lunes, 8 de diciembre de 2014

FTL: Faster Than Light

Uno de los análisis que más me ha costado sacar.


Y es que es muy difícil hacer llegar las dos ideas principales que quiero transmitir con estas líneas: que Faster Than Light es uno de los mejores juegos independientes que te puedes echar a la cara y que a mí no me gustó tanto como esperaba. Intentar reconocerle sus méritos pero a la misma vez hablar de que no me ha parecido para tanto va a dejar una innegable sensación negativa que no quiero destacar porque no es para nada un juego que la merezca.

Vamos un poco por partes. Faster Than Light es una suerte de rogue-like y estrategia (permite pausa táctica) donde tendremos que atravesar una galaxia generada al azar repleta de peligros y eventos aleatorios, los cuales determinarán tu éxito final o fracaso estrepitoso (esto con alta probabilidad).

Los meteoritos son nuestros amigos

Es uno de esos juegos que tienen un gran componente de azar, pero un azar controlado. No me refiero a un control de un jugador, si no a un control del desarrollador que es capaz de hacerte creer que puedes salir vivo de determinadas situaciones cuando es prácticamente imposible. Ese "engaño" está muy bien llevado, y el jugador es partícipe de él con gusto. Es, a fin de cuentas, la búsqueda de una experiencia cercana a la simulación. En tu día a día te enfrentas a situaciones que escapan a tu control, y fracasas una y otra vez muchas veces sin tener culpa. Los rogue-like y esta remesa de juegos con el toque aleatorio se basan en esa sensación de jamás dominar la situación por mucho que juegues, por lo que la rejugabilidad va implícita en su propia definición.

Sin embargo, hay algo que me llamó especialmente la atención. He jugado a muy pocos rogue-like, pero quizá lo suficiente como para saber que en Faster Than Light ocurre algo que no me ocurrido en ningún otro juego: la sensación de ir constantemente puteado. Es un sentimiento inverso al de otros juegos del género, ya que habitualmente lo que me ha ocurrido siempre es la sensación de "esta vez sí que lo voy a conseguir" y luego adiós. En Faster Than Light la sensación continua es la de de "voy jodido". La de "de la siguiente no paso con vida", pero acabas consiguiéndolo. Así, te mantienes durante todo el rato en una especie de limbo en el que siempre estás falto de algo. Creo que esa sensación continua de dificultad elevada repercutió un poco en mi experiencia final. Por supuesto la primera batalla poco tiene que ver con la última, pero sí que hay siempre una curva de dificultad  bastante constante, y siempre elevada. Hablo, por supuesto, del nivel de dificultad normal y difícil. La verdad es que no he probado el nivel fácil, pero teniendo en cuenta que me lo conseguí un par de veces en normal (y ninguna en difícil) no veía mucho sentido jugar en fácil ya que tengo la sensación de que es uno de esos juegos donde ponerlo en fácil es contraproducente si alguna vez quieres aspirar a conseguirlo en niveles superiores. Eso sí, las veces que lo conseguí acabar no tuve una sensación extrema de haber conseguido un gran logro, cosa que sí debió pasar porque el juego es difícil de narices.

Mirad qué equipazo tenía. La primera vez siempre es especial

No voy a entrar a aburrir hablando sobre de qué va el juego, porque es demasiado complejo como para escribirlo y creo que es mejor que si a alguien le interesa lo describa desde su propia experiencia. Me estoy limitando a plasmar las impresiones finales (aunque no descarto jugar algo más alguna vez), que como digo no han sido tan reconfortantes como esperaba. El hecho de llevar oyendo hablar de él como "juego indie de la década" y sucedáneos tampoco ha ayudado mucho a ocultar determinadas expectativas. Es sin duda uno de los juegos más completos, largos y rejugables que puedes encontrar, pero en mí no caló ni la mitad de lo que esperaba. Por supuesto me divirtió, me pareció la leche de original y todo, pero... Digamos que es una droga a la que no me enganché.

"¡Bien! ¡Ya me he cargado a la última nave! ¡Conseguido!" JAJAJAJAJAJA

Así que adelante, os invito a pilotar vuestra propia nave, a renombrar a todos sus tripulantes y a cogerles cariño, a verla caer cien veces y a verla triunfar cinco, a realizar una gestión enfermiza gracias a la pausa táctica, a tomar decisiones peligrosas basadas únicamente en el azar y a sufrir la sensación de que siempre vas cojo de algo. Es una magia difícil de explicar que debe tener alguna relación con el masoquismo, pero (en el fondo gracias a Dios) por una vez no caí en sus redes.

6 comentarios :

  1. Oh shiet, he escrito un comentario tope largo pero blogger me lo ha borrado :_D Cinco minutos de mi vida a la porra :_______D

    VERSION RAPIDITA QUE NO PIENSO VOLVER A ESCRIBIR UN TOCHACO: a mi me pasó algo parecido, el juego no me daba suficientes incentivos para seguir jugando y el componente azar se tendría que haber explotado más. Aún así, el gameplay es genial y entiendo que haya gente que le guste, porque joder, es Stark Trek THE GAME, es decir, bien, muy bien. El gameplay esta divino, ojalá hagan una secuela o algo parecido que tenga el mismo gameplay pero refinado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué sucede con los comentarios de mi blog pero no eres el único al que lepasa ò_ó.

      Pues sí, parece que tuvimos la misma experiencia con el juego, ya no me siento tan solo *_*

      Eliminar
  2. Me llama la atención por eso. Sacan el juego y en lugar de alguna de esas naves es la Enterprise y pago lo que pidan y me paso el juego en el nivel difícil aunque tenga en contra el imperio Romulano, los Klingon y los Borg al tiempo. Anda que no estaría bien un mod de Star Trek. Mientras tanto, me llama la atención a la espera de sacar un rato para jugarlo.
    Buen análisis, saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues ya sabes! No lo dejes de lado porque aunque a mí no me ha entusiasmado tanto a la gente le ha encantado.

      Eliminar
  3. Este juego a mi me pareció interesantísimo. Y mira que soy muy malo para los juegos que hay que ponerle dedicación.

    Pero sin duda creo que la pega está en la forma en la que has cogido el juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante es un rato, no creo que haya nadie que diga que FTL es un juego poco original o plano.

      No sé a qué te refieres con "la forma en la que has cogido el juego". Si te refieres a que igual tenía demasiadas expectativas es posible que estés en lo cierto, pero intento imaginarme haberlo jugado sin haber escuchado lo maravilloso que es y la verdad es que tampoco siento que me fuera a enamorar.

      Eliminar