viernes, 20 de junio de 2014

Assassin's Creed: Liberation HD

Cómo se nota que es primo hermano del Assassin's Creed III...



Voy a sincerarme con vosotros: en ocasiones creía haber sido algo injusto con Assassin's Creed III. Había una parte en mí que me decía que el juego no era tan malo, y que yo había dado con el 99 % de los bugs que destrozaron la experiencia notablemente. No me gustó, ni tengo buen recuerdo de él, ni se me pasaba por la cabeza que me hubiera equivocado con él, pero también me llamaba la atención que Assassin's Creed IV: Black Flag me pareciera el mejor juego de la saga, siendo éste el sucesor del III y sin mucho margen de mejora en cuanto a tiempo disponible. Esa sensación me hizo dudar de mí mismo y preguntarme si Assassin's Creed III era tan malo, pero gracias a este Assassin's Creed: Liberation que nos ocupa hoy puedo confirmar que el tercero es una enorme castaña.

Y, como dije cuando analicé Black Flag, Assassin's Creed III no acabó por gustar ni a sus creadores que pronto decidieron sacar el IV y olvidarse de Connor y su aburrida historia cuanto antes. ¿Otra prueba? Que la versión de PC (y consolas) que han hecho el port de Liberation han visto como el juego eliminaba directamente el III que acompañaba al juego en Vita para convertirse únicamente en "Assassin's Creed: Liberation" (y un feo HD).

Cabalguemos a lomos de cocodrilos

Metámonos ya en materia. El port de Assassin's Creed: Liberation es bastante decente, siempre dentro de la decencia que puede tener la propia definición de un port. He visto ya unos cuantos y la verdad es que este Liberation está bastante más cuidado de lo usual. Hablo del port como tal, no de que el juego sea decente. El cambio de la Vita a esta versión HD es muy sensible, aunque sólo hablamos de una percepción visual. No hay significativas diferencias entre, por ejemplo, Assassin's Creed III hecho para PC y este port de un juego de Vita. Sí que a veces se nota que estamos ante un juego de una portátil, pero es tan sólo en cuestiones relativas al tamaño más que a la calidad.

En Liberation encarnamos a un personaje sosillo aunque no tan al nivel de Connor. Aveline es a ratos interesante y a muchos otros irrelevante. Un calco de Connor en mujer, sus mismos movimientos y sus mismas armas añadiendo un látigo. Tampoco pasa nada, porque ya cada personaje de Assassin's Creed es un refrito de las animaciones de todos los que han pasado por la pantalla. Sobre su personalidad, la sensación es que el personaje en sí tiene cierto carisma, pero es víctima de una narración absolutamente patética que nos hace preguntarnos en todo momento de dónde venimos y qué queremos. Es tan grave la cosa que cuando lo empiezas te preguntas si es que tu hermano lo ha jugado antes (si es que tienes) y se ha cargado su partida automáticamente. No hay contextualización, ni hay introducción alguna. Vas saltando de secuencia en secuencia sin saber qué está pasando, y no tienes ningún tipo de "ayuda" para comprender la historia. Sin embargo, ya por inercia, la cosa mejora cuando superas la mitad del juego y por lo menos disfrutas de un final bastante bueno.

Las canoas son el principal medio de transporte rápido

La principal novedad y aporte del juego son las tres identidades de Aveline. Tres identidades muy diferentes que actúan prácticamente como tres personajes distintos. Una esclava, una asesina y una dama. Así, tendremos que "elegir" nuestra identidad para llevar a cabo nuestra misión teniendo en cuenta sus particularidades, y digo "elegir" porque el juego nos impondrá la identidad el 90 % de las ocasiones, y no podremos cambiar a la otra ni siquiera cuando hemos completado una misión.

