miércoles, 14 de junio de 2017

E3 2017: Xbox E3 2017 Briefing

Microsoft. Xbox. Yo que sé. El nombre es lo de menos. Para muchos, la ganadora del E3. Para mí, bueno, tengo dudas. Repasamos ya la conferencia de los verdes. Recordad que podéis ver todos los trailers haciendo click en el juego en cuestión.


La cosa empezó con una introducción que iba mostrando el aumento de la resolución con el paso de los años hasta llegar a la pesadísima 4K. La verdad es que empezar con eso dice mucho de lo mal que está la industria últimamente en cuanto a términos de hardware y de complejos manifestados en gráficas más potentes que nunca. Mis temores se acrecentaban, pero no era así, porque lo que creía que iba a ser una conferencia muy de hardware acabó siendo una conferencia de videojuegos y sólo por eso ya merece que se plantee Microsoft como una ganadora del E3. Se presentó Xbox One X, como no mediante un gran pecho-palomo Phil Spencer, y nos dejaba sus características en menos de diez minutos. Tremendamente potente y un tamaño que a muchos pilló de sorpresa -a mí el primero-. No se volvió a hablar de hardware en toda la conferencia. Microsoft tarda mucho, pero acaba aceptando y "copiando" todos los modelos que tienen éxito, y aunque vaya un poco a rebufo por lo menos consigue hacer algunas cosas bien.

Xbox One X y Xbox One S, todo cada vez más jeroglífico

El primer juego que mostraron fue Forza Motorsport 7, un juego del que poco puedo hablaros porque no sigo la saga. Eso sí, Microsoft muy lista aquí porque el primer juego que presentan con la máquina ha sido uno de carreras, que siempre tienen un fotorrealismo espectacular. Le siguió el Metro Exodus, que aunque soy un odiador confeso del primer Metro la verdad es que me llamó mucho la atención. Habrá que seguirlo.

El primer juego con gran nombre apareció a continuación. Assassin's Creed: Origins se mostró aquí bastante más que en la conferencia de Ubisoft, lo cual fue llamativo. Además del trailer de presentación se añadió un gameplay que también podéis ver. No voy a decir mucho sobre lo que me pareció porque prefiero situarlo en la conferencia de Ubisoft en vez de en ésta. Al anuncio del nuevo Assassin's Creed le siguió PlayerUnknown's Battlegrounds que al parecer sale también para PC, y Deep Rock Galactic, una especie de FPS survival cooperativo que no me dijo absolutamente nada.

Hablaremos bastante de esto en la conferencia de Ubisoft

Vimos State of Decay 2, y de nuevo vimos un trailer muy largo y con mucha atención. No acabo de entender la importancia de este título, sinceramente, y aunque estoy seguro de que me gustará como me gustó el primero, no consigo comprender su pedestal en las conferencias que suele ofrecer Microsoft. Ya llevamos oyendo hablar de él demasiado tiempo y creo que no merece más atención que otros títulos de su "liga", por decirlo de alguna manera. También decir que en este trailer que ofrecía gameplay empecé a notar que eso de 4k 60FPS no se mostraba del todo como tal, y si ya un juego como State of Decay se vuelve inestable... Bueno, todavía queda tiempo para que todo cambie, a peor o a mejor.

Zombies y supervivencia, algo que no hemos visto nunca

The Darwin Project es ese típico juego del que nadie hablará en no demasiado tiempo. Eso que he dicho normalmente también es la típica frase que luego le persigue a alguien que escribe sobre videojuegos. En cualquier caso, el juego es otro battle royale más enfocado al multijugador y, tal y como lo vimos en la presentación, tentando a los E-sports. Parece que el clima va a tener una importancia extrema en la jugabilidad. Ya veremos qué sale de aquí porque parece muy en desarrollo.

Cómo no, Minecraft vuelve a salir en una conferencia y no tiene pinta de que esto vaya a cambiar en un corto plazo. Hay que amortizar su compra y, no nos engañemos, el hecho de que sea un juego tan exitoso. Esta vez la actualización "The Better Together" promete crossplay, nuevos y más grandes servidores, el ya conocido mercado y una mejora en gráficos que le lleva al 4K. El "me compré un monitor 4K para jugar a Minecraft" es el nuevo "me compré una Titan X para jugar a Minecraft". Todo esto quedó pronto eclipsado con la salida inmediatamente después del trailer de Dragon Ball FighterZ, un juego con una animación y un dibujo insuperable. Puede ser el mejor juego de Dragon Ball en años.

