miércoles, 8 de octubre de 2014

Oil Rush

Estrategia simplificada.



Hace ya bastante tiempo que jugué a Oil Rush, y la verdad es que cuando lo jugué me gustó hasta cierto punto, pero conforme va pasando el tiempo lo voy recordando peor y peor, así que es de esos juegos que no sé si me gustan o no.

Oil Rush es un juego de estrategia en tiempo real que nos transportará a un mundo post apocalíptico donde todo ha quedado sumido bajo las aguas. Tan sólo las cúspides de los rascacielos aparecen por encima del nivel del mar, y la humanidad se ha acostumbrado a vivir en plataformas petrolíferas y otras estaciones que poco tienen que ver ya con el suelo que pisamos a día de hoy. El combustible ha pasado a ser moneda de cambio para cualquier operación y su control lo que determina quién tiene el poder.

Escenarios y contexto son notables

Es un juego de estrategia muy simplificada que además sufrió retrasos de años que le llevaron a ver la luz finalmente en 2012 cuando el juego parece de 2008. A pesar de todo ello gráficamente no se ve mal, aunque no destaca en absoluto por su calidad técnica. En lo que sí destaca es en su mezcla de juego de estrategia convencional y tower defense, ya que mantener el control de los edificios que vamos controlando es tan importante como mandar la siguiente expedición.

Las cámaras cinemáticas siempre son tan bonitas como inadecuadas para jugar

Como digo, es una estrategia muy simplificada, y es que en Oil Rush prácticamente damos las órdenes desde el minimapa situado en la esquina inferior izquierda de la pantalla. No podemos seleccionar una unidad y moverla a un punto concreto que queramos. En lugar de eso, tendremos que hacer click en el edificio que tenemos bajo nuestro control y volver a hacer click en el edificio a "conquistar" para que nuestra flota se desplace hasta allí y proceda a atacar. Por ello, la estrategia queda enormemente reducida y la coordinación de nuestros ataques es mucho más difícil de sobrellevar. Podemos, eso sí, seleccionar la mitad de nuestras tropas en lugar de mandar a todas (por defecto) y así emular un sistema más personalizado en la selección. Las unidades se van produciendo de manera automática cada vez que van siendo destruidas y siempre en función de la cantidad de combustible que tengamos. Además de todo esto, contamos con un árbol de habilidades que nos permite desbloquear mejoras para nuestras unidades o poderes especiales que nos facilitan nuestra misión.

Tierra, mar y aire
Todo esto suena a algo negativo, pero curiosamente no lo es. Por supuesto, aquellos que hayan mamado de muchos juegos de estrategia verán Oil Rush un juego de niños en su manejo, a pesar de su creciente dificultad con el paso de las misiones. Sin embargo, otros verán en Oil Rush un punto de ingenio propiciado por su simpleza, ya que no es tan superficial como he dicho y muchas veces requiere de verdaderas aptitudes para un RTS.

Pero a Oil Rush le falla su desequilibrio, y es que hay misiones sumamente fáciles y otras que rozan lo imposible. Oil Rush es un juego fácil de controlar pero muy difícil de dominar, y muchas veces veremos la pantalla plagada de unidades enemigas que han tomado el control y que no podemos contrarrestar, por lo que lo mejor es volver a empezar la partida desde el principio. Además, el hecho de que se produzcan las unidades automáticamente no te permite elaborar distintas estrategias.

Muy Greenpeace esto

Hay un trillón de juegos de estrategia mejores que Oil Rush, pero la verdad es que es de los más "diferentes". Una apuesta incierta de la que me gustaría escuchar más opiniones. Merece un tiento, eso sí.


5 comentarios :

  1. Este lo tengo desde hace un siglo y no lo he tocado aún, no sabía ni de qué iba. Supongo que lo probaré con el tiempo a ver qué tal, lo que dices me llama la atención desde luego. ¿Es muy largo? Si fuese cortito a lo mejor daría el paso de jugarlo, pero tengo ya tantas cosas pendientes que me llaman más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario tuyo *_*_*_*_*_*_* El odiador de Blogger estaría durmiendo xDD.

      Pues es cortito, pero algunas misiones se complican de más y como digo, en vez de remontar no te queda otra posibilidad que reiniciar nivel, así que depende un poco también de cómo se te dé y la suerte que tengas.

      Eliminar
  2. Yo me considero un jugador de juegos de estrategia, y de este título no había oído ni hablar, parece muy distinto al género según reseñas, pero no se si me gusta eso de no poder mover tus unidades a placer, o crear lo que tu quieras. Veré si le echo un ojo. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy muy lejos de ser un experto en los RTS, tan sólo he jugado a los Age of Empires, Starcraft y alguna cosilla como Command & Conquer o Tribal Rage, pero me da la sensación de que es muy distinto a los demás.

      Sí, lo de no poder comandar a tus tropas a tu gusto es raro y al principio cuesta cambiar el chip, pero luego te acostumbras y como digo hay algo en toda esa simpleza que funciona. Si alguna vez lo pruebas a ver si te acuerdas de decirnos tus impresiones, que como dije me gustaría tener más opiniones de él xD

      Eliminar