lunes, 23 de mayo de 2016

Dark Souls

En el fondo, Dark Souls no es tan diferente de un viernes en el Burger King: te pasas todo el rato encontrando el mejor sitio para atacar mientras todo está lleno de gente que pesa una tonelada y te dedicas a hacer uso del refill de un líquido anaranjado. Llámalo Estus, llámalo Fanta de Naranja.



Dark Souls está considerado uno de los juegos más difíciles de la historia. El juego de FromSoftware (Ninja Blade, Bloodborne) aparece en todo ranking de "juegos más difíciles" y es, sin lugar a duda, uno de los referentes de los últimos años. Dark Souls no hace nada que realmente no consiguiera ya Demon's Souls, pero lo adorna y lo repasa tan bien que es uno de los nuevos estándares de los videojuegos hasta el punto de que ya se empieza a hablar del "género Souls" en algunos lanzamientos que han bebido de ese sistema de almas tan característico.

Entender cómo funciona Dark Souls es sencillo: los puntos de experiencia y a la vez moneda para comprar objetos son las almas. Morir implica dejar las almas en el punto donde yace nuestro cadáver. Seremos reencarnados en la última hoguera que hayamos visitado con cero almas, y tendremos que llegar al punto donde hemos fallecido para recuperarlas y sumarlas a la cantidad que hayamos conseguido de camino. Pero ay amigos, si morís de camino por una de las mil posibilidades que tiene Dark Souls, entonces esas almas desaparecerán para siempre, haciendo que todo el tiempo que os ha llevado recopilarlas no haya valido de absolutamente nada.

Ese sistema tan sencillo implica una estrategia de juego bastante distinta de la convencional, pero no seré yo el típico que escriba un artículo sobre cómo jugar a Dark Souls con el objetivo de decirle a la gente que he sabido jugarlo en lugar de querer ayudarla. Para empezar, Dark Souls te enseña a jugar, y tiene una curva de aprendizaje de lo más peculiar. Aprendes a base de morir, pero lejos de ser frustrante en cada una de las muertes hay una enseñanza para la siguiente vez.


Metámonos en faena con el verdadero asunto de Dark Souls: su dificultad. Tenéis que tener en cuenta dos cosas: no me ha parecido tan difícil y a la misma vez tengo la sensación de que no he jugado el juego como debidamente estaba pensado. Esto de que no me parece tan difícil no es una sobrada, porque he muerto 140 veces durante toda mi partida .¿Por qué sé el número exacto? Bueno, mirad el vídeo a continuación que grabé recopilando todas y cada una de mis muertes desde la primera vez que cogí el mando hasta la última. Ya de paso cotilleáis un poco el recorrido que tuve, y la de veces que me asomé a zonas donde no hay que pisar hasta bien avanzado el juego.


140 muertes es una cifra muy reducida para un juego del que esperaba casi cerca de 1000, sin exagerar. Hablo completamente en serio, no hay más que ver que el último juego al que jugué, Ori and the Blind Forest, acabó con mi vida 230 veces -es que el juego llevaba marcador de muertes-. No es por querer hacer ver que soy el no va más jugando a esto, es para que entendáis que el juego no es tan difícil si haces las cosas debidamente. Si analizáis el vídeo, más allá de la gracia que pueda haceros ver a un novato entrar en semejante mundo, podréis comprobar que de 140 muertes, como un centenar son en las primeras zonas, y que a partir de ahí las muertes empiezan a ser muy puntuales llegando incluso a no mostrar un montón de jefes y batallas ya que no tuve problemas en terminarlas a la primera.

Todo esto sigue sonando a que quiero escribir lo bueno que soy jugando al Dark Souls. Bueno, pues no lo soy. Fijaos si no lo soy que desde el principio quería hacer un vídeo con todas mis muertes. La única razón por la que tuve tantas facilidades es que me hice muy pronto con un arma verdaderamente potente, que unida a sus mejoras y a las características de mi personaje -muy volcado en la fuerza y en la energía- convertían cada batalla contra un boss en un encuentro donde cinco o seis mandoblazos míos acababa con su vida. Repito, no es que yo fuera bueno, porque recibía igualmente los golpes, es simplemente que yo iba demasiado mazado y que, también es verdad, empecé a entender lo que pedía el juego como a mitad de partida. No os engañéis, con otro equipo u otro desarrollo de personaje hubiera muerto mínimo unas doscientas veces más.

Y aquí es donde viene el "problema" de Dark Souls, y lo entrecomillo simplemente porque no es un problema. Si más allá de tener armas potentes te dedicas a farmear un poco y a subir unos cuantos niveles el juego se hace más fácil. Es difícil, sin lugar a dudas, pero los niveles marcan una diferencia abismal. ¿Es particularmente difícil cualquier RPG del género? No, porque siempre puedes subir niveles y mejorar tu personaje. Sin embargo, en Dark Souls no os valdrá con llegar y subir varios niveles, tendréis que estudiar detenidamente los movimientos de tu enemigo y perecer más de una vez para afrontar según qué batallas. Dark Souls prima la paciencia por encima de todo, y el aprendizaje derivado de ella es muy reconfortante. Mi partida con mi personaje mazado fue bien distinta a la que empecé poco después con un personaje enfocado a la magia, pero claro, ahí ya sabía a lo que me atenía.