Pero como digo, lo más diferente y lo que marca Liberation son estas tres identidades. Cada una de ellas tiene su propio índice de notoriedad, y distinta manera de reducirlo. Además, únicamente con nuestra identidad de asesina podremos realizar el ataque especial que en Vita usaba la pantalla táctil y ahora se resume a una selección de personajes sin más. Sin embargo, la asesina tiene un nivel de notoriedad por defecto irreducible que hace que los guardias sospechen de nosotros en cuanto nos ven. La esclava en cambio nos permite pasar mucho más desapercibidos, incluso llegando a poder entrar fácilmente por puestos de vigilancia si nos comportamos como una esclava más del montón. No obstante, tanto la esclava como la dama están limitadas en movimientos ofensivos y en ningún momento lucharemos tan cómodamente como con la asesina, a pesar de que siga siendo igual de posible acabar con todos los guardias de una ciudad en un combate. La dama además no puede hacer parkour, pero goza del poder de la sensualidad para ganarse a los guardias y que pasen por alto sus acciones.

Aveline calentando marineros

Como digo, el juego de identidades está bien, pero la ejecución es demasiado simplista marcándote en todo momento qué tienes que hacer. El poco componente estratégico que tiene la idea ha sido eliminado. Eso sí, hay determinadas misiones que aparecen únicamente cuando vas vestida de determinada manera. Por desgracia, y como le pasaba también al Assassin's Creed III, las misiones secundarias son bastante tocapelotas y tienes que ir andando sin orientación alguna en el mapa para encontrar muchas de ellas. Conseguir el 100 % es difícil, aunque no está tan sujeto a bugs como la hez de Assassin's Creed III. Eso sí, hay bugs jugables importantes que recuerdan a los mejores momentos del tercero.

Estáis viendo a Aveline nadar en tierra firme

Liberation es básicamente un Assassin's Creed sin alma. Un Assassin's Creed menor que en ningún momento te vendrá a la cabeza cuando pienses en la saga (cosa que sí consiguen Brotherhood o Revelations a pesar de parecer expansiones). Malillo y descuidado, pero si te gustaron otros Assassin's Creed tampoco es tan horrible (sobre todo si te gustó también el tercero), salvo el pantano, que es de lo peor que he visto en un Assassin's Creed. Un nido de bugs y de desesperación jugable que incluso a veces supera al ya repateado tercer juego. En serio, alguien en algún momento pensó que era más divertido escalar un árbol igual diez veces que escalar los monumentos dispersos por toda Italia u otro país que te venga a la mente. Eso sí, menos mal que enderezaron la saga con Black Flag y me devolvieron la esperanza.

Salto de fe es lo que hice yo cuando aposté por Black Flag después del III

Aquí tenéis el ranking personal de Assassin's Creed hasta la fecha -de lo que podemos considerar saga principal-.

1 - Assassin's Creed IV: Black Flag. Si no cojeara en historia sería casi el juego perfecto.
2 - Assassin's Creed: Brotherhood. Sentó la estructura de los nuevos Assassin's.
3 - Assassin's Creed: UnityPor momentos roza lo mejor de la saga.
4 - Assassin's Creed: RogueSi no existiera Black Flag, sería de lo mejor.
5 - Assassin's Creed: Revelations. El juego que me reconcilió con Ezio.
6 - Assassin's Creed II. La contestación a las críticas sobre lo repetitivo del primero.
7 - Assassin's Creed. Altaïr sigue siendo el mejor personaje de toda la saga.
8 - Assassin's Creed IIIImagina ser Mamá me gustó más.

Y aquí tenéis el resto de análisis de spin offs y similares.

Assassin's Creed Chronicles: China. Interesante nuevo sistema.
Assassin's Creed Chronicles: India. Se le ven más sus carencias.
Assassin's Creed Chronicles: Russia. El cierre de la trilogía acaba siendo el mejor.
Assassin's Creed: Liberation HD. Primo hermano del III, pero con poco mejor.
Assassin's Creed: Bloodlines. La sosez hecha videojuego portátil.

4 comentarios :

  1. No he jugado ni creo que lo haga, pero lo que sí es que este Agosto empezaré la saga. Por el primero. Ya tendrás ocasión de recordarme que no me gustan los videojuegos :D

    ResponderEliminar
  2. Se nota que estamos de mundial, ¿eh? XDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no, que le ha dado de nuevo al AC III y se nos ha quedado en coma :D

      Eliminar
  3. En el fondo he estado actualizando el blog todos los días con Assassin's Creed Liberation pero no lo habies notado.

    ResponderEliminar