sábado, 10 de enero de 2015

Anásilis: Atender en Clase

Atender en Clase es un juego de terror en primera persona donde la supervivencia de ti mismo será tu único objetivo. Un juego que mezcla los elementos propios del género como vimos en Amnesia, Outlast o Alien Isolation con eventos aletorios que condicionarán tus partidas.



Sobrevivir durante el juego es harto complicado, y es que tendremos que esquivar los intentos de una terrible criatura llamada "profesor" que nos tendrá bajo vigilancia en todo momento. Es como el pillao de Alien Isolation y todos esos juegos que mencionaba del género sólo que en estático, porque nos veremos relegados a una silla desde donde apreciaremos toda la acción. Así, soportaremos unas charlas tediosas que en la mayoría de los casos no nos importan un pimiento y tendremos que evitar los distintos peligros que se generan, como el sueño, los pensamientos absurdos, los compañeros... hay miles de variables a tener en cuenta y con las que combatir, todo con el objetivo de no llegar a una fase dos y acabarnos por tanto el juego pasando desapercibidos al final de la jornada.

Dramatización
Como digo, en algunas partidas el sueño será el principal protagonista. Muchas veces este sueño sólo se produce en las primeras fases del juego, pero a veces te acompañará todo el día y tendrás que luchar por encontrar en los descansos bebidas energéticas, cafés y otros potenciadores de la actividad humana destroza-hígados que te permitan superar ese problema. En ese sentido, lo verdaderamente importante es mantener contacto visual con el profesor en todo momento, y emitirle un mensaje telepático de "mira qué despierto y atento estoy" cuando en realidad tenemos un ojo abierto y el otro medio cerrado porque no aguantamos más.

Si conseguimos superar la casi siempre presente fase del sueño nos tocará lidiar con una cantidad de pensamientos absurdos que irán apareciendo a lo largo de toda la jornada. A veces simplemente nuestra mente se irá a las nubes y difícilmente podremos controlarlo, pero otras tendremos imaginaciones que van relacionadas con lo que el profesor, esa terrible criatura, nos está contando, formando una imagen en nuestra cabeza tan estúpida que será imposible no soltar carcajadas nerviosas. Para combatirlos tenemos un sistema de autocontrol basado en QTEs altamente peligrosos, y es que si conseguimos despejar estos pensamientos con otros y nos da por hacer un amago de regresar a los absurdos el efecto rebote es todavía superior.

Hay una modalidad dentro de este tipo de pensamientos absurdos que a veces aparece y que implica una de las partes más violentas y difíciles del juego. Esos recuerdos que aparecen como fantasmas del pasado y que vienen a ser recuerdos de situaciones previas estúpidas que te llegan a la mente y no hay forma de quitarse de en medio. Esto propiciará risas internas que te harán poner cara de anormal durante un buen rato luchando contra ti mismo por no salir despollado. De ocurrir, veremos una animación demasiado repetitiva (pasa siempre y no hay cambios) en la que el profesor se dirigirá a nosotros diciendo "¿por qué no nos lo cuentas y así nos reímos todos?". Hubiera sido interesante incluir más líneas de diálogo. Esto también tiene cabida en la anterior modalidad, pero es aquí donde el juego se vuelve imposible ya que no podemos contar que en ese momento estábamos recordando cuando nuestro primo se tiró un pedo en medio de una misa.

Los compañeros suponen un elemento externo que complica el juego mucho más. Los desarrolladores del juego han tomado nota de las críticas que recibió Shadow of the Colossus y en lugar de darnos una "simple" batalla contra un gigante que viene a ser el profesor se han incluido otros peligros en forma de alumnos que comparten contigo la experiencia. Su comportamiento es aleatorio, y su participación más activa se produce cuando la criatura está de espaldas a la clase. Aquí la cosa varía mucho, e incluso puedes jugar a ser tú el que se dedique a hacer el moñas cuando sea oportuno, lo cual convierte a Atender en Clase en un juego de infiltración que ya la quisiera para sí mismo Sam Fisher.

Todos estos peligros suelen terminar en una curiosa pantalla de Game Over donde nos veremos en el pasillo muertos de frío y esperando a que termine la clase, pero a veces, cuando hemos reunido suficientes puntos, se desbloquea una fase bonus en la que tendremos que lidiar con nada más y nada menos que un bicho llamado "jefe de estudios". Aquí la dinámica cambia, y como buena fase de bonus es algo bastante corta en duración. Nuestro principal objetivo será evitar que el temible ser se disponga a coger el teléfono para llamar a nuestros padres, consiguiendo salir con vida del juego si sólo nos llevamos un toque de atención.


En aspectos puramente de videojuego, hay que destacar la enorme IA del profesor. No es tan aleatoria como la del Alien de Alien Isolation, pero es ágil y veloz en sus ataques. Muchas veces te perdonará la vida, porque si no el juego sería extremadamente difícil y por ello los desarrolladores han suavizado su dificultad, pero sigue siendo un reto importante.

Un buen juego que supera en terror a todos sus competidores. En un mercado saturado de juegos de terror en primera persona con la dinámica del pillao probablemente sea la mejor opción a pesar de su abuso de QTEs y de su excesiva rigidez de movimientos.

10 comentarios :

  1. La fase bonus del "Jefe de Estudios" me ha matado. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios yo nunca llegué a ver esa fase, pero me han contado que era bien difícil.

      Eliminar
  2. En mi caso, era muy meta-juego: me llevaba la Game Boy al aula e iba jugando mientras estuviera a salvo, ya sea porque el profesor no me veía o directamente pasaba de mi "mientras no molestara a mis compañeros". En las ocasiones en las que sacar la Game Boy era demasiado peligroso, solía leer revistas, y si ninguna de estas opciones era practicable, me dedicaba a dibujar o ha escribir, en muchos casos mini-análisis o tops estúpidos sobre videojuegos.

    Escribiendo esta tontada me ha servido para darme cuenta de una cosa: mis últimos años de instituto me valieron para activar mi instinto blogero. Me siento aliviado al ver que no fue tiempo desperdiciado.

    Muy buen y gracioso análisis. Se te ha olvidado la nota y los pros y contras, por cierto XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo lo único que hacía era pintar en las mesas, pero debería haber llevado la Game Boy que estabamos todos con los Pokémon a tope (bueno, como ahora en realidad): Además que tenía cable link y todo, LA FIESTA.

      Eliminar
  3. Los gráficos 4K están de puta madre! Yo desbloqueé el easter egg del futbolín en el bar, y no me compré el pack Universidad. A veces me arrepiento pero he oído que no fue gran cosa... Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pack universidad era un poco mierda ya te lo digo yo.

      Graficazos, eso sí, aunque como digo faltan líneas de diálogo. Parece que lo echaron todo en gráficos U_U

      Eliminar
  4. La versión que yo jugué tenía chat ingame con los compis mediante notitas de papel. Supongo que es más propio de la Pink Edition para chicas o algo xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eso era un mod llamado "sé popular 2.0" el cual nunca tuve :(

      Eliminar
  5. HAHAHA, acabo de descubrir tu blog, me encanta, enserio, ya te sigo(: espero puedas pasar por el mío

    http://cutevintagediary.blogspot.mx/

    ResponderEliminar