proporcionando un montón de datos variables en función de las armas que hayas utilizado o la gente que hayas matado. Así, podrás invertir el dinero ganado por tus trabajos en silenciar testigos o en corromper el departamento policial para que distribuya un retrato robot tuyo falso por la ciudad. Si tu notoriedad se eleva demasiado afectará a la forma en que encaras las siguientes misiones, por lo que las misiones no son tan aisladas como podría parecer en un principio.

El agente 47 ahora salta y trepa como si fuera uno de los asesinos de Assassin's Creed. Su repertorio de movimientos ha quedado bastante ampliado, y jugablemente tiene las suficientes mejoras como para resaltarlas. Lo mismo pasa con los gráficos, que dan un salto importante desde Contracts hasta este Blood Money. Hay escenarios verdaderamente maravillosos y misiones directamente imborrables de la retina.

Pero no os engañéis, que esto es lo que es. Esto es pillar un disfraz majete y pasar el detector de metales. También sigue siendo rezar por la IA para que no se vuelva loca y te detecten cuando no deberían, fastidiándote alguna que otra vez, pero la verdad es que todo funciona mejor de lo esperado. Al contrario que en otros Hitman, uno sabe cuando la IA está fallando, y también sabe cuando está bajo sospecha.

Se le vuelve a dar poco protagonismo al francotirador

Así que sacad vuestras mejores dotes de actor/actriz e infiltraos en cualquier sitio que sea necesario para cumplir vuestros objetivos. Elige bien el momento de guardar la partida (sigue estando capado a un número limitado de guardados) y plantéate ir desarmado por la vida. Muchas veces la música es la solución, y una cuerda de piano tu única amiga.


4 comentarios :

  1. Pintaza que tiene el juego, la verdad *__*

    Empecé el 2 y me parecía demasiado difícil y exigente en comparación al arsenal y movimientos del agente 47, pero según te leo parece que ha mejorado mucho y, confieso, quise empezar con la saga tras ver un gameplay de Absolution (que dicen que es mucho más pasillo que éste, pero bueno. A mí me trae sin cuidado, parecía todo genial), así que con ésta entrada me has motivado bastante para ver si llego al menos al Blood Money. ¡Manos a la obra! A ver ése verano que no llega nunca :'D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que llevas coqueteando un tiempo con la saga, deberías aventurarte a dar el salto definitivo!

      Hace mucho que jugué al 2 y no me atrevo a compararlo pero creo que tanto el 2 como el contracts como blood money son bastante parecidos. Son bastante amplios y puede tirar para atrás, pero las posibilidades son tantas que prácticamente te sirve con centrarte en lo que tengas en mente que funcionará. Rejugabilidad muy alta, eso está claro xD

      Eliminar
  2. Pues me has dejado algo desencantado, la verdad. Es una saga que nunca he probado y le tengo algo de curiosidad, pero si a la hora de la verdad todo es cuestión de cazar el disfraz correcto y la trama es una mierda... No sé, quizás para largo. A ver qué opinas del Absolution.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, pues la intención era la contraria desde luego xD. Pero cazar el disfraz correcto es muy divertido!! Y bueno, siempre puedes optar por otras alternativas, incluso salir a tiro limpio como si eso fuera un Max Payne.

    La trama no es que sea una mierda, es que no les da la gana avanzar -_-.

    ResponderEliminar