martes, 3 de noviembre de 2015

Badland

Nunca en mi vida me sentí tan espermatozoide -salvo cuando lo fui-.


Llegó en 2015 el port de uno de los juegos para móviles más laureados. Badland hacía su aparición en iOS y Android allá por 2013, y posteriormente daría el salto a Windows Phone y Blackberry 10. En cualquier caso, su salto a las grandes ligas se produjo hace no mucho, y la verdad es que el cambio no le ha ido tan mal. Hay juegos que directamente no deberían salir del móvil porque pierden su esencia jugable, pero Badland la verdad es que se aleja un poco de ese estigma y solventa bien su paso a las grandes pulgadas. A pesar de todo eso no nos engañemos: Badland es mejor en su versión para móvil que en esta adaptación para PC, o por lo menos es más cómodo de jugar.

Visualmente muy Portal

Bajo el subtitulo de Game of the Year Edition nos llega el juego completo con todos los niveles y extras desarrollados. Al juego inicial conocido como día 1 -bastante fácil- se le une el más complejo día 2 y los demenciales diez niveles del día del juicio, además de los "sueños" que explotan en diez niveles al juego desde un punto de vista algo diferente, donde la creatividad reina por encima de la precisión.

Sin duda esta versión completa hace al juego grande, y convierte a Badland en un juego que merece la pena pasando de esa etiqueta de "juego para ir al water" que quizá nos antojaba el día 1. El problema es que el juego te saca de contexto cada vez que terminas uno de estos bloques mostrándote los títulos de crédito, dándote a entender que has terminado el juego. Muchos habrán pensado que el día 2 no es más que un Nuevo Juego+ con más dificultad, pero es directamente una continuación y Badland no se entiende sin todo el conjunto. Los demás niveles sí que se ven como extras.

La nueva entrega de Saw

Planteada la estructura, toca intentar decir qué es Badland. La verdad, no tengo ni idea. Es un juego mayoritariamente de precisión, dentro de un scroll horizontal donde lo jugable queda en las sombras y el fondo es lo único que adorna el apartado artístico. Nuestro principal enemigo es la pantalla, concrétamente por su parte izquierda, que nos intentará comer en la mayoría de las ocasiones. Por supuesto, moriremos mil veces aplastados o ensartados en pinchos, pero la mayor preocupación es que no te atrape el lateral de la pantalla. Por esto, no es una barbaridad decir que Badland puede ser un runner camuflado, aunque le faltan muchos elementos para ser considerado como tal.

El que sí se te debe pasar por la cabeza muchas veces es Flappy Bird. El exitoso juego que vició a todo el mundo en tiempo récord forma un ingrediente importante de este Badland. Incluso dentro del propio juego hay un homenaje al mismo. Pasaremos la mayor parte del tiempo avanzando como si fuera una carrera y ajustando la altura de nuestro "clon" pulsando un botón, de manera que pueda atravesar todas las rendijas y laberintos que se nos presentan aderezados con muchísima física e ingeniosos puzles. Locoroco fue otro juego que se me pasó por la cabeza, aunque por motivos mucho más evidentes y superficiales.

La apuesta es mayoritariamente hacia las físicas

La imagen mental que os podéis hacer del juego está todavía incompleta. Aunque jugablemente es eso hay que añadir que no estaremos solos en esta aventura, y que cada vez que cojamos determinados items nuestro clon se reproducirá, albergando en pantalla una cantidad de criaturas incontable en muchas ocasiones. Manejaremos todos a la vez, hagamos lo que hagamos, por lo que conviene tomarse a estas criaturas como vidas extra. Si te importa la puntuación y todo eso cuantos más lleguen a la meta más obtendrás, pero ten por seguro que es imposible salvar a todos -el juego está ideado para ello-. Como una carrera de espermatozoides de la que solo importa que llegue uno, y donde el sacrificio es necesario para avanzar.

"No mires atrás"

Nuestra/s criatura/s tendrán a su disposición multitud de objetos que casi siempre debemos coger. Normalmente cambiarán nuestras condiciones físicas, agrandándonos, haciéndonos más ligeros o convirtiéndonos en seres viscosos que se pegan a cualquier superficie. Otras veces supondrán efectos muy útiles, como ralentizar el tiempo o abandonar nuestra forma esférica para pasar a una cúbica. En cualquier caso, Badland tiene gracias a esto una variedad de situaciones tremenda. Aunque pueda sonar como un juego desafiante no lo es, a menos que busquéis el 100 % -unas cinco horas o así me costó tal gesta-. Su dificultad para mi gusto deja mucho que desear en el núcleo del juego, ofreciendo un verdadero desafío en el día 2 y por supuesto en los desquiciantes niveles extra.

Si ya de por sí es caótico, no os digo el multijugador

En el vídeo que veis a continuación, podéis entender mucho mejor que con mis palabras lo que realmente es Badland. Puede parecer caótico, y en cierto modo lo es, pero no aplicado a su esencia jugable. Al fin y al cabo es un juego en el que nos limitaremos a pulsar un único botón para controlar la altura, así que no os dejéis engañar por la cantidad de bichitos en pantalla.



Podría haber estado mucho mejor, y es que su jugabilidad no es la más adecuada. No sé si es el paso de los controles táctiles de los móviles a los mandos y botones, pero es un juego tremendamente impreciso para la precisión que requiere. Rara vez nos sentiremos cómodos y tendremos la sensación de que una fuerza no programada está tirando de nosotros en todo momento hacia la izquierda, sobre todo en esas partes donde la precisión se exige por encima de la velocidad. También hay que añadir que aunque los niveles son muy ingeniosos -no hay dos iguales- sus fondos son repetitivos y acaban siendo monótonos.


5 comentarios :

  1. El diseño es bonito, aunque esos clones negros y esos enemigos negros recuerdan precisamente al Patapon que analizabas ayer. Creo que pasaré de él, me da un poco de pereza y al tiempo me apetece volver a jugar al Limbo.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es el mes de los personajes sin color en El BloJ xD

      Pero vamos, sólo algo visual. Nada que ver con Patapon y ni mucho menos Limbo, claro ^^.

      Eliminar
  2. Parece un juego interesante. En la estética, como dice un compañero un poco más arriba, me recuerda mucho a Patapón. No soy mucho de este tipo de juegos pero le daré un tiento.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco va a ser el juego que cambie tu vida, eso tenlo claro xD, pero como "entrejuego" cuando acabas de terminar el The Witcher 3 y antes de ponerte con un Skyrim está bastante bien, no sé si me entiendes.

      Eliminar