jueves, 4 de octubre de 2012

Alien Breed 3: Descent

La última parte del juego de acción de Team 17 es un buen cierre para una trilogía que ha ido a más. En Alien Breed 3: Descent volveremos a tener más de lo mismo, pero con una forma de contarlo y una estructura de juego mucho más definida que sus antecesores.

Cambia la pose, pero sigue cutre el hombre

Alien Breed 3: Descent tan sólo supone una mejora en la narrativa y en la estructura de juego. Como juego en sí, en cuestiones de jugabilidad y demás, no hay cambio perceptible como sí podía verse en el paso de Alien Breed: Impact a Alien Breed 2: Assault, el cual estaba sensiblemente más depurado. Recordemos también que es un juego partido hecho como un todo pero dividido en tres partes, por lo que también es normal que las mejoras en cuanto a bugs y demás cuestiones se produjeran tras recibir el primer feedback tras la salida de la primera parte. La tercera y última entrega de la saga tiene mucha más acción, es todo más frenético y acelerado que la segunda parte. También se ha elevado la dificultad, dando por hecho que todo aquel que se ponga a jugar al juego habrá jugado a las partes anteriores. De todas formas, como juego, Alien Breed 3: Descent no es mejor que la segunda parte, es tan sólo en su estructura donde realmente triunfa.

Reconozco que me emocioné al ver esto

Porque Alien Breed 3: Descent por fin deja de ser repetitivo. Hay varios escenarios (nuevamente cinco niveles) bastante más variados que en anteriores entregas, y todas las partes que difieren del procedimiento habitual de matar bichos están mejor repartidas, dando una sensación mucho más dinámica y variada. Por decirlo de alguna manera, el juego hace lo mismo de siempre pero mucho mejor hecho. Relativo a esto, se potencian esas partes donde la cámara se posiciona de una manera predefinida (recordemos que podemos ir girando la cámara de la vista isométrica) para presentar la acción.

Masacre 5.0

Hay cierta mejora gráfica, más allá de la variedad de escenarios en sí. El juego juega mucho más con el agua y otros elementos que están bien implantados. En cuanto a otros aspectos técnicos como el sonido, no hay gran novedad, salvo el hecho de que no contamos con Mia para guiarnos durante la aventura, y sí el pesado del malo final que se dedica a reírse cada vez que aparece una explosión en nuestro camino.

Que alguien me explique lo del bigote mejicano en esta mujer

Hablando de explosiones, todo tiembla y explota más que en la segunda parte. Ya sabéis que me quejé por activa y por pasiva de ello en la primera parte, pero aquí está bastante más justificado. Se nota el clímax cercano y el estrés de verse rodeado por todo tipo de criaturas, algunas de ellas totalmente nuevas (bueno, creo que únicamente una), incluyendo más de un boss bien trabajado. El enemigo final es un poco soso, y el final en sí también, pero los he visto peores, por ejemplo en los anteriores Alien Breed.

El combo final de jefes

Todos los puntos positivos del juego son los mismos que destacaba en Alien Breed 2: Assault, por lo que tampoco tiene mucho sentido que me repita de nuevo. Además de lo ya conocido, señalar que las armas nuevas funcionan particularmente bien, no como algunas de las que teníamos en el resto de juegos de la saga. En cambio, conviene remarcar problemas que van directamente asociados a esta tercera entrega. El primero de ellos va relacionado con esas cámaras predefinidas que mencionaba antes. Cuesta, y mucho, apuntar bien cuando la cámara no está en su posición normal. Perderemos cantidades enormes de munición y puntos de vida por el mero hecho de tener una cámara, por decirlo de alguna manera, contra natura. Sin embargo, a pesar de que estas partes son un dolor jugable considerable, aportan al juego variedad, así que es un mal menor.

Muy bonito, pero un horror jugable

Otro problema que no encontré en el resto de juegos de la trilogía fue que Conrad, nuestro personaje principal, se atascaba y tropezaba continuamente con todo tipo de escombros del escenario. La nave está ya en las últimas, y todo está lleno de piezas y demás material por el suelo. Al contrario de lo que pasaba en las anteriores entregas Conrad se queda parado más de una vez entre los escombros. No hubiera estado de más haber barrido un poco los escenarios para tener una jugabilidad más fluída.

Helados en el exterior, dejadme salir

En definitiva, Alien Breed 3: Descent es posiblemente el mejor de los tres juegos. Tiene más estructura de juego como tal y es mucho más variado de jugar. Sigue siendo lo mismo, como era de esperar, pero dentro de lo mismo es lo mejor que se podía hacer. El juego, considerado como un todo, es un decente juego de acción, pero me lo imagino como un único juego y me parece de lo más repetitivo y pesado que puedo pensar. Quizá hicieran bien en partirlo en tres partes.

Masacre 6.0
PUNTUACIÓN
6.5

No hay comentarios :

Publicar un comentario