jueves, 24 de julio de 2014

Red Orchestra: Ostfront 41-45

Estoy yo muy guerrero últimamente.

Imágenes en HD, ya sabéis



Y es que de no haber catado un juego de estos en mi vida y no sentir curiosidad excesiva por el tema (quinientos juegos que van de lo mismo ambientados en lo mismo tampoco ayudan) ya llevo dos seguidos. Day of Defeat, que me encantó, me animó a probar más cosas, y en mi biblioteca de Steam se encontraba este Red Orchestra: Ostfront 41-45 esperando a ser jugado. Además, después de que pusieran Red Orchestra 2 gratis en la plataforma de Valve, era sin duda el momento de probar el primero antes de que todo el mundo emigre al multiplayer de la secuela.

Pero he de reconocer que no me lo pasé muy bien, o al menos si lo comparo con Day of Defeat no hay color. Es difícil hacer un análisis de un juego que sabes con toda seguridad que simplemente no eres compatible con él. No es mi estilo, y no es el tipo de juego multijugador con el que estaría enganchado más de unas horas. Red Orchestra: Ostfront 41-45 es un juego para tomárselo en serio, y sobre todo para acudir a la batalla con un punto de estrategia que depende del comportamiento de tus compañeros. Demasiado.

Aquí con mis compis nazis

Y la gente ha jugado mucho al Call of Duty. Probablemente han jugado también mucho al Day of Defeat, y por ello la mayoría no consigue cambiar el chip a la hora de jugar al Red Orchestra. La primera hora es muy dura, sobre todo si nadie te avisa de que esto no va de matar soldados enemigos sino de cumplir los objetivos, pero uno empieza a sentir que entiende el juego si supera ese inicio. El realismo es la apuesta de Tripwire Interactive, compañía que se estrenaba con este juego y que luego pegaría el pelotazo con el estupendo Killing Floor. Un realismo muy bien traído que se traduce en armas mucho menos eficaces y menos automáticas de lo que estamos acostumbrados, vehículos de manejo mucho más tosco y rácano y soldados mucho más lentos y vulnerables.

Vosotros id que yo ya me quedo guardando la base

Ni siquiera la tabla de puntuaciones se rige por el número de bajas únicamente. Al jugador se le van asignando puntos en función de lo que hace en la partida y no de las bajas que causa. Colaborar con otros jugadores es vital para avanzar por unos terrenos quizá demasiado extensos que potencian el uso de vehículos, los cuales pueden ser poblados por varios soldados a la vez en distintas funciones. 16 mapas oficiales y 10 hechos por la comunidad bajo supervisión de los desarrolladores que recrean con todo lujo de detalles batallas épicas de la segunda guerra mundial.

Repartiendo palomitas

Red Orchestra: Ostfront 41-45 es un juego de detalles, de darte cuenta que un tiro en el pecho bien dado es igual de letal que uno en la cabeza, y que de un tiro en una extremidad te puedes recuperar a pesar de que pueda hasta caérsete el arma. El único problema es que para disfrutar todo ese lujo de detalles hay que echar partidas de una hora de duración cada una, y en servidores por donde ya cuesta encontrar más de seis personas. A pesar de ello, es un juego de 2006 que todavía tiene su gente pegando tiros por la Normandía virtual, así que algo tendrá.


1 comentario :

  1. Cosas natzis!

    https://www.youtube.com/watch?v=XzrkufnSA10

    ResponderEliminar