domingo, 14 de diciembre de 2014

Pro Evolution Soccer 2015

Puto PES...


No sé si este año lo adoro o lo amo. Teniendo en cuenta que el año pasado fue la mayor basura habida y por haber pues sí, estamos ante un juegazo como la copa de un pino, pero eso no quita para que tenga cosas tremendamente malas, como la IA en el modo Ser una Leyenda, la terrible gestión del cansancio o el microlag que padece el juego.

Mirad que es raro, pero por una vez retroceder en esto de los videojuegos es un acierto. Konami directamente ha mandado a tomar por culo todas las mierdas que introdujo en PES 2014. Ni luchas cuerpo a cuerpo, ni apología por el pase adelantado manual, ni nada de nada. PES 2015 es un juego extremadamente simplista que se centra en volver a la jugabilidad de cuando PES no iba numerado en función del año en el que veía luz.

FIFA 15 es un buen juego, pero es extremadamente conservador. FIFA 14 ya lo era, y cuando haces un juego que sigue las pautas de otro juego que ya seguía otras lo que te queda es una sensación de refrito importante. De esos juegos de los que es mejor buscar un parche para actualizar las plantillas y no dar el paso a la siguiente edición dejándote unas buenas perras. Dado que los de Electronic Arts no tenían ganas de crear un juego nuevo decidieron mejorar su FIFA 15 haciéndolo más como un partido de fútbol en todo lo que no tiene que ver con jugar al fútbol. Esto se traduce en un montón de nuevas transiciones y de pocas interrupciones durante el partido. Un kilo de animaciones nuevas y situaciones diversas destinadas a cuando el balón no está en juego.

Messi y Jordi Alba en los extremos de una barrera. LA RISA

Como si fuera un ataque directo a esto, PES 2015 es todo lo contrario a esto hasta el extremo de que no tenemos imagen de entrada de los jugadores en la versión de PC. No hay primeros planos de los mismos más allá de algún que otro cambio o de la celebración de un gol. Incluso cuando el balón se va fuera se nos traslada rápidamente al saque de banda posterior. Sin transiciones, sin imágenes de las que pasábamos dándole al Start. Es algo que llama poderosamente la atención y que muchos han calificado como algo negativo. A mí me da un poco igual. Hombre, no molestaban, pero si eso implica dedicarse a mejorar lo que se ve dentro del terreno de juego pues mejor.

PES 2015 ha mejorado una de las cosas más importantes que hizo de la franquicia de Konami el rey durante un largo tiempo. El control del balón y su física es justo como debe ser, sobre todo a la hora de los tiros. Vuelve a dar gusto pillar un balón dividido y reventarlo a ver qué pasa. Vuelve a dar gusto pegarla desde fuera del área y que el portero sólo pueda hacer la palomita para la foto. Vuelve a dar gusto disparar incluso con el peor jugador que tienes simplemente porque ves el balón con luces de neón viniendo hacia ti dando botecitos tras un rechace.

Los porteros han dejado de ser seres ridículos. Es verdad que se siguen tragando algunas parables (sobre todo si usamos el tiro controlado), y que abusan de los despejes cuando pueden atrapar muchos balones, pero vuelven a tener buenas sensaciones mucho más parecidas a las que veíamos en anteriores PES, y a la misma vez siguen siendo bastante más humanos que los robotizados porteros de FIFA.


En definitiva, la buena noticia de PES 2015 es que se recupera esa esencia futbolística de que no sabes qué va a pasar, de que no hay gol igual a otro en ningún momento y de una simpleza en la jugabilidad muy agradable algo empeorada por una respuesta en los controles algo lenta. Digamos que se ha recuperado la esencia PES, pero que el juego en sí no está a la altura de los anteriores PES (de la nueva generación, el 2013 sigue siendo el mejor).

Ya lo comentaba al principio un poco. La IA es bastante mejorable sobre todo cuando juegas partidos con cursor fijo. Cuesta horrores pedir un balón y que te lo de bien, por lo que el modo Ser una Leyenda se vuelve casi injugable. A esto hay que unirle el cansancio acumulado que hace que tras dos partidos de liga Cristiano Ronaldo ya esté fundido en el minuto 30 del próximo mientras que nuestros rivales estarán al 100 %. Gráficamente es bastante vergonzoso, aunque se puede mejorar gracias a los usuarios que ya han parido diversos parches. Cabe destacar que la versión de PC ha quedado capada y se ve peor que la de consola, al menos sin parches, y eso es algo muy de criticar por parte de una saga que tuvo gran éxito en PC al contrario que FIFA.

No es un póster de la siguiente película del Planeta de los Simios

Resumiendo, PES 2015 es el camino a seguir, pero no es ni de lejos el destino que Konami busca. Si no te has decidido por ninguno y te pica el gusanillo puede que quieras esperar un par de años más hasta que la cosa de verdad merezca la pena.

2 comentarios :

  1. Eso de que gráficamente es vergonzoso será por la grada Junior, porque a los futbolistas en los primeros planos se les ven hasta los granos incipientes. ¡Ni un comentario hacia los recortes que ha sufrido en los cambios de peinado! ¡¡Que ya no se les puede poner la coronilla pelá ni coletitas!! Yo no sé por qué no jugamos más al FIFA que se pueden celebrar los goles y jugar con el Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el PES también está el Alba, podemos convertir a Chumbi en la nueva rubia.

      Eliminar