viernes, 26 de diciembre de 2014

PRM 2014: Historia y Ambientación

Vamos con una nueva tanda de premios que tienen que ver con todo lo relacionado con la historia y ambientación. ¿Qué tiene que ver la ambientación con todo esto? Pues no mucho, pero de alguna forma me pega más aquí que en otros sitios.

Sin más, aquí están los premios a la mejor historia, mejor ambientación, momento más épico del año (aunque parezca mentira no hay spoilers), juego más emotivo (últimamente hay tantos que merecía una categoría) y, como siempre, una pincelada negativa reservada para la peor historia del año. Vaya por delante que en todo lo relacionado con la historia se tiene en cuenta lo que pasa e incluso más importante cómo pasa. ¡Empezamos!




MEJOR AMBIENTACIÓN

Alien Isolation cumple todos los requisitos básicos de una ambientación. El juego es un espectáculo de luz y sonido y consigue plasmar fielmente las sensaciones de Alien: El Octavo Pasajero. La nave cruje, tiene vida por sí misma y pasear por ella es un placer tan satisfactorio como aterrador. Primer premio para él.

La cosa ha quedado muy disputada desde aquí hacia atrás. El segundo puesto al final ha caído en Bioshock Infinite, juego que consigue reinventarse a sí mismo en todo lo que tiene que ver con ambientación, pero no creáis que he decidido esto fácilmente.

Más doloroso ha sido decidir el tercer puesto y dejar fuera de premio a Alan Wake. Ambos comparten muchas cosas (Twin Peaks, para resumir), pero Alan Wake no deja de ser un juego mucho más lineal que no consigue meterte tanto en ese pueblecito-retiro espiritual como sí consigue Deadly Premonition.

Además de Alan Wake también se queda sin premio Sleeping Dogs, no por nada, sino por ser únicamente una estupenda recreación sin más.

JUEGO MÁS EMOTIVO

The Walking Dead: Season Two gana el primer premio con cierta soltura. Es cierto que, aunque emotivo, en ese aspecto queda algo por debajo de su primera parte, pero no deja de ser digno de mención el haber mantenido el nivel.

Ya en una escala completamente distinta, Serena es un relato corto que bien podríais haber encontrado en una antología de terror y que se lleva el segundo puesto. En poco más de una hora consigue un grado de tensión magnífico, y además sirve de prueba de que "juego más emotivo" no tiene por qué ver con "juego con el que echas la lagrimita".

También es una emoción muy distinta la que nos brinda Finding Teddy. Una ñoñería en el buen sentido que te dejará con un buen sabor de bocay que merece el trofeo de bronce.

MOMENTO DEL AÑO (sin spoilers)

La sala del cuadro de Ib es uno de los momentos que difícilmente borraré de mi mente. No hace falta que me meta mucho más en materia porque si has jugado a Ib sabes de lo que hablo, y si no probablemente estés perdiendo el tiempo leyendo esto en vez de jugarlo. Oro para él.

El principio de Prey se lleva el segundo puesto. Es tan grave la cosa que el juego ha quedado recordado por su fabuloso principio por encima de todas las novedades jugables que aportaba. Es el precio por hacer algo tan llamativo.

El episodio tres de The Walking Dead: Season Two es el verdadero punto de inflexión de la temporada, y en él se encuentra uno de los momentos más míticos de lo que llevamos de serie... siempre y cuando te quedes a verlo. Tercer puesto para él.

Para terminar, se queda fuera el final de Bioshock Infinite, aunque he estado un rato peleándome mentalmente por meterlo en alguna parte.

PEOR HISTORIA

La historia de los Resident Evil llevan siendo una bazofia mucho tiempo, pero lo del Resident Evil 6 ya es como para llorar. No es ya sólo que la historia nos importe tres narices, es que además nos bombardean constantemente en el juego con ella interrumpiendo cualquier destello jugable que podamos encontrar en el juego. Mierda de oro para él.

Assassin's Creed: Liberation tiene una buena parte final, pero el juego está tan mal traído en términos de historia que su segunda posición en esta categoría es más que merecida. El tratamiento del personaje tampoco le ha ayudado. Por detrás quedan Deus Ex: The Fall y Soma Bringer, que simplemente tienen el problema de contar una historia tremendamente aburrida en la que no entramos en ningún momento.

MEJOR HISTORIA

Un gran porcentaje del primer premio para Deadly Premonition se lo lleva el cómo cuenta la historia por encima del qué. Un juego original hasta para su desarrollo argumental, que combina la investigación de una serie de asesinatos perpetrados por un asesino en serie con unos personajes cargados de carisma y presencia.

Sleeping Dogs se queda muy cerca, y es que es uno de esos ejemplos de que se pueden contar grandes historias a pesar de que ya conozcamos un montón similares. Plata merecida.

Tercer puesto para Alan Wake, cuya paja mental tiró del barco a más de uno pero también consiguió que los que se quedaron lo hicieran para siempre. Hay muchas preguntas y lagunas en el juego, pero todo ello forma parte de su encanto.

Nuevamente Bioshock Infinite queda fuera de premios. Sí, es otra gran historia, pero no deja de ser un subidón final tras una primera parte decente. Los demás digamos que mantienen su historia de manera constante y por ello quedaron por encima.

2 comentarios :

  1. Aplausos a ese momento del año, merecidísimo en mi opinión. Ya han pasado 3 años desde la primera vez que lo jugué y aún lo recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no tendrás queja de los premios este año eh!

      Eliminar