Con esto quiero decir que Dark Souls es un juego difícil, muy difícil, pero nada que ver con juegos realmente difíciles como puede ser el clásico Ghouls n Ghosts, Battletoads, Viewpoint o el Contra: Shattered Soldier que he jugado a la misma vez que Dark Souls -igual por eso no he sufrido tanto-. Nada que ver con otros juegos más recientes como The Binding of Isaac o FTL No os confundáis, la de Dark Souls es una dificultad deliciosa que se aleja de la frustración como equívocamente creía en un principio. Una dificultad diferente, tanto como ponerse a debatir si un equipo de fútbol es mejor que uno de waterpolo.

Basta ya de hablar de la dificultad y pasemos a algo más analizable. Ya digo que mi experiencia con Dark Souls no fue la que parece la correcta. En cambio, quedé enamoradísimo de su universo, de su mundo lúgubre, de la ausencia de música, de objetivos de misión y del tono depresivo que tiene todo. De hecho, quedé impresionado con la falta de información en general, tanto de la propia historia como de los propios objetos recogidos durante tus andanzas. Su hermetismo extremo es parte del encanto de Dark Souls, y durante mucho tiempo pensé que el juego estaba tan de moda que la gente le aceptaba evidentes errores que lastraban su jugabilidad, pero no. Fue a los pocos días de empezarlo cuando empecé a sentir esa adicción tan inexplicable y atrapante, y fue también a los pocos días cuando me di cuenta de que Dark Souls me hubiera encantado igualmente si fuera un juego del que nadie habla. Es mucho más que un juego de moda.

En cierta manera relacionado con todo ello está el diseño tanto visual como de las mazmorras. Dividido en grandes zonas, Dark Souls es el mejor ejemplo de que un juego de fantasía medieval no tiene que estar lleno de aburridas piedras y muros. La variedad de diseños y su aspecto visual titánico lo convierten en una experiencia visual que, sinceramente, no esperaba. Las gigantes fortificaciones que ves en el horizonte son los escenarios que luego recorrerás, y la ausencia de mapa consigue que memorices cada rincón de un mundo creado para gigantes en el que perderse es la peor de las maldiciones. De hecho, aunque dije que no iba a dar consejos, os insto enormemente a que no abandonéis el juego durante una temporada porque no habrá manera de retomarlo. El mapa mental de vuestra cabeza es todo lo que necesitáis para conseguir todos vuestros objetivos.

Probablemente soy el último ser humano en haber jugado a esta pequeña gran maravilla de FromSoftware que ya ha sentado un antes y un después, pero si todavía hay alguien que no lo haya hecho porque ha escuchado durante años que es un juego tremendamente difícil que no se venga abajo. Simplemente es un juego al que hay que adaptarse, con un ritmo distinto y un sistema de aprendizaje rara vez antes visto. Una joya para una generación cuyos ecos resonarán durante mucho tiempo.


15 comentarios :

  1. Sé que tiendes a poner las notas a la baja y que es absurdo entrar a ello, pero me sorprende que un juego que a priori parece que te haya gustado tanto se quede en un 7,5.

    140 horacas le he metido hasta ahora en 6 partidas diferentes, y en un mes tocará la séptima. Para mi una de las joyas de la pasada generación , y a diseño de niveles supone una auténtica masterclass para cualquier desardollador sobre como diseñar un mundo y guiar a tu jugador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve de algo, durante mucho tiempo fue un 8 (que también te parecerá bajo, pero eso). De hecho, en las páginas de juegos donde puntúo que no dan posibilidad de "y medio" está como un 8 y no como un 7, y puede que de aquí a unos meses, cuando valore también su poso, me llegue "internamente" al notable alto.

      Es un enorme juego, como dices lo del diseño es una barbaridad, pero también se repite bastante -adopté la misma estrategia en el 90 % de los enemigos-. En cualquier caso, salvo algún desliz, todos los juegos que figuran con una nota de 8 o superior me gustaron más que Dark Souls, así que...

      Eliminar
  2. Yo estoy enamoradísima del Dark Souls precisamente por esto que has comentado de la falta de información de la historia, que tienes que ir desvelando e inventando un poco a partir de las descripciones de los objetos y tal, y lo cierto es que me duele no poder seguir jugarndo porque mi ordenador es una patata y la batalla contra el último boss que encontré (Quelaag, no te creas que llegué muy lejos) fue un asco total, me iba a parones y era insoportable, así que hasta que no encuentre solución a esto, no hay demasiado Dark Souls para mí :( De momento me entretengo matando a los hombre-serpientes de la Fortaleza Sen, a ver si les pillo el truqui.

