jueves, 4 de diciembre de 2014

Kairo

Hay un género que me supera, pero no porque me disguste, sino porque no lo entiendo en absoluto. Ese género es el de Kairo, el cual comparte cosas con juegos como The Void, que no analicé porque me pareció tan coñazo que pasé de él a mitad de juego. Kairo sí sobrevivió a la quema. Son juegos surrealistas, en primera persona y con una atmósfera tediosa que se basa en lo abstracto.




Un abstracto demasiado difuso. Podéis buscar unos cuantos análisis y textos en general sobre juegos de este estilo que pretenden explicar de qué va la cosa. Esos textos más que intentar ayudar a la gente lo que son realmente son alardes que pretenden hacerte ver que tú eres tonto y ellos son listos por haber visto algo más que a ti se te ha escapado. Esto es así, porque los creadores también lo han querido. Si bien hay en el caso de Kairo una pequeña historia que se atisba, todo lo demás queda a la propia interpretación de un jugador que se encontrará perdido en un mundo de puzles donde la geometría toma especial protagonismo.

Sobredosis de granulado


Kairo es un juego de Locked Door Puzzle (Journal, The White Chamber), y es más o menos lo que uno podría imaginarse cuando se habla de que los videojuegos son un arte. Arte en el sentido de poder ser expuesto en un museo. Arte en un sentido superficial, si es que el arte puede ser superficial en algún momento. Su elegancia y sobre todo su esencia reina por encima de cualquier otro aspecto jugable, ya que estamos ante el típico juego de pulsar interruptores con símbolos extraños para resolver intuitivos puzles. Hay cierto orden en el caos que supone Kairo, y es por eso por lo que no lo abandoné y me llegó a gustar en el cómputo global.


Lo malo de Kairo es que es demasiado "grande". Es un juego que parece que se divide en pequeños puzles separados por habitaciones, y en el fondo es así, sólo que el desarrollo de la historia se produce en el "todo", lo cual lleva a minutos de basura en los que deambulas por habitaciones que ya creías olvidadas una vez terminados todos los desafíos que se te ofrecían. No es divertido de ninguna de las maneras deshacer el camino andado sin mayor novedad para activar un interruptor que pasaste cuartos de hora antes.

Dónde ir es tu principal problema en Kairo, porque los puzles dentro de su abstracto gozan de cierto orden. Destacan (y además se nota que están orgullosos de ello) esos puzles que hay que resolver gracias a la perspectiva. No es fácil de describir con palabras. Encontraremos de vez en cuando (hubiera sido mejor si lo hubieran explotado más porque es la "imagen de marca") bloques separados que se irán posicionando en función de dónde nos ubiquemos. Imaginad una bola que ha explotado en pedacitos y se ha pausado en el tiempo, y pensad en vuestra posición en torno a ella como el control de un vídeo que puede rebobinar la acción. Si avanzáis las piezas se separan, continuando la explosión, si retrocedéis las piezas se juntan a su forma de bola original. Esa es una manera tosca de resumir el único "efecto" creado en Kairo que le aporta personalidad. La pena como digo es que no se saca nada de partido a lo único que sentimos diferente.

Muy wallpaper todo

Así que Kairo es uno de esos juegos "experiencia", aunque no es un término que me guste mucho aplicar a un videojuego en ningún caso. Si merece la pena vivirlo o no ya depende de las ganas que tengas de meterte en lo abstracto. A mí, que definitivamente no me acaba de engatusar el género, me gustó, así que imagino que es un buen juego al fin y al cabo.

3 comentarios :

  1. "No es divertido de ninguna de las maneras deshacer el camino andado sin mayor novedad para activar un interruptor que pasaste cuartos de hora antes"

    Ught, quita quita. Nunca he probado nada de este palo, pero dudo que este sea el elegido, máxime con cosas como esta.

    Por cierto, lo que comentas de que el movimiento marca el paso del tiempo, eso ya se veía en uno de los mundos de Braid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El juego está bien dentro de su género que es lo que no acabo de tragar.

      Es que no es exactamente el paso del tiempo lo que "manipulas", es... difícil de explicar, así que si tienes curiosidad pon este vídeo en el 12:25 o así que aparece una de esas situaciones. https://www.youtube.com/watch?v=r0ZMGpU3dNw

      La pena es que como digo con eso no se juega prácticamente nada.

      Eliminar
  2. Parece en plan "Rollo Antichamber" No?

    Bueno, a mi esta clase de géneros en los que los creadores tratan constantemente de decirte que son más listos que yo no me repatean tanto. Yo ya se que soy un completo idiota antes siquiera de probar el susodicho juego. No me pilla de susto...xD

    Pero luego cuando te acabas pasando juegos como el antichamber te dices: "Pues a lo mejor no soy tan imbécil como esperaba... Chúpate esa, desarrolladores creídos de mierda!" xD

    ResponderEliminar