domingo, 7 de septiembre de 2014

Alan Wake's American Nightmare

Alan Wake's American Nightmare sirve para valorar todavía más el primer Alan Wake que tanto amé. Es la confirmación de que su punto fuerte es su universo, y si se le despoja de él se nos queda en casi nada.



Porque básicamente Alan Wake era una historia, y Alan Wake's American Nightmare es un videojuego. Por supuesto, en condiciones normales al jugar a un videojuego yo espero más diversión que otra cosa, pero el universo de Alan Wake es tan irresisitible que quedé impregnado de él sin importarme tanto sus lagunas jugables (que no eran tan graves como las pinta la gente). Las críticas que recibió Alan Wake vinieron por su parte más videojueguera, y probablemente por ello tenemos este American Nightmare.

No es una continuación como tal, es más bien un spin off con un tono paródico. De hecho me cuesta encontrar la conexión entre ambos juegos y visualizarlos como piezas de un mismo mundo. Nos encontramos ante una historia narrada como si fuera un capítulo de Night Springs, aquellos seriales que nos íbamos encontrando de ciencia ficción en plan En Los Límites de la Realidad o Cuentos Asombrosos pero con la serie B como protagonista. Así, todo ha quedado mucho más sobreactuado, más llamativo y más visual, siempre pretendiendo que así sea.


Y destaca él, Ilkka Villie, actor que encarna a Alan Wake haciendo del alter ego villano del propio Alan Wake. Nos encontraremos diversos monitores en los que veremos a la parte más oscura de Wake hacer fechorías, siempre desde una condición de psicópata ególatra que no deja de ser la proyección de la parte oscura de Alan. Es sin duda el carisma de este personaje lo que mantiene vivo un juego que está muy por debajo de su antecesor, al menos en cuanto a historia y trascendencia.

Amor incondicional para este hombre

Porque American Nightmare huele a DLC que al final se les fue de las manos en cuanto a duración. ¿La razón? Que visitaremos tres escenarios, sí, tan sólo tres, que se repetirán a lo largo del juego tres veces. Es divertido ver universos paralelos, saltos temporales, agujeros de gusano o lo que os venga a la mente en películas, series o en casi cualquier cosa, pero en los videojuegos no acaba de ser tan interesante porque a lo único que huelen estas cosas es a falta de imaginación. Al fin y al cabo el desarrollador únicamente ha tenido que hacer un copia y pega y cambiar un par de cosas del escenario.

Sí que hay, en cambio, un esfuerzo por cambiar las cosas que recibieron tantas críticas. Es como si Alan Wake's American Nightmare fuera el producto intranscendente de una serie de desarrolladores que acabaron cansados de hacer algo tan profundo. Es más acción, probablemente en respuesta a los que esperaban mucho más Max Payne, pero sin duda es un paso atrás para los que quedamos enamorados de su universo y propuesta. American Nightmare incluso se aleja de la linealidad para ofrecer entornos más abiertos, con un mapa que marca varios puntos como si de un sandbox contemporáneo se tratara. En cualquier caso, vuelvo a repetir que patearse los mismos escenarios tres veces no puede gustar a nadie.

Aunque simples, hay cosas que lucen muy bien

Supongo que para hacerlo más juego y menos DLC, los de Remedy (Death Rally, Max Payne) incluyeron un modo arcade que no es más que un modo donde sobreviviremos hordas de poseídos durante un tiempo, concretamente hasta que llegue el amanecer y con él la luz liberadora. Es curioso porque estos modos de juego complementarios suelen atraerme entre poco y nada, pero en American Nightmare le dediqué largos ratos pasándome todos los niveles con la máxima valoración. Esto sirvió, entre otras cosas, para hacerme ver que Alan Wake no era jugablemente tan soso, y que sus ideas funcionaban mejor de lo que aparentan en el juego original, y es que no hay ninguna novedad jugable en cuanto al control de nuestro torpón Alan. Tan sólo encontraremos nuevos enemigos y nuevas armas, pero sin nada más en cuanto a juego.

El modo arcade complementa de manera inesperada el juego

En definitiva, sabía que este juego que huele a spin off desde lejos no iba a ser ni un 60 % de lo que fue Alan Wake para mí, pero la verdad es que no esperaba algo tan superficial tampoco. Puestos a hacer el juego así, hubiera preferido que se recrearan en un sentido del humor del que sólo vemos destellos de vez en cuando. Entiendo en ese aspecto que lo sacaran aparte y no como parte de Alan Wake por ser tan distinto, pero aún así... muy mejorable. Eso sí, mi amor por Alan Wake se ha mantenido intacto, que ya es bastante pedir.

4 comentarios :

  1. Repetitivo es poco...

    Alguien en Remedy tuvo la genial idea de que repitiésemos la fase no una, ni dos, sino 3 veces...
    Que suplicio... Lo único que se salva es esto:

    https://www.youtube.com/watch?v=QHuCe_FBYyk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí *_*. La música, no sólo la canción de Kasabian, es buenísima.

      Eliminar
  2. A mí esto me huele a lo que pasa siempre: los "fans" con una edad mental de doce años se quejan de que el juego, que es lo que quería ser desde el principio, no es lo que ellos querían, y la compañía por razones que no alcanzo a comprender se baja los pantalones, les da lo que quieren y dejan en ridículo a la obra original y a ellos mismos, mientras que alejan a los que entendían lo que querían hacer.

    Estas cosas siempre me recuerdan a Evangelion y las películas posteriores para contentar a los que querían peleas de robots y aliens y que no entendieron el final de la serie.

    Disfruté de Alan Wake sobre todo por la historia, la narrativa y la mitología que crea, o que aprovecha ya creada por otros autores. Si esto es básicamente Alan Wake sin historia, no lo voy a echar de menos.

    Ahora, también aclaro que el actor que hacía de Alan tenía algo que no sé qué era, pero me llamaba mucho cuando salía en el primero. Ese hombre desayuna carisma con croissants.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues éste parece un juego hecho sólo para darle protagonismo al actor, porque es lo que lleva el peso del juego xD. Es más cómico, mucho más sobreactuado y mucho más serie B. Más protagonista.

      Yo sí alcanzo a comprender la bajada de pantalones, aunque desde luego no la comparto. Si habláramos de una compañía más "indie" está bien eso de quedarse en un público más minoritario, con un rollo de culto o algo así que es lo que creo que le pasa a Alan Wake, pero tratándose de ésta entiendo que busquen satisfacer la demanda aunque eso sea prostituir tu juego. Vamos, que entiendo el planteamiento pero no lo comparto en absoluto.

      Lo bueno es que la división entre ambos juegos está muy marcada. El spin off está muy delimitado, por lo que aunque el juego sea una decepción para quien disfrutara del universo de Alan Wake no te estropea sus sensaciones. Quiero decir, no tengo la impresión de que si sale un Alan Wake 2 algún día vaya a tener algo que ver con este extraño engendro y sí con las sensaciones del primero. Ojalá esté en lo cierto... De todas formas te diría que lo probaras aunque fuera piratilla, que es bastante corto y tiene sus cosas buenas.

      Eliminar