domingo, 10 de agosto de 2014

Dragon Ball: Revenge of King Piccolo

Volando, volando, siempre arriba.




Revenge of King Piccolo. Empezamos mal no, fatal. ¿Cómo un juego puede atreverse a llamarse así cuando la saga de Piccolo ocupa un capítulo de los nueve que ofrece el juego? Además un capítulo que ni siquiera incluye el núcleo jugable fundamental del juego ya que consta únicamente de peleas uno contra uno. De risa esto.

Y es que llama la atención que el juego empiece en la saga del ejercito de la cinta roja, y que se pare en todos los detalles nivel tras nivel basándose más en la serie de dibujos que en el manga original. Uno piensa en lo eterno que va a ser el juego a ese ritmo, y la verdad es que está encantado porque el juego bueno es un rato. Sin embargo, tras acabar la parte de Baba la adivina, nos espera un acelerón impresionante que nos lleva a tres capítulos finales casi instantáneos de batallas uno contra uno. Por orden cronológico: la batalla contra Pilaf por recuperar las Bolas de Dragón, el torneo de artes marciales y toda la saga Piccolo (sin Piccolo Jr.) resumida en tres combates. La propia sinopsis previa que se te muestra al principio de cada episodio pasa de ser una descripción del contexto puntual a una narración de tomos y tomos del manga original (o capítulos de la serie, como prefiráis) en una o dos frases. Inexplicable.

Con Dolphin se ve de la leche

El terrible fallo de planificación es el verdadero error de este juego exclusivo de Wii. Los primeros niveles se acercan (sin llegar a tanto) al maravilloso Dragon Ball: Advanced Adventure. Un beat 'em up con batallas uno contra uno esporádicas que venían a funcionar como jefes finales de nivel. Cuando nos acostumbramos al manejo de Wii (porque prácticamente no hay juego que se maneje de manera natural en Wii) podemos encontrarnos con un juego bastante jugable que invita a alcanzar combos de sustanciosa cantidad. Ya digo que no se acerca en espectacularidad a Dragon Ball: Advanced Adventure, pero bebe de él y eso es muy buena noticia.

Los niveles son bastante lineales, pero tienen un componente muy bien traído de exploración para aquellos que quieran obtener todos los objetos ocultos (nuevamente igual que el juego de Game Boy Advance). Estos secretos están los suficientemente escondidos como para suponer un entretenimiento adicional de exploración, y son lo suficientemente accesibles como para no otorgar a los niveles el calificativo de laberínticos.

Como digo, toda esta faceta de beat 'em up termina con la llegada de los niveles 7, 8 y 9 donde pasamos a unos combates uno contra uno bastante desangelados. El modo torneo que se incluye donde se puede elegir un cuantioso número de personajes tampoco es que sea una maravilla ni mucho menos, ya que la IA del enemigo es completamente plana e insulsa. Hacer un perfect es lo más sencillo del mundo y en ningún momento supone un desafío. En definitiva, todos los combates uno contra uno, ya sean de la propia historia o del modo torneo, son de una mediocridad muy poco acorde con la parte bet 'em up-plataformera que vemos al principio.

Plataformas imantadas a lo Sonic, pero están bien

Es un buen juego, no cabe duda. Mucho más plataformero de lo que cabía esperar (en este aspecto los saltos de Goku se quedan un poco cortos), pero se ve ensombrecido por esa recta final tan descaradamente acelerada. Dragon Ball: Revenge of King Piccolo es ese examen cuyos primeros temas te has aprendido a la perfección pero los dos/tres últimos te has mirado de pasada en las diapositivas la noche de antes porque te ha faltado tiempo y no quieres dejar una pregunta en blanco.


5 comentarios :

  1. La comparación con el examen me ha llegado al corazón y en estos momentos me encuentro derramando lágrimas, tenga miz diecez TTuTT

    Es una lástima lo aquí puesto, pues el juego de GBA está de poca madre y si bebía de este contaba con todas las papeletas de ser uno más de los buenos títulos de Wii, en fin, por lo menos con esto nos curamos del espanto y sabemos que esperar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, cuántos exámenes no habré hecho así... xDD

      Si te gustó tanto el juego de GBA éste por momentos es digno de él, pero vamos, por momentos :/

      Eliminar
  2. "porque prácticamente no hay juego que se maneje de manera natural en Wii"

    Quiero extender esto porque tiene toda la razón. En serio, a mi que me expliquen cómo es posible que haya gente que defienda el mando de Wii cuando el 99% de sus títulos conllevan una curva de aprendizaje de botones que parece salida de una nueva consola antes que de la que lleva meses acompañándote. Joder, que en ocasiones me ha dado por rejugar algo y quedarme loquísimo mirando el mando intentando recordar qué y cómo hacer las diferentes acciones disponibles.

    Y luego la gente se queja del mando de Game Cube xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, una cosa es que un juego se maneje cómodo o que la disposición de los botones para el juego sea medianamente intuitiva, pero lo que viene a ser "naturalidad" eso no me lo he encontrado en ningún juego de Wii (que vaya, no he jugado tantos, pero es la impresión que me da). Siempre hay que acostumbrarse al juego, siempre hay casi una hora mínima de asimilar cómo se maneja, y luego ya sñi que algunos consiguen a un muy buen manejo, pero una cosa no quita la otra.

      El mando de GameCube es que es raro y ya está, era un intento de evolucionar por algún sitio después de haberlo petado con el stick analógico de N64 xDD. O sea, está bien, pero no es que sea el más agradecido xD.

      Eliminar
    2. GameCube, el problema que le veo, es que en juegos como Metroid Prime que te obligan a mantener L la hostia de tiempo acaba haciendo daño, porque el Joystick está muy cerca del borde superior del mando y acabas forzando la mano. Fuera de ese detalle está bastante bien.

      Eliminar