sábado, 12 de noviembre de 2016

Titan Souls




Día 1 (Tiempo de juego - Cuatro primeros bosses vencidos): Cuanto más me atrae un juego menos quiero saber de él. Me meto en una burbuja donde ningún tipo de información entra, y Titan Souls era uno de esos juegos. ¿Es un juego sólo de bosses? No tenía ni idea, pero si es así bienvenido sea. Ya he muerto unas cuantas veces, aunque no puedo decir que me parezca un juego extremadamente difícil. Un botón para rodar/correr y otro para lanzar una flecha. Una única flecha que debemos recoger cada vez que la lancemos. Por suerte podemos usar nuestra especie de telequinesis para atraer la flecha hacia nuestras manos.

Por lo poco que veo, de momento parece un juego de memorizar patrones y atacar en el momento preciso. He de decir que la siguiente zona me ha parecida muy abierta y no me ha gustado tanto. He llegado a un bosque donde parece que me esperan dos nuevos jefes, pero no sé si el juego es puramente lineal. Parece un Shadow of the Colossus en 2D con pixel art a porrillo.



(Tiempo de juego - 13 bosses vencidos): Ni idea de si me queda mucho o poco, así que aquí queda la entrada intermedia. Mi sensación de Shadow of the Colossus en 2D se ha potenciado. Titan Souls consigue de alguna manera transmitir esa sensación de pequeñez en un mundo de gigantes. Bueno, las luchas con los bosses no son ni la mitad de épicas, pero por lo menos su universo si que bebe mucho de aquella maravilla de Team ICO.

No me acaba de gustar su propuesta en cuanto a estructura, aunque tengo que confirmarlo conforme me acerque al final porque no estoy seguro de ello. Algunas batallas con bosses están lejos de ser entretenidas, pero por lo general está siendo una experiencia bastante positiva.



Titan Souls se me ha derrumbado delante de mí como uno de esos titanes de piedra de las películas. Lo que creía iba a ser uno de los juegos indie que más iba a disfrutar se convierte en un juego más del montón. Primero, su duración tan reducida permiten terminar el juego en poco más de dos horas. Sí, tiene varios añadidos que aumentan el desafío, pero el juego sigue siendo el mismo. Segundo, Titan Souls se apoya en la frustración y no en la épica.


Ya que he sacado tanto el Shadow of the Colossus, comparar ambos juegos es lo que nos permite entender por qué considero Titan Souls una decepcíon. En el juego de Team ICO era muy difícil morir. Los colosos eran lentos, tardaban minutos en girar y rara era la vez que uno de esos ataques impactaba en tu ser. Intentad cazar una mosca con vuestros movimientos reducidos casi a la velocidad del slow motion. Shadow of the Colossus no era un juego difícil, y sin embargo, tu cuerpo estaba lleno de miedo cada vez que te presentabas ante una de esas monstruosidades kilométricas. La épica estaba tan increíblemente bien conseguida que ni siquiera necesitaba acudir a tu miedo primario de la muerte para introducirte el mayor de los temores y la mayor sensación de estar indefenso posible. Sentirte desvalido para, minutos -varios- después invertir los papeles. La música tornaba a gesta posible, y el que sentía miedo era el coloso que sufría una muerte donde la impotencia se hacía patente.

Nunca es mal momento para alabar Shadow of the Colossus

Titan Souls es todo lo contrario a ello. En Titan Souls tienes un contador de muertes, y cada uno de los titanes está diseñado para eliminarte una docena de veces a menos que tengas un golpe de inspiración. Al igual que en Shadow of the Colossus estamos en un mundo vacío donde no hay nada que hacer más allá de vencer a estas criaturas. La muerte implica volver al punto de guardado, y realizar un pequeño backtrack hacia el boss. No sería un problema de no ser porque el juego se apoya en la mencionada frustración, y el camino desde el checkpoint hasta el boss se hace cada vez más largo a pesar de que muchas veces sea de menos de medio minuto.


Pero si dejamos de lado esas pequeñas cosas, las batallas tienen cierto encanto. Tendremos que estudiar los patrones de comportamiento de los enemigos -normalmente a base de muertes- y detectar cuándo el punto débil queda a la vista. Así, diferentes estrategias se imponen para los titanes, pero ninguna de esas batallas acaba quedando en tu memoria. Titan Souls es, por desgracia, demasiado anecdótico, y su propuesta por la sucesión de bosses estaría mejor si sus enemigos tuvieran más "chicha" de la que ya podemos encontrar en otros juegos.

A todo esto hay que sumarle una estructura a la que le queda mucho por pulir. En Titan Souls hay cierta libertad en el juego, y se te presenta un mapa grande que explorar repitiendo también un poco la estructura de Shadow of the Colossus. En el juego de Team ICO había un orden determinado, y el brillo de nuestra espada reflejada por el sol nos marcaba el camino. En Titan Souls no tenemos guía alguna, y podemos eliminar a los titanes en el orden que queramos. Esto estaría bien de no ser porque, a pesar de su estructura de mapa circular, muchas veces tendremos que regresar por largas travesías para volver a una zona que hemos dejado de lado. Tampoco queda muy clara la cantidad de titanes que hay, o por lo menos yo tuve que buscar por internet para detectar si había matado a todos o no. En definitiva, Titan Souls necesita un poco más de feedback teniendo en cuenta que no hay nada que hacer más allá de eliminar a los titanes.


Tuve momentos de disfrute con el juego, no lo dudéis, y desde luego le tenía unas ganas terribles. Quizá ahí está el problema, ya que más que pensar que Titan Souls es un mal juego -que en absoluto lo es- mi sentimiento real es el de decepción titánica, y ése es un titán sin puntos débiles al que combatir.


2 comentarios :

  1. Algo así había leído al respecto, alguna buena idea pero ejecutada pobremente quedando en un SotC wanabe.

    Teniendo en cuenta mi no amor a SotC está claro que no lo probaré ni borracho perdido :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todos sabemos que un "no amor" de Suditeh es lo más cercano al amor xDD

      No te pierdes nada con esto, realmente.

      Eliminar