domingo, 1 de junio de 2014

Ghost Master

El mes de la retirada.




Debo estar en crisis o algo así porque acabo de dejar a medio dos juegos sin terminarlos. Esto es algo rarísimo, y es que podéis ver una enorme cantidad de juegos en la lista de juegos analizados con notas pésimas y análisis ofensivos pero siempre de juegos terminados. Rara vez dejo a medio un juego, tan sólo se me vienen algunos a la cabeza como Blocks That Matter, Ride To Hell Retribution o Rain Blood Chronicles: Mirage. Más o menos puedo abandonar una media de un par de juegos al año, así que haber abandonado dos juegos seguidos es un hecho histórico a la altura de la décima del Madrid.

El primero ya lo estáis viendo, este Ghost Master. El segundo es todavía más llamativo y tendréis el análisis en un tiempo: Thief (el nuevo). Ambos son malos, aunque con éste te sientes menos robado (ahí un juego de palabras to guapo con el Thief que acabo de hacer).

Parece divertido y todo

Ghost Master es un juego al que le tenía muchas esperanzas. Sin duda demasiadas, pero también era consciente de eso. La razón es que siempre que buscaba algún juego parecido a mi adoradísimo Haunting Starring Polterguy aparecía éste como única alternativa que se le pareciera, siempre con una aclaración de que no eran lo mismo, pero no había otra cosa. Entiendo sin duda ese matiz, porque si alguien está tan enamorado de Polterguy como yo lo estoy, probablemente le invitaría a probar este Ghost Master, a pesar de que no me ha gustado.

Pero negar su originalidad es decir que el cielo es rojiblanco (y todos sabemos que es blanco). No hay en todo el panorama mundial (me la juego a decir esto) un juego que se le parezca. Es una especie de juego de estrategia donde tendremos que manejar un grupo de fantasmas e ir emplazándolos por todas las distintas mansiones que tiene el juego (no sé cuantas, yo abandoné a la quinta). Así, dependiendo de las características de nuestros fantasmas, podremos asignarlos directamente a habitaciones o "meterlos" dentro de determinados objetos. Cada uno tiene distintos efectos y afectan de distinta manera a los dueños de la casa que tenemos que asustar hasta el punto de abandonar el recinto donde se encuentran.

Cada uno de los habitantes de la casa tiene distintos parámetros y un mismo susto incidirá de distinta forma a cada uno de ellos. Su biografía también nos puede dar pistas sobre lo que son más susceptibles. Además, si conseguimos determinados objetivos secundarios podemos liberar a otros fantasmas que se encuentran en nuestra casa y que nos ayudarán con sus poderes.

Master of Puppets

Suena bien, ¿verdad? el problema es la interfaz y el manejo, que vuelve todo un juego de cualquier cosa menos estrategia. Tampoco ayuda el hecho de que es un juego ultrarrepetitivo. Lo que ocurre es que cada uno de los fantasmas tiene una determinada cantidad de poderes (pongamos cuatro o cinco) que repiten una y otra vez en cada nivel. En Polterguy por ejemplo, lo que tenemos son distintas mansiones llenas de sustos en función de dónde nos pongamos. Aquí en cambio, lo que tenemos son distintos sustos que están asignados a los fantasmas y no a la mansión, por lo que los mismos sustos del primer nivel serán los del último.

Además todos los sustos son muy sosos. Da juego la posibilidad del POV aplicable tanto a los fantasmas como a los habitantes de las mansiones, ya que podremos ver lo que están viendo como si nos dieran el susto a nosotros, pero como digo los sustos no son gran cosa (viva Polterguy otra vez) y prácticamente nos dedicaremos a ver un montón de rayos de colorines, por lo que visualmente no tiene muchos alicientes.

La jugabilidad desastrosa se resume en que no tenemos control de la situación casi en ningún momento. Nos limitamos a asignar los fantasmas y a no estudiar demasiado a los habitantes, porque es algo que realmente da mucha pereza. Además, el desplazamiento por los distintos pisos (un poco a lo Sims) hace que sea difícil hacer un seguimiento a varios miembros de la casa a la vez. A veces hay tantos habitantes que eso no tiene ni sentido.

Orgías universitarias varias

Así que idea buena, pero la jugabilidad es un horror y encima no hay gran aliciente en progresar. Puede que en el futuro le de una oportunidad, pero esta primera (larga) aproximación no me ha dejado precisamente contento.

2 comentarios :

  1. Yo no se para que haces el "A que quieres que juegue" si al final los juegos mas mierder los encuentras tu solito xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja precisamente para eso, para que evitéis que juegue a cosas mierdas, pero os lo tomáis al revés xDD

      Eliminar