jueves, 12 de mayo de 2016

Nosferatu

Una mierda pintada con mimo y dedicación.

Nosferatu, juego desarrollado para Super Nintendo por SETA (The Wizard of Oz, Super Stadium) allá por 1994, es todo lo que no deberíamos querer en un videojuego. Tampoco les culpo, eran años en los que conseguir avances gráficos era primordial. Ciertamente estamos volviendo un poco a ese modelo tras la explosión y caída leve de los indies, pero eso es historia para otro cuento.



Cuando te pesa el culo
Coged un Prince of Persia y metedle un peculiar sistema de combate sacado de un beat 'em up. Sustituid las peleas de espada donde el honor está en juego por delante de la vida e introducid sucias escaramuzas donde Kyle, protagonista del juego, vence a hombres lobo, vampiros y otras criaturas a puño desnudo. ¿Quién necesita mariconadas como cruces, agua bendita y demás? Sí, Nosferatu también es Castlevania -bueno, ya quisiera-, aunque sólo sea por recorrer castillos poco iluminados repletos de criaturas extrañas.

Entender por qué Nosferatu falla es tan simple como atender a su tecnología. Ya podéis ver alguna de las capturas. Soso de la leche. Feo, marrón, vacío. La razón de todo esto es que SETA tomó la decisión de minimizar el recurso de la paleta de colores de la Super Nintendo con el objetivo de dedicarlo a animaciones y potencia gráfica en general. Vamos, que si les dejamos nos cascan el juego en blanco y negro con tal de meter más cuadros a las animaciones. Eso sí, éstas son tremendas, y a nivel meramente técnico es uno de los cartuchos que marcan hasta dónde podía llegar la Super Nintendo.

Encuentre todos los topicazos del género en la imagen

Por ello, en estas imágenes que veis, el juego llama la atención. Sinceramente, no creo que mejore a otros juegos como Flashback, pero hay que ser tonto para no otorgarle lo que con tan fuerza se ha ganado. Otra cosa ya es ponerse a los mandos y jugarlo. Animaciones bien hechas, como digo, pero a costa de una jugabilidad que se torna frustrante en todo momento. La cosa no es tan grave gracias a una cantidad ilimitada de continuaciones, pero estamos ante un juego difícil de la leche. Y no difícil como podía ser Battletoads o alguna cosa así. Difícil porque se maneja tan mal que te dan ganas de estampar el mando contra el suelo. Morirás 9 de cada 10 veces simplemente porque el movimiento realizado no es el que querías, o por la mera inercia del anterior. Para colmo, estamos ante un Prince of Persia donde la precisión es fundamental para no acabar ensartado en los pinchos de turno.

Uno de esos juegos donde luchar tiene beneficios nulos

Gráficos por encima de jugabilidad. No al nivel de Rise of the Robots, pero igualmente insufrible. Gracias a Dios parece que esto de los gráficos a la gente le ha empezado a importar menos, porque nos hubieran esperado años tremendamente duros.


8 comentarios :

  1. Ostia, pues a mí el juego si me gustó y ya desde el principio por el estilo tipo Prince of Persia, aunque hace ya la tira. Por eso mismo tb me enchufé el another world, flashback, blackthorne... Eso que dices del control yo creo que se podría decir igual del prince of persia, el no ser muy intuititivo y tener que pillarle el truco. En este caso me acuerdo que hasa que dí con lo que se tenía que hacer para deslizarte por el suelo me costó bastante. El que haya tantas peleas en cada nivel siendo a tiempo ampliable tocaba un poco los huevos al principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El principe de Persia se manejaba bien. Era un control diferente, pero no repercutía sobre la jugabilidad. Al fin y al cabo las luchas se realizaban en entornos muy concretos. Aquí los enemigos están "sueltos" por todo el mundo y por ello se notan más las carencias.

      Eliminar
  2. A mí el juego me gustó mucho, sobre todo porque mezcla cosas tipo Prince of Persia con un toque de aventura, pero sí, el control es bastante mejorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo desde luego, más allá de sus proezas técnicas, no le encuentro el puntillo en nada :/. Cuestión de gustos.

      Eliminar
  3. Neojin odiando un juego, el calendario Maya llega a su fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que para compensar el balance espiritual del mundo tu lo amarías.

      Eliminar
  4. Pues este juego es de mis favoritos y la queja por control supongo que sé a qué te refieres, algo así tipo el Fortune Summoners para PC, hay que entender cómo funcionan y agarrarle esa maña porque no es que respondan de igual manera que en muchos otros juegos de acción, pero de que responden responden, yo todo lo que quiero hacer me sale. Battletoads era una dificultad injusta y aburrida donde cualquier cosa te mata y es volver a empezar. *Bostezo*.
    En el aspecto gráfico ni idea que era por eso, creía que era porque querían darle un aspecto tétrico y atmosférico.
    En el aspecto de jugabilidad, es de mis favoritos, y sobre todo por la idea, es como un castlevania pero a puño limpio, y muy emocionante con movimientos un poco al estilo tipo de juego de peleas. Cuántas veces no he buscado juegos similares y es por la misma razón que llegué aquí....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario ^^

      Claro, entiendo que hay juegos duros que requieren de tiempo para tomar el control. Sin ir más lejos, uno de mis juegos favoritos, Flashback, también requería de habituarse a su peculiar control. Animaciones lentas, combinaciones de botones un poco extrañas... todo herencia de Principe de Persia.

      Nosferatu no sólo me falló por el control, me falló por el diseño de niveles. Estoy seguro de que "todo lo que quieres hacer te sale", pero eso le pasa a mucha gente en muchos juegos. A mí por ejemplo, Battletoads me parece un juego muy difícil, injusto como dices en muchas ocasiones, pero siento que al menos los comandos me responden muy bien.

      Desconozco si te gusta tanto el juego de siempre o sólo recientemente. Quizá el problema es solamente una barrera temporal en mi caso ^^.

      Gracias de nuevo por comentar!

      Eliminar