miércoles, 3 de septiembre de 2014

Prey

Uno de mis FPS favoritos. Merece la pena hacer click en las imágenes, avisados quedáis.
˙ozɐƃǝnɾ opnuǝɯ




Juntad lo mejor del Quake con los chispazos del Portal y tendréis Prey, uno de esos shooters de los que se habla demasiado poco para lo que deberíamos hablar. Sin embargo, esto es un análisis rejugado, lo que quiere decir que si llego a hablar de Prey la primera vez que lo jugué probablemente estaría dedicándole millones de párrafos de amor mientras que ahora le dedicaré tan sólo miles.

Y es que Prey pertenece a una extraña raza de shooters originales que adquieren un poco la etiqueta de culto: juegos muy buenos que han pasado más desapercibidos de lo que realmente merecen. No es que Prey fuera un fracaso comercial ni mucho menos, pero a día de hoy no es demasiada la gente que ha jugado al juego de Human Head Studios, y no es mucha la gente que ha oído hablar de él. Es un caso parecido al de juegos más recientes como Singularity o Bulletstorm, que cada uno en su liga aportó su sapiencia al género.

Puede que os encontréis con Prey en una de esas listas de "mejores principios de la historia", pero Prey es mucho más que eso. Pronto nos daremos cuenta de que, con su capa superficial clónica de Quake, Doom o cualquier otro FPS que nos haga pensar en Id Software, Prey es realmente un soplo de aire fresco a un género que por 2006 ya sufría la enfermedad del multiplayer, olvidándose un poco de esas campañas single player que tanto nos gustan a los que somos casi asociales por definición.

Otro juego donde puedes comprobar tu nivel de celulitis

Decimos que Prey coge cosas de Portal, pero la realidad es que Prey salió en 2006 mientras que Portal lo hizo en 2007. Es evidente que su desarrollo coexistió, y que luego un juego no tiene nada que ver con otro, pero hay que darle a Prey todo el mérito de ser un juego tal y como es sin haberse visto influenciado por el éxito de un juego como Portal. Prey desde luego es mucho más que un juego de portales azules y naranjas donde podemos ver nuestro propio culo. Da siete pasos más allá y se adentra en otras "dimensiones" rara vez exploradas (no recuerdo un juego que haga algo parecido a Prey). Así, nos encontraremos con puertas que por un lado son una mera pared y por otro la salida dentro de la maravillosa estructura alienígena biomecánica que nos rodea.

Un poco de Prey
Pero además de portales, cajas cerradas que dentro de sí esconden salidas y derivados, Prey juega con la gravedad, con la física y con las proporciones en general. Así por ejemplo, nos encontraremos con pasarelas donde nuestros pies estarán siempre pegados al suelo recorriendo techos y paredes como si nada (en cuanto saltemos nos caeremos), al igual que los enemigos que nos intentarán dar caza dando lugar a batallas desde lugares inusitados. Ver el mundo al revés siempre es divertido, ısɐ ǝnb lɐʇ. También podremos observar una pequeña roca dentro de una caja de cristal sobre la que andaremos poco después pareciéndonos un planeta y desde donde vemos a un enemigo observarnos con proporciones titánicas en el mismo punto donde nosotros observábamos una minúscula roca (ver imágenes).

Todo esto da lugar a ingeniosos puzles y situaciones raras no vistas no sólo en un FPS sino en cualquier otro género. Prey es muy original, y precisamente por eso se echa de menos que se explote todavía más esa idea. Lo único malo referente a todo esto es, por un lado que no haya más como digo, y por otro, que todo se introduce muy rápidamente. No me hubiera importado echar una hora de juego de FPS normal (con alguna pincelada de eso) e ir encontrándome luego con todos estos recursos maravillosos en vez de encontrarlos nada más empezar y mostrando sus armas de salida.

Lo que acaba pasando es que Prey es un juego sobresaliente en su inicio y notable alto en su final, pero durante su nudo estamos ante un juego algo más común. Muy bueno, sin duda, pero podría haber sido la repera. Además del hecho que mencionaba sobre lo rápido que se presentan sus trucos, hay que tener en cuenta que Prey es un juego de IA rematadamente mala, con enemigos que da lástima ver cómo se comportan y además con poca variedad, todo acentuado porque veníamos de jugar en 2005 al maravilloso F.E.A.R. en cuanto a IA (todavía me sigue sorprendiendo).

Que no se te suba la sangre a la cabeza

Uno de los puzles que requieren de nuestro poder
Además de la ya de por sí maravilla jugable que es Prey únicamente por todo ese tipo de triquiñuelas, también se aventuraron con un protagonista peculiar, y es que Tommy es un cherokee que de alguna manera reniega de los anclajes que supone su cultura. Pronto tendrá que aceptar la parte más espiritual de su tribu y utilizarla a su favor, dando lugar a un poder que le permite abandonar su cuerpo y desplazarse a través de barreras y demás defensas alienígenas. Además, la muerte deja de ser el final ya que cada vez que muramos nos veremos transportados al mundo de los espíritus donde con nuestro arco tendremos que cazar a unas criaturas que nos rellenarán de nuevo la vida y el poder espiritual. Es la respuesta a un mundo en cambio, el de los FPS, que no acababa de asimilar la regeneración automática de la vida. Prey combina ambas cosas, siendo imposible morir pero obligándote a pasar por el trámite del mundo espiritual que cada vez se hace más pesado. No sé si es una solución definitiva, pero es una alternativa.

He de reconocer que con los años ha perdido un puntito de chispa, o que al rejugarse ya no aporta tanto como la otra vez. En cualquier caso el principio sigue siendo antológico (tenía miedo a volver a verlo y que me pareciera poca cosa), y esos momentos donde se juega con las dimensiones y las físicas siguen siendo igual de llamativos. Además, técnicamente ha envejecido muy bien (si es que ha envejecido, que es del 2006 y todavía es pronto para eso), con gráficos maravillosos y un diseño que permanece inalterable con el paso del tiempo.

Podría rivalizar con cualquier juego de la presente generación

Prey es uno de los mejores FPS que he jugado, y poco más hay que decir ante eso. El único FPS que hasta podría recomendar a alguien que no ame los FPS.


4 comentarios :

  1. que bacan!! lo conseguire!!! me vacilan los shooters!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustan éste es una pequeña maravilla! Rara vez verás un 8 por aquí, así que algo tiene xD

      Eliminar
  2. Pues conozco Prey así de refilón como el típico juego poco conocido que "nostámal", pero según te leo es mucho más que eso... caray, ehhh.

    Pues me lo apunto, en serio, ya sea para jugarlo en PC (jugar un FPS en PC, qué emoción poder hacerlo otra vez), o en la PS3 si lo encuentro en alguna cesta de 2da mano tirado de precio. No esperaba que molase tanto, pero me lo has vendido :D

    Al final me voy a enganchar a los FPSs y todo XDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es un FPS puro y duro, no como el BioShock. Aquí todo lineal, todo matar!!!!! Pero sí, juégalo que es especial *_*.

      Eliminar