Tras otro MMORPG como Black Desert, llegaba el que para mí ha sido uno de los juegos del E3: The Last Night. De él se habló también en la conferencia PC Gaming, pero aquí lo vi por primera vez. Una mezcla entre Blade Runner y Flashback con un pixel art directamente de otro nivel. No sé luego cómo lucirá cuando el juego entre en materia, pero desde luego está muy bien vendido. Desgraciadamente el juego se ha visto envuelto en polémica. Al parecer, Tim Soret, creador de esta obra que pinta increíble, dijo allá por 2014 cosas sobre el feminismo y el machismo que ahora se le han vuelto en su contra. Para resumir, el hombre soltó el clásico "ni machismo ni feminismo, quiero igualdad". Todo esto ha provocado que el juego esté sufriendo desde ya cierto boicot que ha arrastrado a personalidades como Zoë Quinn o Notch. La primera ha dicho que no piensa dar publicidad a semejante desarrollador, y el segundo ha dicho que "what a cunt" a la primera. Pues sí, todo muy bonito. Si me pedís opinión, es muy fácil: si dejara de escuchar todos los grupos de música por lo imbéciles que me parecen sus integrantes como personas, si dejara de ver películas por lo mal que me caen sus directores o si dejara de jugar a videojuegos por lo arrogantes y pretenciosos que me parecen muchos de ellos, me perdería obras de arte maravillosas. Un poco de personalidad para todo, por favor. Probablemente todavía flasheados por lo que vimos en el trailer de The Last Night aparecía sin descanso The Artful Escape, un juego que tiene pinta de que está todavía algo verde y del que probablemente su versión final tenga poco o nada que ver con su trailer. Muy raro el juego, no acabó de gustarme y no tengo ninguna razón para ello a pesar de que parece como muy para mí.

The Last Night se ha llevado el título a mi juego del E3 2017

Code Vein se estrenaba con lo que parece es un hack and slash-RPG de Namco. La verdad, es un juego que parece extraño para Xbox y pega más en una conferencia de Sony. Curioso, pero no creo que llegue a él de ninguna manera.

La conferencia paraba un poco su ritmo frenético para ofrecernos diez minutos de Sea of Thieves. Me pasa algo parecido a lo que me pasa con State of Decay, no entiendo la pasión por este juego y el dedicarle tanto tiempo. Sé que es de Rare, y sé que por ello goza de una especial expectación a pesar de que Rare sea un cadáver de lo que fue, pero no veo en él absolutamente nada lo suficientemente llamativo como para otorgarle tanto cariño. Probablemente Microsoft se juegue mucho con Rare, y quieren resucitarla por activa o por pasiva. Su legión de seguidores que han celebrado el trailer existe, no os voy a engañar. El juego no me dijo gran cosa, y probablemente por el cambio de ritmo con respecto a tanto juego se me hizo muy aburrido.

El ritmo se recuperó pronto. Aparecía en pantalla lo nuevo de los creadores de Gone Home. Tacoma es una aventura narrativa que huele a que vamos a jugar poco y sentir mucho. El rollo sci-fi ya sabéis que en mi caso le otorga un gran plus. Sin embargo, casi me da un infarto cuando vi salir en pantalla una especie de ardilla que confundí con Conker y posteriormente con Tails. Nada que ver con ello. Super Lucky's Tale es una nueva IP que busca dar un plataformas para toda la familia. La verdad, el juego en otro momento me hubiera llamado mucho, pero a día de hoy tiene pinta de que hay opciones mucho más cuidadas y trabajadas. Ya sólo visualmente me pareció un poco deficiente. Habrá que esperar a ver qué es de él. Poco que lamentar porque justo después aparecía el gran Cuphead, del cual tan sólo quería ver una fecha porque llevo esperando el juego demasiados años. 29 de septiembre y a la lista de deseados automáticamente en Steam. El bloque se cerró con el trailer de Crackdown 3, sin nada que no supiéramos. Muchas explosiones y Terry Crews gritando como un loco en una presentación, la verdad, bastante buena.

29 de septiembre

Tiempo para un pequeño descanso y Phil Spencer vuelve a sacar su pecho palomo para hablar esta vez de indies, con un sistema mediante el cual Microsoft ayuda a desarrolladores independientes financiando y aconsejando el desarrollo de sus juegos. Bajo ID de Xbox se presentaron varios títulos desarrollados y en desarrollo: Osiris New Dawn, Raiders of the Broken Planet, Unruly Heroes -ojo especial a éste-, Path of Exile, Battlerite, Surviving Mars, Fable Fortune, Observer, Robocraft Infinity, Dunk Lords, Minion Masters, Brawlout, Ooblets -más cobertura en la conferencia PC Gaming-, Dark and Light, Strange Brigade, Riverbond, el popular Hello Neighbor, Shift y el cierre con Conan Exiles.

