domingo, 16 de abril de 2017

Ben There, Dan That!

En mitad de mi crisis con las aventuras gráficas que ha fustigado a sagas como la de Deponia, Ben There, Dan That! desde luego no ha sido el juego que me ha llevado hacia la luz.



Size Five Games (Gun Monkeys, The Swindle) es la desarrolladora detrás no sólo de este juego sino también de Time Gentlemen, Please! que se vende conjuntamente con él. Sinceramente, dudo mucho que dicho juego vaya a mejorar lo visto en éste, pero espero que por lo menos se solucionen carencias que casi catalogaría de fallos de programación.

En Ben There, Dan That! hay un fuerte componente de homenaje. Casi lo primero que vemos es el salón donde Ben y Dan viven adornado con posters de juegos como Day of the Tentacle o Sam & Max. Continuas referencias a LucasArts a lo largo del juego nos hacen comprender qué tipo de juegos inspiraron a Dan Marshall y Ben Ward a la hora de desarrollar sus proyectos. Puede que os guste más o menos el juego, pero el ritmo que tiene y el tipo de humor calca a los grandes gigantes del género.


El problema está, más allá de mi violento divorcio con el género, en una jugabilidad tosca que incide sobre la valoración final. Creo que 2017 ya es un buen año para irnos olvidando del sistema de aquellas aventuras gráficas que te mostraban los verbos para realizar las acciones. "Take, Look, Use, Walk" y ése largo etcétera de infinitivos que en Ben There, Dan That! hemos de ir cambiando pulsando el botón derecho. Sin duda acaba siendo más cómodo usar el teclado para cambiar entre cada una de las acciones, pero esto no quita para que el sistema sea tremendamente arcaico.

A todo esto hay que sumarle un aspecto visual que, si bien por lo que he podido husmear gusta a determinada gente, me pareció horrendo. No es uno de esos juegos que son tan "cutres" que se vuelven encantadores. No, Ben There, Dan That! me hizo daño a la vista y no me acostumbré en ningún momento a su apartado visual. Las animaciones, por desgracia, son tremendamente lentas y hacen que atascarse en esos bucles de "prueba todo lo que tienes en el inventario con cada objeto del escenario" sea exponencialmente frustrante.


Un juego básico que se ve perjudicado por una jugabilidad arcaica, que a su vez se ve potenciado por mi desenamoramiento de las aventuras gráficas de puntero. El desastre estaba anunciado desde el principio.


No hay comentarios :

Publicar un comentario