    Otra cosa que me encanta del Dark Souls es que todo está conectado. Por ejemplo, a mi la Ciudad Infestada me daba un pánico terrible, y encima no más entrar el gordo loco ese me tiró por el precipicio, y decidí ir a explorar el bosque, y al bajar la cuenca y correr entre los wyverns encontré la salida de la Ciudad Infestada, entonces yo he debido hacer como menos de la mitad de ese sitio :P Supongo que a consecuencia de ello me habré saltado un montón de items guays, pero le sigo teniendo bastante pánico a ese sitio.

    Ahora me has dado ganas de jugar un buen rato. Como toda la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre :( Ojalá puedas seguir jugando pronto y avanzando :(

      La ciudad infestada es un lugar terrible de verdad. Entre los envenenamientos y la maldita oscuridad... El gordo ese a mí me tiró unas cuantas veces (ver vídeo xDD) pero si consigues avanzar un pequeño trozo más hay una hoguera relativamente cerca que igual te ayuda a afrontar esa zona de una manera un poco más... eficiente.

      No creas que hay mucha cosa entre la entrada por la zona de las cloacas y la madriguera de Quelaag, es un nivel bastante vertical y es un poco coñazo, pero bueno, si luego tienes mejor nivel siempre puedes pasar más tarde. A los gordos, como al 99'9% de los enemigos del juego, les afecta mucho el crítico por la espalda. Intenta llevar poco peso para ser más ágil y colocarte detrás y no tendrás grandes problemas :D.

      Eliminar
  3. Si lo tienes en PC... ¿¡Por qué nunca hemos hecho una sesión de Skypre rompe-juego!? ¡Los jefes hacen ragequits!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque no te gustó el Spec Ops The Line, ¿te parece poco?

      Eliminar
    2. Y tú le has puesto un 7.5 al mejor juego de la generación pasada. Estamos en paz.

      Eliminar
    3. Se me ocurren 500 juegos mejores de esa generación, como por ejemplo, Spec Ops The Line.

      De todas formas anoto vuestras repetidas sugerencias acerca de convertir mi sistema de puntuación en Meristation.

      Eliminar
  4. Mi primera personaje fue un poco el caso que comentas, con un arma bien chetada para estar en los primeros niveles y unas horas de farmeo encima. Y sin embargo no he terminado esa partida porque después de haber jugado a los otros DS y a Bloodborne el mundo interconectado sin viaje rápido hasta casi el final del juego se me hace muy pesado. Tener que andar buenos trechos para ir de comprar titanita a comprar flechas me hastiaba un montón. Digo yo que algún día tendré que retomarla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que muchas veces pensé que había demasiado "backtrack" en el juego, y que aunque eso sea parte de su encanto si se tratara de cualquier otro juego hubiera sido lapidado y vilipendiado en cualquier otro juego.

      No sé cómo será el resto, pero tengo serias dudas de que vayan a gustarme ya tanto como el primero. Fíjate que me llama más Bloodborne que el resto de Dark Souls...

      Eliminar
  5. ¿Qué tal es la versión de PC? Leí cuando salió que el port era infame pero ahora no sé si ya será jugable sin problemas.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jugable! Bueno, el port es mierderillo, pero si descargas el DSFix (que no tiene ninguna complicación) se hace muy jugable sin problemas.

      Eliminar
  6. Me uno a tu estilo "soy super hábil en juegos que todo el mundo dice que son fáciles", y diré que si no he jugado a Dark Souls es porque Demon Souls me pareció fácil.

    Sí, fácil. No más fácil de lo que esperaba, sino fácil.

    Si voy con mentalidad Devil May Cry está claro que me van a machacar, pero si iba con tranquilidad y bloqueando ataques, me pasaba los niveles casi sin ningún rasguño. Que si, eso de que los niveles sean tan largos y sin checkpoints le da una ambientación bestial, pero lo veía más como una imposición a "que difícil vamos a hacer este juego" que otra cosa.

    No me llegué a pasar Demon Souls porque me pareció un juego de pasear. Ojo, que me encanta Dear Esther y sucedáneos, pero al menos esos juegos tienen música y duran 2 horas como mucho, Demon Souls es justo lo contrario.

    Y no me considero un jugador hábil, más bien todo lo contrario, siempre me he tenido como un manazas en cualquier juego que no sea por turnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que "soy super hábil en juegos que todo el mundo dice que son difíciles" es "tuve una suerte de narices en mi ventura" xD.

      Pues fíjate que una de las cosas que más temo de Dark Souls 2 es su necesidad de ser difícil. Si bien Dark Souls es un juego difícil es una dificultad muy natura, pero no sé cómo de natural caerá el segundo sabiendo que tiene que cumplir ciertas expectativas.

      Eliminar
  7. Deadbreed DLC
    K?MTZ-PJJWM-E36BY

    ? = Letra característica del BloJ

    ResponderEliminar