Este rimo acelerado se paró definitivamente para recrearse en los cuatro siguientes títulos presentados. Para empezar, Ashen es un juego que no acabó de llamarme. Una especie de action-RPG con especial importancia a la estética. No me gustó visualmente, pero por lo menos parece diferente. Por supuesto mucho más interesado en Life Is Strange: Before the Storm, aunque seamos sinceros, Dontnod aquí tiro muy por lo fácil. Estamos ante una precuela del Life Is Strange original que se compoondrá de tres episodios. Algo así como un mid-season antes de que llegue la segunda temporada que ya está en desarrollo. Un "eh, no os olvidéis de nosotros mientras sacamos Vampyr". En cualquier caso, estoy muy interesado en saber cómo van a hilar todo y qué van a meter jugablemente hablando, pero debería ser mucho más rígido que Life Is Strange. Entre tanto título indie y "doble A" Microsoft sacaba un poco de potencia con un trailer de puro gameplay de Shadow of War, con un curioso sentido del humor que no sé hasta qué punto se va a explotar en la versión final. Antes de que Phil saliera en escena de nuevo, un piano daba entrada a uno de los juegos más grandes de este E3: Ori and the Will of the Wisps. Poco que comentar de él, porque se comenta solo.

El nuevo Life Is Strange, celebrado con cierta moderación

Phil Spencer aparecía sabedor de que iba a lanzar una pequeña bomba, y así fue cuando anunció retrocompatibilidad con los títulos de la primera Xbox -sí, la original-. Crimson Skies servía de ejemplo, prometiendo además mejoras visuales y en la experiencia en general de los juegos al pasar por la maquinaria de la potente Xbox One X.

Momento en el que Phil Spencer anuncia retrocompatibilidad

Como suele ocurrir, uno de los platos fuertes se encontraba al final. Tal y como prometía EA en su conferencia Anthem, la nueva IP de BioWare, mostraría sus armas en un gameplay en la conferencia de Xbox. Lo que allí encontramos mucho fue dolor y decepción. Las animaciones, la mera forma de plantear el combate y el mero desarrollo de lo que veíamos era puro Mass Effect: Andromeda. No hay que ser un experto para saber que Anthem y BioWare coexistieron en su desarrollo, y lo único que destila este trailer es que BioWare eligió Anthem y sacrificó a Andromeda hacia una subdivisión de su propia compañía. Sin recrearme más en este sufrimiento, porque es algo muy subjetivo, he de decir que Anthem es un algo así como The Division+Destiny+Horizon Zero Dawn. Bueno, es que últimamente todo tiene ese rollo selvático-tribal-cyberpunk. El juego es multijugador y no tiene pinta de que vaya a tocarlo -y no, no tiene que ver con mi desilusión-.

En el gameplay huele a downgrade de la leche

La conferencia de Microsoft fue muy buena, de las mejores que recuerdo. Una enorme cantidad de juegos como estáis viendo y a un ritmo frenético. Antepusieron sus juegos a su propia máquina, y eso para el espectador relativamente neutro como es mi caso es siempre de agradecer. Sobre la consola, la Xbox One X está lejos de ser algo que aconseje comprar, porque no hay catálogo para ella exclusivo y por mil razones más. Ahora bien, su precio de 499$ la convierten en una máquina tremendamente equilibrada. Parece que Microsoft ha aceptado su naturaleza, y está integrando muy bien PC con Xbox. Este tipo de compañías tarda lo suyo en dejar de tirar piedras a su propio tejado, pero al menos lo consigue.

4 comentarios :

  1. Sin duda una gran conferencia para los jugadores de PC, para Xbox One X no lo creo. De hecho mucho mejor que la propia de PC.

    Pero lo importante es que hay bastantes juegos con buena pinta y que todo el mundo podrá disfrutar de ellos en la plataforma que quiera o tenga.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, claro, para los que sólo volamos en PC la Xbox es lo más parecido a nuestra conferencia en el E3, porque la PC Gaming Show... pues eso xD

      Eliminar
  2. Muy buena reseña. Creo que Microsoft debió de haber aflojado la cartera al menos para garantizar alguna exclusiva temporal de peso, si como me lo imagino resultar imposible sacar más juegos --que parecen más caros, más tardado y complicados de hacer a cada momento--. Una consola de lanzamiento tiene que venir con un gancho, algo que te oriente a comprarla. Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!

      Creo que van a usar esta Xbox One X como termómetro del mercado. Están un poco unificando PC y Xbox (en definitiva Microsoft) y yo desde luego encantado con esto. Según funcione esta estrategia, la próxima consola next gen volverá a tirar de exclusividades como Xbox siempre ha hecho o quizá seguirá apostando por el modelo nuevo.

      Pero vamos, son meras primeras impresiones.

      Eliminar