jueves, 17 de diciembre de 2015

Project CARS

Hoy toca un análisis de esos extremadamente subjetivos que casi ni recomiendo leer -qué bien me vendo-.



Slightly Mad Studios (Need for Speed Shift) se aventuró por sí misma en un proyecto financiado mediante el irregular arte del crowdfunding con el objetivo de ofrecer el juego de carreras definitivo. Project CARS es, probablemente, una de las experiencias de simulación más precisas de los últimos tiempos, buscando competir con gigantes como Gran Turismo o Forza. A su favor hay que destacar su peculiar estructura que convierte al juego en una especie de sandbox donde tú mismo eliges el camino a seguir más allá de seguir una progresión predefinida, pero también tiene demasiadas cosas en contra.

Project CARS a veces luce estupendo, pero otras parece -precisamente- un proyecto por acabar. Más allá de ostentosos bugs en la propia IA, lo que de verdad llama la atención es el trato desacertado de las físicas y los comportamientos del coche ante choques, roces y demás accidentes en pista. Es algo que me llama la atención porque no son problemas que puedas ver en Need for Speed Shift, juego de la compañía que ya aproximaba la simulación a la conducción aunque mucho menos ambiciosamente que Project CARS.

Project CRASH

Contad también con un hecho, y es que soy más de arcade que de simulación. No desde el punto de vista extremo con esos juegos donde vas más rápido si te chocas en cada curva que si las tomas adecuadamente, pero sí que estoy más cercano a experiencias como las de un Need for Speed de turno o juegazos como Metropolis Street Racer. Digamos que me gustan esos juegos con base arcade donde el realismo no lo es todo pero donde la precisión sea fundamental. Por supuesto, Project CARS tiene cantidad de ayudas activables para suavizar su propuesta de simulación extrema, aunque activarlas supone quitar toda la magia al juego.

Otra cosa que tenéis que tener en cuenta es que me aburren los circuitos de carreras. Me aburren los pianos, me aburre el típico escenario verdoso donde lo único que puedes mirar es una grada en la meta y me aburre repetir lo mismo un número determinado de veces en fases de prueba, clasificación y carrera. Si bien me gusta el mundo de los coches no me gusta la competición en sí. Efectivamente, yo soy de los que tunearía un coche por fuera y no por dentro.

No diferencio entre realidad y ficción

Como veis el caldo de cultivo no era bueno, pero tampoco lo era para Need for Speed Shift y me gustó, así que algo mal también hará Project CARS por sí mismo. Además, la sensación de estar inacabado se acentúa cuando poco después de su lanzamiento -sin estar terminado- ya anuncian nueva campaña para recaudar fondos para Project CARS 2, dejando vendidos a muchos compradores del original que tiene toda la pinta de parecer un banco de pruebas para lo que puede ser un juego mucho más sólido.

Aunque mis sensaciones han sido bastante negativas, hay que reconocer que el esfuerzo por acercar el mundo del motor es loable. Más allá de multitud de configuraciones de reglaje para verdaderos expertos la recreación y cantidad de vehículos a disposición es soberbia. Gráficamente es espectacular -los efectos del clima son sobresalientes-, su optimización es buena y su sonido es una delicia.
El clima, un espectáculo

Vamos, que Project CARS es como si te enseñaran el coche de tus sueños en un concesionario pero al ponerte al volante se te viene encima la mayor decepción posible.



4 comentarios :

  1. Lo probé en la casa de una amigo, y la verdad se ve espectacular, pero bueno yo también soy más del arcade cuando se trata de conducción. Tiene miles de reglajes, montones de coches, pero no es algo a lo que podría dedicarle mucho tiempo no siento que me resulte divertido. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en la misma línea entonces, pero el juego es un verdadero espectáculo! No sé si tuviste oportunidad de ver la lluvia y el clima dinámico y todo eso, es genial.

      Eliminar
  2. Taambién soy más de Arcade, pero por ejemplo el Forza me encantaba en la 360. Pero siempre me han gustado más los Need for Speed y sobre todo los Burnout que eso va más allá del arcade de coches, lo sé, pero eran muy divertidos.

    Tengo pendiente de probar el Grid Autosport que recientemente entró en el Bundle de Codemasters, a ver qué tal, pero este del que hablas creo que lo dejaré correr y en todo caso esperaré a que saque el segundo Project Cars.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo jugué a un Burnout en casa de un amigo. Tengo el Ultimate Paradise (o algo asi?) en Steam pero todavía no lo he estrenado. Le tengo ciertas ganas.

      Por cierto, si alguna vez tienes oportunidad echale un vistazo a Split/Second, graaaan gran juego.

      Eliminar