sábado, 21 de diciembre de 2013

Dragon Quest IX: Centinelas del Firmamento

No juguéis al Dragon Quest IX no vaya a ser que os guste tanto como a mí y os quite media vida.



Un año, un año me ha llevado acabar el Dragon Quest IX. Lo empecé el día 1 de Enero en plan "año nuevo vida nueva" y, hasta hoy (cuando escribo estas líneas), no le había dado medio fin. Y digo "medio fin" porque simplemente me lo he pasado y se me ha abierto un nuevo mundo de posibilidades con trillones de misiones secundarias posteriores al final del juego que tienen pinta de extenderlo en torno a otro año más. Si a todo esto le añadimos que me encanta completar las enciclopedias de monstruos, objetos y todo lo demás... mira, mejor no lo quiero pensar, así que hacedme caso y evitad jugar a Dragon Quest IX no vaya y os chupe la vida.

Estamos ante el Skyrim de Nintendo DS, el juego definitivo que serviría para llevártelo a una isla desierta. Además del modo historia que es ya de por sí largo, hay tantas cosas por hacer que siempre tendrás algo en mente. Que si ir a robar un objeto a determinado enemigo para luego alquimizarlo y conseguir otro más potente, que si empezar un nuevo personaje con una clase distinta que te otorgue nuevos títulos... siempre hay algo que hacer.

El basto mundo de Dragon Quest IX

Dragon Quest IX es, además, un juego que bien puede servir de carta de despedida para un género que no vive sus mejores momentos. No capa de despedida como tal, pero sí representativa del cierre de una etapa, y es que precisamente Dragon Quest IX ofrece muchas novedades pero muy pocas jugables. Sigue siendo ese JRPG por turnos en su esencia, pero es la manifestación óptima del mismo. Aunque sea increíblemente adictivo, hablamos del mismo juego jugablemente, y el hecho de no ser una revolución jugable o de no haber aportado algo trascendental (como sí hizo The World Ends With You) es lo único que me separa de darle a este juego una nota todavía más superior.

Vaya por delante que algunas de las virtudes de este Dragon Quest IX pueden ser de anteriores ediciones y que yo no lo sepa, y es que mi último Dragon Quest fue el que visteis por aquí analizado también entre piropos: Dragon Quest V: The Hand of the Heavenly Bride. Teniendo en cuenta que me encantaban hasta los primeros en NES que eran bastante infernales debería tener siempre un Dragon Quest en activo para sentir la felicidad.

Gráficamente esplendoroso

La historia en Dragon Quest IX tiene sus puntos fuertes y débiles que van entrelazados por definición. Al contrario que en otros juegos de la saga, lo que viviremos serán microargumentos dentro de cada poblado que no acaban de tener un nexo tan fuerte como en anteriores juegos. Tan sólo al final la cosa se vuelve más apocalíptica a nivel mundial, pero antes, nuestra única misión será "velar por los intereses más puros de los humanos". Terminaremos una parte de la historia, cerraremos ciclo y avanzaremos hacia la siguiente población para ver qué se cuece por allí.

Y todo esto lo hacemos con nuestro personaje personalizable desde el principio. En mi caso, mi pelo azul celeste y mis ojos lilas me daban un aspecto de celestial bastante extremo. Puedes crearte un equipo que te acompañe como te de la gana. Por ejemplo de cuatro ladrones, o de cuatro magos si te apetece, y puedes cambiar su clase en determinado sitio que descubres con el transcurso de la historia (yo me quité el bardo con el que empiezas para ser ladrón, aunque eso suponga volver al nivel 1). Por si fuera poco, en el juego encuentras nuevas clases realizando determinadas misiones. Estas clases quedan un poco fuera de lugar simplemente porque sus requisitos son muy grandes y, sobre todo, que cambiarte implicaría volver al nivel 1 cuando a lo mejor ya vas por el 30.


Tus compañeros son igualmente personalizables. En mi caso fui acompañado por Gaga (una bella maga blanca), Losinas (un mago ofensivo, llamgo Losinas por Mago-Losinas... mas golosinas... ¿lo pilláis? soy la monda) y Riza (una rubia de ojos penetrantes experta en artes marciales). Cada personaje tiene sus evidentes puntos fuertes y débiles, y debemos equiparles con los objetos más adecuados para ellos. Y por objetos no va a ser, porque hay una variedad de armaduras y demás equipaciones que es demencial. Puestos a pedir me hubiera gustado poder cambiar también los colorines de armaduras y accesorios, pero teniendo en cuenta todo lo que hay no te hará ni falta. Hay veces que te apetece llevar determinados objetos sólo por cuestión estética a pesar de que son inferiores a otros. Ahora por ejemplo que me lo he terminado y estoy reviviendo el viaje me he puesto unas ropas muy llamativas a pesar de que aportan pocas características.

¡Toriyama!

Pero no todo es tan bueno en Dragon Quest IX, y es que te exige tener amigos en esta vida, y eso todos sabemos que es una mierda. Exigir como tal no, pero está enfocado a un multijugador que no puedo disfrutar, ya que para colmo sólo va por conexión infrarroja, dejando la Wifi para el Dragon Quest TV, un servicio de compra de objetos especiales. Una pena que no pueda disfrutar de la experiencia completa, pero con todo y con eso, Dragon Quest IX es una de las mejores inversiones que he hecho de largo. Si alguien quiere jugarlo conmigo que venga hasta Albacete y se quede a vivir en mi casa hasta que nos lo pasemos (un par de años sólo).

Tanto por hacer, tanto por decir y tanto por señalar que es mejor que me calle. No le encuentro un fallo, ni en gráficos, ni en historia (a mí me parece más divertido así que con una historia principal aunque le quite seriedad), ni la traducción (en la línea de los Dragon Quest, altamente graciosa)... tan sólo la música se me quedó algo escasa, pero es ya por decir algo malo de él. Uno de los mejores juegos de Nintendo DS, que teniendo en cuenta su catálogo no es poco.


2 comentarios :

  1. Comparto totalmente tu opinión, al Dragon Quest IX le dediqué 195 horas, teniendo un 80% de monstruos, 56% de armario, 70% de objetos, 57% de Alquimionomicón, 131 galardones y 98 misiones completadas, pero tuve que dejarlo para seguir con otros juegos xD

    Si incluso fue noticia cuando un jugador logró completarlo al 100% tras dedicarle 773 horas y media, ahí es nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy por esas cifras pero de momento no tengo mucha intención de dejarlo xDD es tan adictivo! Una pena que no pueda probar el multiplayer.

      Eliminar